www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ALARMA EN EL PP: VOX PODRÍA MOVERSE ENTRE 50 Y 80 DIPUTADOS

viernes 26 de abril de 2019, 13:00h
Euforia en la sede de Vox. Los últimos datos que manejan les otorgan un mínimo de 50...

Euforia en la sede de Vox. Los últimos datos que manejan les otorgan un mínimo de 50 diputados y un máximo de 80. A costa en gran parte del Partido Popular y de ahí la alarma creciente que zarandea los despachos de Génova. Si ya era grave la sangría de Ciudadanos por el centro, la hemorragia por la derecha puede resultar letal.

Hay precedentes. Calvo-Sotelo, ante la crecida de Felipe González, desplazó a UCD hacia la izquierda. Qué error, qué inmenso error. El resultado de aquellas elecciones de 1982 hundió al partido que, encabezado por Landelino Lavilla, pasó de 165 escaños a 12, mientras la Alianza Popular de Fraga se encaramó cerca de los 100. Vox acepta la Constitución, aunque quiera reformarla, y no es un partido de extrema derecha. Esa imagen es el maniqueo creado por la izquierda para golpear a Abascal a placer. La ideología de Vox podría suscribirla Ramiro de Maeztu, si bien es cierto que el partido de Abascal cuenta como principal apoyo al franquismo sociológico.

Se comprende, en todo caso, la alarma de Pablo Casado, que está haciendo una gestión admirable para devolver a su partido a los cauces que nunca debió abandonar. Mariano Rajoy lideró una excelente gestión económica, pero fue una catástrofe en la gestión política, sobre todo con su actitud de cachaza y lenidad ante el secesionismo catalán. Se benefició de su insensatez, por el centro, Albert Rivera, que robusteció a Ciudadanos ganando las elecciones autonómicas catalanas. Y por la derecha, un sector harto de tantas concesiones y tantas debilidades, se guareció en Vox, el partido que aspira a arrancar ahora un mínimo de 50 diputados. Si se produjera el descalabro que anuncian algunos, Pablo Casado no sería el responsable del cuarteamiento del Partido Popular, sino Mariano Rajoy. Casado está haciendo todo lo posible, y con gran brillantez, por cierto, para que el PP no se desmorone como le ocurrió a UCD.