www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

26 M

Los separatistas intentan reventar el debate de las elecciones europeas

Los separatistas intentan reventar el debate de las elecciones europeas
Ampliar
jueves 23 de mayo de 2019, 00:12h
Josep Borrell paró los pies a los secesionistas para centrar el asunto a tratar.

Dolors Montserrat (PP), Josep Borrell (PSOE), María Eugenia Rodríguez Palop (Unidas Podemos), Luis Garicano (Ciudadanos), Jordi Solé (Ahora Repúblicas/ERC), Gorka Knörr (Lliures per Europa/JxCat), Izaskun Bilbao (Coalición por una Europa Solidaria/PNV), Jordi Sebastiá (Compromís) y Jorge Buxadé (Vox) comparecieron este miércoles en un debate en el que coincidieron en la crisis de la Unión Europea. Pero faltaron propuestas para solucionar los desafíos migratorios, fiscales, ecológicos y sociales en la charla entre estos candidatos a las elecciones europeas inminentes.

La participación de los independentistas nubló el foco de las intervenciones, provocando que el asunto catalán, el juicio del 'Procés' y la impronta de los nacionalismos y populismos se mezclaran con los bloques propuestos por RTVE. Josep Borrell fue el que, desde su petición continuada de fundamentos y experiencia a las argumentaciones ajenas, abanderó al intento por subrayar lo descontextualizado de la mención a Oriol Junqueras en un debate de tipo continental.

Así, el debate a nueve con los candidatos al Parlamento Europeo estuvo protagonizado por la riña entre los secesionistas y PP, Cs y Vox. Incluso, el PSOE entró en esa escena como sujeto pasivo al confirmar Dolors Montserrat que los socialistas "sacarán a Junqueras de la cárcel". No pudo el devenir atender a los tres bloques propuestos y cuando se pasó por asuntos como lo fiscal o lo migratorio, los compafrecientes terminaron por reprocharse, unos a otros, la gestión del desafío secesionista catalán. Con PP y Cs acudando a Pedro Sánchez de yacer "atado de pies y manos" por el independentismo.

También estuvo en el tapete la definición de la extrema derecha, resultando que el candidato de Compromís, Jordi Sebastiá, propuso "aislar" a partidos como Vox. Por el contrario, Luis Garicano, Montserrat y Jorge Buxadé -de Vox- respondieron que la extrema derecha radica, más bien, en el modus operandi del secesionismo de Cataluña, que trata de "debilitar" el Estado español. Sólo Josep Borrell, con dificultades, trabajó para reconducir la sesión.

Intercaló el socialista que Europa no tiene competencias en política social "y hay que dárselas" porque si no el Estado social se va a venir abajo "las retribuciones de los trabajadores bajarán, no habrá demanda y la economía se va a debilitar". Mas constituiría un oasis en medio de la trifulca. Y es que tanto el candidato de Lliures per Europa, Gorka Knör (JxCat), como Jordi Solé, de Ahora Repúblicas, de ERC, reiteraban que el problema catalán no se solventará a base de "represión y tribunales porque es antieuropeo". Y Montserrat les tildaba de "anomalía democrática", salpicando una acusación a Borrell que trazaba un "flirteo" del socialista con los independentistas que "al final van a mantener en La Moncloa a Sánchez".

La representante del PP añadiría, en esa marejada de diputados catalanes presos que estaba sobre la mesa, que es necesario reformar la euroorden para que incluya el delito de rebelión. Y ha tachado a Vox de "veletas" por la decisión de abandonar tal acuerdo marco. Y cuando el guión marcaba el abordaje de lo relativo a la política comercial continental, saldría a colación la fuga de empresas de Cataluña. Borrell negó a sus interlocutores independentistas que este fenómeno se desarrollara por presiones del Estado a esas empresas. Y PSOE y Partido Popular coincidirían en el intento de cerrar las denominadas embajadas catalanas.

La candidata del PNV, Izaskun Bilbao, subrayaría que, en lo concerniente a los nacionalismos, ha de tomarse como ejemplo el modelo vasco. Por ende, ofreció su apuesta por una Europa federal. Y al entrar en escena la migración, tomaría la iniciativa el representante de Vox. En su opinión, las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) "que recogen a los pobres que se encuentran en Libia" colaboran con las mafias en el tráfico de seres humanos. Las reacciones contrarias a esa afirmación se han multiplicado, llegando la candidata de Unidas Podemos, María Eugenia Rodríguez Palop, a hablar de "xenofobia".

Por último, Borrell, el más templado y centrado en lo que se suponía que iba a consistir el debate sobre la Unión Europea, añadió que el acuerdo de Turquía que ha permitido que la UE financie la educación y la sanidad de cuatro millones de refugiados sirios en territorio turco es loable. "El acuerdo turco fue una solución para detener una hemorragia de emigrantes que Europa no estaba en condiciones de asumir", ha sentenciado, achacando al resto falta de experiencia y conocimiento profundo y práctico de los temas planteados. Cuando no robaba el foco Cataluña.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.