www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

AUTOMOVILISMO

Indy500. Alarmas: Alonso queda eliminado y se la jugará este domingo

sábado 18 de mayo de 2019, 23:59h
El piloto español quedó fuera de los 30 clasificados y se ve bocado al todo o nada entre los seis peores para poder acceder al billete que le permita correr el 26 de mayo.

La segunda experiencia de Fernando Alonso en la 500 Millas de Indianápolis está resultando, definitivamente, peor que la primera. En su debut, en 2017, el asturiano vivió la ilusión de una aventura anhelada y la culminó con un resultado satisfactorio desde el prisma de la acumulación de experiencia. Aprendió, se familiarizó con el coche, con la dinámica sobre el asfalto y con la conducción en el propio óvalo. Pero en este mes de mayo esperaba efectuar el abordaje a la gloria, y se le está torciendo todo a cada paso que da.

Este sábado arrancó la ronda de clasificación para la carrera, que se disputará el 26 de mayo. Y lo hizo con el ovetense obligado a dar lo mejor de sí para cubrir los múltiples déficits que está arrojando el McLaren Indy a lo largo y ancho de esta complicada semana de entrenamientos. Bien es cierto que el accidente que partió la planificación corrió a cargo de un error de Alonso, pero el monoplaza también sufrió problemas en el alternador -que sepultaron media jornada de pruebas- y de índole eléctrica en la primera toma de contacto.

El caso es que el Motor Speedway vio salir a la pista al dobe campeón de Fórmula Uno después de 90 minutos de espera. Venía de confesar que, casi por vez primera desde que se metió en el sueño de la 'Triple Corona', no tenía buenas sensaciones ante una prueba. En la conferencia de prensa del viernes expuso lo siguiente: "No hay garantías. Cuándo haces tu salida va a ser un factor importante si es un día cálido. Así que sí, si estamos en el momento equivocado del día. Parece que la suerte nos pondrá en ese momento esta semana".

Tras tener que saltarse la sesión del jueves al no poder sus mecánicos reconstruir el coche a tiempo, Alonso remarcaría en la previa a la clasificación que dar 77 vueltas convirtió al viernes en "un día positivo para nosotros y fuimos capaces de colocar el vehículo en la pista, probar diferentes cosas en la configuración y aprender un poco sobre la pista y el día". Entonces, su candidatura a ser el piloto que poseyera la 'pole' ya se había desinflado por completo en los medios estadounidenses.

Y llegó la jornada sabatina, en la que, durante casi siete horas, un total de 36 pilotos buscarían clasificarse para la carrera, en primer lugar. Y, en segundo extremo, aclanzar la mejor posición posible de cara al domingo día en el que los nueve primeros lucharían por la 'pole position' y el resto dirimirían los lugares restantes en la parrilla de salida. Lo que desde luego no estaba en los planes de McLaren y del piloto español es que en este día estuviera empantanado en la guerra por no quedar eliminado y verse contreñido a jugársela, con otros cinco pilotos, para lograr uno de los tres billetes para poder competir en las 500 Millas de Indianápolis.

Fernando fue uno de los seis pilotos que dio salió antes de tiempo a la pista, con el fin de dar los últimos toques a su monoplaza. En ese trance previo a la actividad de este sábado firmó la mejor marcade los presentes, con una velocidad media de 367,035 kilómetros por hora. Pero en sus cuatro primeras vueltas dentro de la clasificación oficial no pasó de los 362,284 kilómetros por hora, el penúltimo del ránking. Ahí atisbó con claridad que corría riesgo de quedar fuera del evento estadounidense. Miraba a la cara a la catástrofe.

Para más inri, sufriría un pinchazo e una rueda trasera. "No ha ayudado", declaró, resignado, a los medios de comunicación en la Motor Speedway. "Pero es obvio que nuestro rendimiento ha sido bastante malo toda la semana. Es decepcionante, pero creo que es más una cuestión para McLaren. El equipo no estaba listo para el desafío", proclamó. Y atacó a los suyos por la tardanza en preparar el coche tras el accidente. "Hemos sido lentos. Ves (al equipo Juncos Racing) estrellarse ayer y estar listos a las 6 de la mañana. Eso es admirable. Nosotros hemos sido un poco lentos en todo", sentenció. Y le tocó volver al monoplaza para luchar por sobrevivir durante horas.

Y naufragaría. Acabó por debajo del puesto trigésimo a pesar de haber estado vigésimo noveno dos veces en la última hora y cuarto. Finalmente, con 30 minutos por delante, cayó a la última plaza con permiso para correr en la mítica carrera y fue amenazado por Kyle Kaiser y James Hinchcliffe. Sage Karam, cuando restaban menos de 10 mintos, tampoco pudo batir al oventes. El que sí lo logró, in extremis, fue John R. Hildebrand, disparando el dramatismo. El campeón del Gran Premio de Mónaco de Fórmula Uno, de las 24 Horas de Le Mans y de las 24 Horas de Daytona cuerpeará con los otros cinco peores en el Last Row Shootout. Tres correrán en las 500 Millas de Indianápolis y otros tres se irán a casa. El precipicio es una realidad. "Es el puesto que nos merecemos. Si no hemos logrado mejorar en días, va a ser imposible lograrlo esta noche", zanjó el asturiano, tras corroborar el fiasco.

La cara positiva corrió a cargo del otro español en liza. Oriol Serviá pasó sin probemas el filtro y se clasificó en el puesto decimonoveno. Y en la parte alta de la tabla figuran cuatro motores Chevrolet -el mismo que está montado en el MCLaren Indy número 66. El más rápido de este día clave fue Spencer Pigot, mientras que el Honda mejor clasificado fue el de Colton Herta. James Hinchcliffe, Pato O’Ward, Sage Karam, Max Chilton y Kyle Kaiser serán los pilotos que tratarán de enterrar el optimismo de Alonso en el duelo a seis, tenebroso, de este domingo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.