www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿DE QUÉ HAY QUE DISCULPARSE?

sábado 06 de abril de 2019, 17:57h
El presidente de México, Andrés López Obrador, político en el entorno de la extrema...

El académico Luis María Anson respondió de forma inmediata al despropósito del presidente de México López Obrador. Numerosos comentaristas se sumaron a lo que el presidente de El Imparcial escribió. Reproducimos a continuación el artículo publicado en el diario El Mundo y comentado copiosamente en las redes sociales.

El presidente de México, Andrés López Obrador, político en el entorno de la extrema izquierda, ha exigido al Rey de España que pida perdón por la conquista de México hace 500 años.

¿Y de qué debe disculparse Felipe VI? ¿De haber dejado en México un idioma, que es el segundo del mundo, en el que escribió el poema Primero sueño, sor Juana Inés de la Cruz; la novela Pedro Páramo, Juan Rulfo; El laberinto de la soledad, Octavio Paz? ¿De qué debe pedir perdón España? ¿De haber construido en México un Estado moderno que ensanchó sus fronteras hasta casi la mitad de lo que hoy son los Estados Unidos de América? ¿De que, en el siglo XIX, las fuerzas armadas mexicanas fueran derrotadas por las estadounidenses y se perdiera para México, entre otros muchos territorios, Texas y su petróleo, California y su agricultura? ¿De qué debe disculparse España? ¿De haber evangelizado a los mexicanos, sustituyendo religiones crueles por la del amor y el perdón, el cristianismo, que tiene en México y en la Virgen de Guadalupe la más emocionada expresión del fervor popular? ¿De qué debe disculparse España? ¿De haber levantado catedrales, basílicas y templos con algunos de los más bellos retablos barrocos del mundo? ¿De qué tiene que pedir perdón? ¿De construir infinidad de pueblos y ciudades, carreteras, palacios, puentes, infraestructuras sin número? ¿De qué debe disculparse?

Está claro que España aplicó en México las mismas leyes, con sus virtudes y defectos, que regían en la península ibérica y que respondían a cada época. Compararlas con la situación actual y con los derechos del hombre tras la II Guerra Mundial, es hacer una pirueta anticientífica y antihistórica.

Lo que pide López Obrador resulta tan absurdo como que el Rey de España exigiera al presidente de Italia disculpas por la ocupación romana de la península ibérica, cuando aquí la Roma colonizadora dejó calzadas, ciudades, teatros, templos, murallas, puentes, acueductos, incontables obras de arte. Y además el derecho romano. Y además, un idioma universal, el latín, del que derivan el castellano, el catalán y el gallego. No vale la pena, en fin, dedicar más líneas al despropósito del presidente de México, la nación hermana con la que seguiremos manteniendo estrechas relaciones y que es un asombro de creación cultural y de prosperidad económica.