www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA PETICIÓN DE CASADO A ABASCAL REQUERÍA UNA NEGOCIACIÓN PREVIA

jueves 14 de marzo de 2019, 12:06h
Desde hace dos meses he advertido en mi Canela fina del diario El Mundo y en este Al aire libre de...

Desde hace dos meses he advertido en mi Canela fina del diario El Mundo y en este Al aire libre de El Imparcial que la ley d’Hondt es implacable y que exige sustituir un centro derecha despedazado por una alianza electoral. La suma de Partido Popular, Ciudadanos y Vox puede ganar las elecciones por votos y perderlas por escaños, que es lo que de verdad importa.

Pablo Casado se ha dado cuenta del riesgo y ha pedido a Santiago Abascal la retirada de Vox en las provincias donde se reparten menos de seis escaños. Ha recibido un rotundo no por respuesta. Pablo Casado, que mantiene el pulso con gran acierto en la recuperación de lo que Mariano Rajoy perdió, dispone de colaboradores hábiles que hubieran evitado la simpleza de este planteamiento, sin contrapartida: Vox favorecerá al PSOE de Sánchez si se presenta en las provincias con menos de seis escaños.

Para conseguir este objetivo primordial es necesario negociar con Vox, no someterle a un dilema. El Partido Popular podría favorecer en sus listas a un número determinado de candidatos de Vox para asegurar a la formación de Abascal una cifra razonable de escaños compensatorios. En política nadie da algo por nada. Do ut des. Todavía están los populares a tiempo de negociar discretamente con Vox. En otro caso, Abascal se presentará en todas las circunscripciones y tal vez el 50% de sus votos resulten inútiles, favoreciendo, efectivamente, el éxito de Pedro Sánchez.

Si el centro derecha se presentara unido -y centro derecha son también, por cierto, el PNV y la antigua Convergencia-, arrollaría en las elecciones del 28-A. Como esto no va a ser así, el pueblo español se puede encontrar, salvo entendimientos y alianzas de última hora, con que se reproduzca el Congreso de los Diputados actual. Pedro Sánchez continuaría en Moncloa con el apoyo de Podemos y el secesionismo catalán y vasco.