www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POLÍTICA DE IMAGEN

martes 26 de marzo de 2019, 14:41h
Los diversos líderes políticos, desde ideologías muy distintas, están fichando a periodistas, toreros y celebridades...

Quien no lo entienda, desconoce cómo se desarrolla la vida actual. Los diversos líderes políticos, desde ideologías muy distintas, están fichando a periodistas, toreros y celebridades para robustecer sus listas electorales. Es lo lógico. La política ha dejado de ser una ciencia profunda para colgarse de la imagen. Y es necesario aceptar la realidad. La gente vota a quien ha visto en televisión y ha despertado su adhesión.

Ciertamente, no pocos de los candidatos de imagen son incultos, mediocres y sin experiencia. Pero aportan votos. Y eso es lo que buscan los líderes políticos, sobre todo cuando el resultado electoral amenaza con resolverse en un pañuelo. No comparto las críticas a la baja calidad de muchos de los elegidos. Seguramente será verdad, pero la televisión ha popularizado sus caras y lo que vale es la imagen, aunque los partidos deben contar también con candidatos bien formados que entiendan la ciencia política y sean capaces de la reflexión seria y profunda, primero, y que dispongan, después, de la suficiente calidad oratoria para enfrentarse con el rival dialécticamente en el Congreso de los Diputados o en el Senado.

Lo que caracteriza a la clase política española no es la corrupción, siendo esta muy grave. Lo que caracteriza a la clase política española es la mediocridad que, tras las elecciones del 28-A, se adensará. España disfrutó de una espléndida clase política en los años de la Transición. Después los grandes valores de la universidad, el periodismo, el derecho, la empresa, se fueron retirando, dando paso a los mediocres, salvo excepciones, claro. Periodistas menores, tertulianos ignaros, toreros menores, artistas sin contratos, enanizarán la vida política española todavía más. Pero no entender que la imagen se impone es situarse fuera de la realidad que vivimos.