www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

GASTO Y EMPLEO PÚBLICO, TRETAS DE PEDRO SÁNCHEZ PARA MEJORAR EL PIB

viernes 31 de mayo de 2019, 12:42h
En el mundo económico, todos sabían que Pedro Sánchez acudiría a las viejas trampas de cierta progresía inane...
En el mundo económico, todos sabían que Pedro Sánchez acudiría a las viejas trampas de cierta progresía inane, incrementando el gasto público para mejorar el PIB. El derroche del dinero de todos, unido a la convocatoria de empleo público innecesario para dulcificar el paro, han permitido al presidente del Gobierno presentar en 2018 un crecimiento del 2,6 % que es artificial. Pan para hoy y hambre para mañana.

Mariano Rajoy, que hizo una excelente gestión económica, impulsó las exportaciones y estimuló la iniciativa privada. El progreso fue real. Como ha escrito Llamas Seguir, las cifras de Pedro Sánchez son artificiales y “corren el riesgo de no cumplirse en los próximos ejercicios, ya que una parte significativa del crecimiento es insana y, por tanto, insostenible a medio y largo plazo, según advierte el Banco de España en su último informe anual”.

A Pedro Sánchez eso le da igual. Incrementará el gasto público, el empleo público, todo lo que le beneficie personalmente para dar, a corto plazo, cifras positivas que engañen a los incautos. Y luego que tallen los que le sucedan.

La alarma nacional ha sonado ya. También la internacional. La economía española ha emprendido un camino peligroso a causa de las medidas establecidas por un Gobierno más preocupado por prolongar su existencia que por poner los pies en la realidad y gestionar en favor del interés general.

Pedro Sánchez, en fin, maquillará todo lo que le convenga durante cuatro años para ganar las próximas elecciones generales. Después, Dios dirá. El país, sacudido por los impuestos y zarandeado por el despilfarro público, pasará una factura que alarma ya, desde ahora, a los economistas más ponderados y ecuánimes.