www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESISTENCIA

WEC. Alonso conquista las 1.000 Millas de Sebring y es más líder

sábado 16 de marzo de 2019, 06:04h
El asturiano se apunta su segundo triunfo en 2019 tras haber vencido en las 24 Horas de Daytona.

Fernando Alonso declaró antes de firmar el mejor tiempo de la clasificación de las 1.000 Millas de Sebring, la sexta prueba del Mundial de Resistencia (WEC) que "no me importa" cómo se desarrolle el Gran Premio de Australia de Fórmula Uno, que se disputará el domingo. Su cabeza estaba enfocada en ampliar el liderato que su Toyota TS050 Hybrid número 8 posee en la clasificación general de la disciplina a la que se subió para saborear la gloria en las 24 Horas de Le Mans.

Pues bien, toda esa concentración ha dado resultado, ya que en la madrugada de este sábado ha cantado victoria en Sebring, junto al suizo Sebastien Buemi y el japonés Kazuki Nakajima. Doblegaron con rotundidad a sus máximos rivales, el argentino José María 'Pechito' López, el inglés Mike Conway y el japonés Kamui Kobayashi, que pilotan el otro Toyota. Así las cosas, este nuevo entorchado del palmarés del ovetense amplía su condición de puntero en el WEC con 15 puntos de colchón.

Ese estatus de puntero en la principal categoría (LMP1) se refutaría en el circuito de Florida (Estados Unidos) y llegó en un moment clave, pues venían de perder las dos pruebas precedentes ante sus compañeros de fábrica pero máximos perseguidores, y de ser descalificados en las Seis Horas de Silverstone (Inglaterra) -los dos Toyota fueron sancionados por irregularidades en el fondo plano-. Este es el tercer triunfo de Alonso en el Mundial de Resistencia presente (ya alzó los brazos en las Seis Horas de Spa-Francorchamps (Bélgica) y Le Mans). El podio de esta cita estadounidense sería completado por el SMP Racing número 11, pilotado por el neozelandés Brendon Hartley y los rusos Mijail Aleshin y Vitaly Petrov.

El relato de esta antepenúltima cita de la 'Súper-temporada', que se cerrará en junio, exigió al doble campeón de Mundial de Fórmula Uno una concentración y capacidad física sobresalientes, pues el trazado es viejo y está salpicado de baches incómodos y peligrosos. Se estrenaría el ovetense como el segundo turno, después de que Buemi iniciara la carrera -a las cuatro de la tarde-. El español corroboraría el récord histórico del trazado firmado el jueves con una conducción afilada que disparó la diferencia de su coche hasta los 10 segundos sobre el coche 'hermano' -pilotado por Kobayashi, que había relevado a 'Pechito'-.

En la calificación, Alonso sumó un punto a su clasificación general -debido a la sensacional 'pole'- y subrayaría su clase al tomar el mando en la vuelta 43 y terminar por despegarse de su perseguidos hasta en 33 segundos. Una barbaridad que sería enfriada por el primer incidente del día. El ruso Egor Orudzhev estrelló su SMP Racing, provocando una bandera amarilla a toda la pista y la entrada del 'safety car'. Ahí, los dos Toyota entraron en garajes y cuando se reanudaron las hostilidades, Fernando volvería resplandecer para escaparse a 13 segundos de Kobayashi. Se bajaría del coche en el giro 89. Era el turno de Nakajima y Conway. El nipón sufriría y cuando se atravesó la mitad de la prueba sólo sacaba dos segundos y medio al Toyota número 7. Eso sí, el mano a mano estaba ya definido, pues el tercero, el Rebellion de Berton rodaba con tres vueltas de retraso.

Buemi y 'Pechito' regresarían al volante en el trecho capital de la carrera. Y es que cuando el argentino desarrolló su segunda intervención cometió un error determinante en el reparto de la cima: se 'tocó' con un Aston Martin de una categoría inferior al que estaba doblando. Ese entuerto le ocasionó la obligación de parar y cambiar la carcasa que cubre el motor, reparando, también, la sujección. El accidente, crucial, había dañado el fondo plano y con todo ello perdería dos vueltas. Amén de impulso por la muesca que no podría ser arreglaba en el garaje.

En consecuencia, la victoria en Sebring, otrora aeródromo que acogió los entrenamientos militares durante la II Guerra Mundial, iba a reacer en Alonso, Buemi y Nakajima salvó catástrofe. El asturiano volvió a la acción en la vuelta 181 y se dedicó a gestionar la ventaja con astucia, pues en esta carrera, por su larga distancia -ocho horas- se repartirían 32 puntos, en vez de 25, al ganador, y 23, en vez de 18, al segundo. Fernando coincidió con el relevo de Kobayashi a Conway, en un intervalo previo al desenlace sin mucha historia. Nakajima sería el encargado de clausurar el viaje mientras que se agudizaba un diluvio contundente. El SMP de Petrov, Aleshin y Hartley se aseguraría el tercer puesto del podio antes de que el último accidente hiciera entrar al coche de seguridad en pista con 10 minutos restantes. Ese fue el punto y final a otro hito del español, que de camino al objetivo de la temporada, las 500 Millas de Indianápolis, sigue alimentándose de victorias. Hasta mayo, en Spa, no volverá al WEC del que es más líder.

"Estoy muy contento por haber ganado en un sitio tan especial como éste; me encanta ganar en sitios que tengan mucha historia; y Sebring es uno de ellos, en las carreras de resistencia. Y, mira, en menos de un año natural, haber ganado las 24 Horas de Le Mans (Francia), las 24 Horas de Daytona (asimismo en Florida) y las 1.000 Millas de Sebring, en cuanto a resistencia se refiere, es un objetivo que consigues después de muchos años de competición y en muchos años de probar. Y en mi aventura en la resistencia lo he conseguido de seguido", manifestó al término de la exigente competencia.

"Estoy imbatido en América este año, en las carreras que he corrido. Ojalá siga la racha y la tercera sea la de 'Indy'", deseó antes de analizar que "antes tenemos que correr en Spa, pero intentaremos hacer los test que vienen ahora el mes que viene, primero en Texas y después en 'Indy'. Y luego ya centrarnos a tope en las 500 Millas de Indianápolis". "Pero hay que ir paso a paso. Ahora hay que disfrutar esta victoria, llevar el trofeo a casa y disfrutar de otras semanas dulces. Porque cuando ganas tienes una cola las semanas siguientes de recuerdos, de fotos que te van llegando, que te envía el equipo, mensajes... todo el mundo que te sigue, que ve la carrera. Eso es lo que va a pasar estas próximas semanas. Y ahora toca disfrutarlo", sentenció, después de haber ensanchado su pedigrí en América.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.