www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CHEQUE BOMBILLA

domingo 03 de agosto de 2008, 21:09h
Es la última ocurrencia de Zapatero, refugiado bajo el manto del ministro Sebastián que, como todos los lectores saben, arrolló a Gallardón en las elecciones municipales, para ser premiado luego con uno de los ministerios clave del Gobierno.

El cheque bombilla costará al Estado 400 millones de euros. Al menos es un gasto público compensatorio porque el cheque-bebé, el cheque-vivienda joven, el cheque-400 euros consistían en la descarada compra de votos a la que se lanzó el Gobierno Zapatero para ganar las elecciones generales. La operación venal se completó con la crecida de las pensiones, la subida del PER, la multiplicación de las más pintorescas subvenciones a asociaciones que no son en su inmensa mayoría sino grupos electoreros del PSOE. La historia contemporánea de España no recuerda una maniobra de compra de votos tan masiva y descarada como la realizada por Zapatero. Cuando el presidente dice ahora que, a pesar de la crisis, se mantendrá el gasto social, en realidad lo que quiere decir es que proseguirá en los mismos términos su maniobra de compra de votos. La acelerada crisis económica, sin embargo, puede hacer que caigan las caretas de los carotas.

Como ha explicado muy bien Felipe González, para abordar la situación energética con seriedad lo primero que resulta necesario hacer es reabrir el debate sobre las centrales nucleares. Zapatero lo ha suprimido al mejor estilo de un panfleto preuniversitario. No parece que el cheque-bombilla, tan ocurrente, vaya a solucionar nada. Las energías alternativas, sobre todo, la eólica y la solar, pueden contribuir, en porcentaje razonable y carísimo, a la solución del problema pero la clave estará, durante muchos años, en la energía nuclear y así lo han entendido Francia, Inglaterra, Rusia o Estados Unidos. Claro que ninguna de estas naciones ha sido iluminada por el faro de Zapatero, referencia indiscutida para todos los países serios del mundo como la Bolivia de Evo, la Venezuela de Chávez, la Nicaragua de Ortega o la Cuba de Castro.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.