www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SANIDAD

La información veraz y la regulación, claves para frenar el movimiento antivacunas

La información veraz y la regulación, claves para frenar el movimiento antivacunas
Ampliar
(Foto: Efe)
lunes 13 de mayo de 2019, 15:07h

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido el rechazo a las vacunas entre las diez amenas del 2019. La circulación de noticias falsas sobre supuestos efectos negativos de las vacunas ha provocado que en los últimos años aumente el rechazo a la vacunación y aparezcan enfermedades ya erradicadas como, por ejemplo, el sarampión.

Según recoge el estudio Vacunas: política y salud pública presentado este lunes en Madrid, las vacunas son una de las intervenciones de Salud Pública más importantes porque "han permitido salvar millones de vidas, erradicar algunas enfermedades y avanzar en la eliminación y control de otras, así como demostrar ser de las intervenciones más coste-eficientes". La OMS calcula que la inmunización previene entre dos y tres millones de muertes anuales, pero que si se mejorase la cobertura vacunal mundial se podrían evitar otras 1,5 millones.

Sin embargo, y a pesar de su innegable impacto, sigue habiendo casos de brotes por la reticencia al uso de vacunas. A través de la "propagación de teorías anticientíficas" están creciendo los movimientos antivacunas y países miembro de la Unión Europea ya regulan para introducir la obligatoriedad en la vacunación. Así, por ejemplo, el Gobierno de Italia, en mayo de 2017, ha dictaminado que los niños menores de seis años deben vacunarse contra 12 enfermedades comunes antes de escolarizarse en colegios estatales.

La caída en la inmunización fue la consecuencia de este tipo de políticas después de que reaparecieran enfermedades ya eliminadas como el sarampión en España y el resto de Europa. Los casos se triplicaron a principios de este año llegando a convertirse en epidemia en puntos como Francia, Italia, Polonia o Rumanía, donde hubo hasta diez veces más casos que en nuestro país.

"El uso de las vacunas se apoya en conseguir no sólo la inmunidad del individuo, sino también la inmunización de la población frente a la infección, alcanzando la inmunidad colectiva o inmunidad de grupo y logrando que sólo se produzcan casos aislados", ha señalado María Jesús Hernández, jefa de sección y responsable del Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública en el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.

El gasto en prevención, y en vacunación en concreto, es "ínfimo" y tiende a seguir bajando. En España, la proporción del gasto sanitario total dedicada a vacunas ha ido disminuyendo progresivamente durante la última década alcanzado en 2012 el porcentaje más bajo en comparación con otros países de nuestro entorno.

Basado en calendarios vacunales de siete países, incluido España, los autores estiman que el coste de vacunación de una persona para hasta 17 enfermedades, durante su vida y con total cumplimiento del calendario vacunal, rondaría entre 443 y 3.395 euros, incluyendo los costes de administración. Con todo, se estima que el Sistema Nacional de Salud español alcanza ahorros superiores a los cinco euros en costes directos y 17 euros en costes indirectos por cada euro invertido en las vacunas actuales (difteria, tétanos, tos ferina, Haemophilus influenzae tipo b, poliomielitis, rubéola y hepatitis B). "La vacunación es la medida más coste-eficiente que hay", ha dicho al respecto José María Abellón, profesor titular de Economía Aplicada en la Universidad de Murcia.

Todos los expertos han coincidido en que para frenar a los antivacunas es necesario regular en este sentido y promover la información "verídica" y "de calidad" ya que el rechazo surge por la falta de conocimiento sobre la gravedad de las enfermedades prevenibles por la vacunación; conceptos erróneos sobre la eficacia y seguridad de la vacuna o la falta de confianza en las compañías farmacéuticas o autoridades sanitarias.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.