www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL PARO, MARCHA ATRÁS

martes 02 de julio de 2019, 11:53h
Mariano Rajoy se equivocó en su política catalana y eso derrumbó su representación parlamentaria. En las elecciones...

Mariano Rajoy se equivocó en su política catalana y eso derrumbó su representación parlamentaria. En las elecciones de 2015 pasó de 186 escaños a 123. Acertó en la política económica, evitó las intervenciones y eludió a la troika. Sus medidas laborales condujeron a la reducción del déficit y a la disminución del desempleo en 500.000 personas anuales.

Pedro Sánchez se benefició de la inercia de los aciertos económicos de Mariano Rajoy, pero tomó algunas desmedidas, denunciadas por las organizaciones empresariales, y a pesar de que la crisis económica internacional se ha superado en toda Europa, la reducción del desempleo en España es solo la tercera parte al año de lo que fue con Mariano Rajoy.

Alarma pensar lo que puede ocurrir en una alianza de Sánchez con la izquierda radical. Por mucho empleo público que se cree, comprometiendo el futuro, las cifras del paro pueden volver a las andadas. Solo la reducción de impuestos, los salarios razonables a todos los niveles y la protección a los autónomos y a las empresas grandes, medianas y pequeñas constituyen la fórmula para la creación de puestos de trabajo reales. Por otra parte, en España sobran funcionarios y empleados públicos. Hace 40 años, la cifra se movía en los 700.000. Ahora, en los 3.200.000. Los partidos políticos se han convertido en agencias de colocación. Además de un reguero de puestos innecesarios en las cuatro Administraciones -la central, la autonómica, la provincial y la municipal- los líderes de los partidos han creado a todos los niveles muchos millares de empresas públicas, casi todas deficitarias, para colocar en ellas a parientes, amiguetes y paniaguados.

El problema no es solo del PSOE y Podemos. Todos los partidos, en mayor o menor medida, están afectados. Y la sangría continúa hasta la hemorragia, multiplicando los impuestos que agobian a los ciudadanos.