www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MOTOCICLISMO

GP Gran Bretaña. Rins bate a Marc Márquez y se consagra en un triplete español

GP Gran Bretaña. Rins bate a Marc Márquez y se consagra en un triplete español
Ampliar
domingo 25 de agosto de 2019, 16:05h
El piloto español venció al vigente campeón del Mundial por milésimas.

El Gran Premio de Gran Bretaña asistió este domingo a la confirmación como piloto de élite de Alex Rins. El referente de Suzuki GSX RR logró imponerse a Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) por un total de trece milésimas de segundo. El podio fue completado por Maverick Viñales (Yamaha YZR M 1), en el enésimo triplete del motociclismo español en MotoGP, redondeando una jornada para el recuerdo en el pomposo circuito de Silverstone.

El relato del triunfo de Rins se vio aguardar la ventana de oportunidad para atacar al líder del Mundial. Márquez había defendido la primera plaza con astucia, pero su rival se coló donde menos lo esperaba. El piloto de Suzuki sacrificaría la penúltima curva para jugársela del todo en la última, y la maniobra le salió bordada. Marc tuvo que abrirse y Alex tomó el interior para acelerar de forma absoluta y apuntarse una victoria muy valiosa y por un margen muy escueto.

Un dato define el pelaje de la batalla: la moto de Márquez se quedó sin gasolina nada más atravesar la línea de meta. Hubo de regresar el vigente campeón del Mundial a su taller subido a una moto que le cedieron los comisarios del circuito británico. La estrategia no le valió al catalán el triunfo parcial, pero sí le confirmó como el dominador impío de la categoría. Con este segundo puesto amplió a 78 puntos su ventaja en la tabla de pilotos. Acelera hacia el objetivo del curso: revalidar el entorchado y seguir escribiendo su leyenda.

Andrea Dovizioso, el segundo en la general, no fue capaz de puntuar. Se fue al suelo por culpa de Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1). El francés perdió el control de su moto y arrastró con él al italiano de Ducati. Éste embistió a la moto del joven galo, completando el nudo que provocó que la máquina saliera ardiendo. Todo se desencadenó porque la Suzuki de Rins hizo un extraño. Quartararo tocó del freno delantero de forma instintiva y su error deparó su caída y la de 'Dovi'. Ese "panic braking" desató un espectacular incidente.

Tanto Dovizioso como Quartararo tuvieron que ser atendidos por las asistencias médicas. El francés se mostró en condiciones de volver a su taller a pie, mientras que el italiano salió en camilla hacia la clínica del trazado. Eso sí, alzó la mano derecha para ejecutar una señal de que todo iba bien, con la idea de tranquilizar a su familia, equipo y seguidores. Sea como fuere, Alex Rins multiplicaría su rendimiento tras el accidente y terminaría el día en el podio de la clasificación del Mundial.

Márquez, por su parte, no tardó en tratar de escaparse del resto. Abrió gas marcando un ritmo endiablado que sólo permitió seguir su estela a Valentino Rossi y Alex Rins. El español pasó al italiano con celeridad -amortizó un fallo en la trayectoria de 'Il Dottore'- y se aferraría a la sombra de la estrella del Repsol Honda Team. Marc, no obstante, firmaría un puñado de vueltas rápidas, mas Rins evidenció su clase e inteligencia, aguantando. Y Rossi renacería por detrás, llevando consigo a Maverick Viñales. El cuarteto cabecero estaba servido.

La quinta vuelta acogió la caída de Tito Rabat (Ducati Desmosedici GP18), quien finalizaría decimosexto. En ese tramo de la competición Viñales adelantó a Rossi, al tiempo que Rins amenazaba con poner en problemas a Márquez. Esperó Alex al inicio del noveno giro para mostrar el colmillo. El líder se dejó adelantar para, tres curvas después, devolver la moneda. El duelo español abrió la posibilidad de aproximarse de manera definitiva a Maverick.

El problema para Viñales es que Márquez se dio cuenta y entró en ignición: marcó un nuevo récord del circuito al rodar en 1:59.936 y se despegó del tercero en discordia. Rins, en su caso, replicaría la gesta firmando un crono que quedó a milésimas de segundo. Y el francés Johann Zarco (KTM RC 16) tumbó al portugués Miguel Oliveira (KTM RC 16) en un intento del primero por superar al segundo. A partir de ahí desapareció la posibilidad de triunfo de Maverick.

Marc y Alex competirían por la gloria en el Reino Unido. A pesar del esfuerzo del piloto de Yamaha no le sería posible colarse en ese duelo elitista. Y Rins se vio forzado a manejar los nervios. Primero, se le encendió en su computadora de a bordo el aviso "Mapping 3" -señal para incrementar la potencia o para bajarla por el alto consumo de combustible-; y en segundo término, salvó la caída en la decimoséptima vuelta. Tras este error se afanó por remontar la brecha de seis décimas que había cedido. Y lo logró.

Restaban dos vueltas. En ese punto del esfuerzo intentó Rins el adelantamiento y Márquez se repuso unas curvas más adelante. Ambos entrarían emparejados en la recta de meta, lo que anunciaba lo venidero. Sin embargo, supo aprender Alex de esa maniobra en la que había quedado por fuera y preparó el asalto final. En la curva última Marc esperaba un ataque por el exterior, pero lo sufrió por el interior y cedió lo suficiente para perder y ser segundo. Lo alto del podio premió la inteligencia de Rins. Rossi terminó cuarto, Pol Espargaró (KTM RC 16) noveno, y su hermano Aleix se tuvo que retirar. Por último, Jorge Lorenzo prosiguió su sollozo y acabó decimocuarto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.