www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

La soberbia de Pedro Sánchez

jueves 25 de julio de 2019, 15:36h

Pedro Sánchez ha demostrado que, además de un nefasto presidente del Gobierno, ha sido un torpe estratega al negociar su investidura. La soberbia por su victoria, tan holgada respecto a los demás partidos como pírrica para ser elegido, no le ha dejado ver la realidad. Se ha equivocado al pedir por las bravas la abstención del PP y Ciudadanos, en lugar de ofrecerles lo que podía haberles convencido: un pacto para enfrentarse al desafío secesionista, aplicando el artículo 155 si fuera menester y la elaboración de unos Presupuestos consensuados sin la estratosférica subida de impuestos que acordó con Podemos. Resulta una memez que los socialistas y algunos iluminados intenten responsabilizar al PP y a Ciudadanos de falta de responsabilidad por no haberse abstenido. Pedro Sánchez se ha limitado a tildarlos de extrema derecha, no ha intentado negociar nada con ellos, pero luego ha berreado en el Hemiciclo acusándolos de falta de sentido de Estado por no apoyar un Gobierno “progresista”. PP y Ciudadanos se hubieran quedado sin votantes por “progresistas”. Y es que el PSOE no es el que era; su líder no es de fiar.

Era previsible, no obstante, que Pedro Sánchez se acercara antes al partido de Pablo Iglesias, a su “socio preferente” como así ha sido. Pero, de nuevo por la soberbia, pretendió ganarse el apoyo de Podemos sin nada a cambio. Mareó la perdiz con el Gobierno de cooperación, progresista, ecologista y demás zarandajas sin ni siquiera sentarse a charlar o a negociar con el líder del partido morado. Creyó que Pablo Iglesias le apoyaría sin rechistar y, cuando comprobó que el Gobierno de coalición era requisito imprescindible para conseguir los 42 escaños, vetó al líder del partido, al hombre que había urdido y negociado la moción de censura que le hizo presidente. Y ese fue el principio del fin.

Además, no sabe ni negociar. Primero, porque Pedro Sánchez ha estado tocando la lira desde el 28-A y en los dos últimos días ha pretendido cerrar un acuerdo. La soberbia le ha impedido asumir que un pacto de Gobierno requiere más tiempo y más trabajo. Y segundo, porque Carmen Calvo y Pablo Echenique no pueden hacer de intermediarios. No tienen ni capacidad de decisión ni dotes de convicción. Los líderes del PSOE y Podemos deberían haberse encerrado en la “habitación del pánico” el tiempo necesario para poder llegar a un acuerdo.

Porque, en realidad, ni uno ni otro tenían razón. Pedro Sánchez no puede humillar a Pablo Iglesias con ministerios de pitiminí para salir del paso y embucharse los 42 escaños de Podemos. Y Pablo Iglesias no puede aspirar a copar los ministerios de Hacienda y Trabajo, por ejemplo, porque cundiría el pánico entre el empresariado y la mayoría de españoles y porque, es verdad, se ha quedado con 42 escaños después de darse un trastazo en las urnas.

Pedro Sánchez se ha dormido en los laureles, ha despreciado a los demás partidos políticos, convencido que saldría a hombros del hemiciclo. Su soberbia, su torpeza y su escasa inteligencia política le han llevado al fracaso. Y, al final, ha salido con el rabo entre las piernas. Falta saber si se presentará de nuevo en septiembre o prefiere convocar a las urnas en noviembre.

En el PSOE abundan los partidarios de repetir elecciones antes de meter el caballo de Troya en el Consejo de Ministros. Tezanos y Redondo auguran que arrasarían. Y en Podemos preparan una campaña de acoso y derribo a Pedro Sánchez por cobarde. Por ceder a las presiones del Ibex. Que aunque sean meras excusas y mantras resobados son argumentos que convencen a su bancada. Los votantes de izquierdas están indignados por el fiasco y los del centro derecha se frotan las manos soñando con ganar esas posibles nuevas elecciones. De todos modos, estremece pensar que el Gobierno de España pueda caer en manos de Pedro Sánchez durante los próximos cuatro años; sobre todo, después de comprobar su descomunal torpeza al encarar una sesión de investidura que hubiera ganado con un mínimo de esfuerzo y de sentido común.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (18)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • La soberbia de Pedro Sánchez

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    9953 | Pontevedresa - 27/07/2019 @ 11:43:24 (GMT+1)
    Un endiosado Pedro Sánchez se cree que toda España debe hacerle la ola y que el PP al que maltrató cercenando abruptamente una legislatura en que Rajoy era presidente por un motivo tan nimio como una condena por ciento treinta mil euros en un caso de corrupción cuando ellos tienen miles de millones, y para destruír si que encontró compañía, lo peor de cada casa, pero ahora lo peor de cada casa se niega a hacerle presidente si no le da la enorme tajada que le piden. Afortunadamente la ambición compulsiva de Iglesias, que aún quería más, nos ha librado del gobierno Frankestéis, Rubalcaba dixit.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.