www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JUAN CARLOS I, CINCO AÑOS DESPUÉS

lunes 03 de junio de 2019, 13:42h
Los cuatro grandes reinados de la Historia de España son los de Carlos I, Felipe II, Carlos III y...

Los cuatro grandes reinados de la Historia de España son los de Carlos I, Felipe II, Carlos III y Juan Carlos I. Pocas operaciones políticas más difíciles que trasvasar a España desde una dictadura de 40 años, encarnada por el amigo de Hitler y Mussolini, hasta una democracia pluralista plena que fuera reconocida como tal por el exigente mundo democrático. Juan Carlos I lo consiguió. Su padre Juan III había sintetizado durante largos años, frente a Franco, que la función esencial de la Monarquía consistía en devolver al pueblo español la soberanía nacional secuestrada en 1939 por el Ejército vencedor de la guerra incivil.

Juan Carlos I, que disponía de todos los poderes del Estado, a todos renunció para hacer viable y creíble lo que su padre siempre había defendido. Y alcanzó el reconocimiento general hasta el punto de que Sandro Pertini, presidente de la República de Italia, me dijo: “Si se produjera un conflicto internacional y se decidiera resolverlo por arbitraje, no tengo dudas de que el árbitro elegido sería el Rey Juan Carlos”.

Un sector de la vida española, escorado a la extrema izquierda, presiona liquidar el sistema surgido con la Transición. Y como el eje de ese sistema es la Monarquía parlamentaria, ha multiplicado sus ataques contra Don Juan Carlos. Los elogios a Suárez, por ejemplo, atribuyéndole el mérito de la Transición, se lanzan directamente contra Don Juan Carlos. Pero fue el Rey el motor del cambio y el responsable sustancial del éxito de la Transición. Suárez era un político sagaz y con carisma, pero fue solo un peón de Don Juan Carlos.

Con la generosidad que siempre le ha caracterizado, el Rey hace cinco años decidió que no le utilizaran como lastre contra la Corona. Y decidió abdicar. Asistí en el Palacio Real a aquel histórico acontecimiento, como también estuve presente en la abdicación de Juan III en el Palacio de la Zarzuela, en un acto emocionante que nunca olvidaré.

Ahora Don Juan Carlos ha ido más allá, apartándose de la vida institucional. Sabe que su hijo Felipe VI ha madurado y que está llevando el peso de la Corona con dignidad y acierto. Quiere evitar situaciones comprometidas y protocolos complicados, aparte de que ha cruzado la frontera de los 80. Creo que ha hecho bien y las ovaciones que recibe en muy diversos actos públicos, desde el Congreso de los Diputados hasta las plazas de toros, demuestran el agradecimiento del pueblo español a un Monarca admirable.