www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESDE ULTRAMAR

Noticias candentes desde América

jueves 05 de septiembre de 2019, 20:24h

Las recientes semanas nos han dejado aquí en América, un rosario de notas que ameritan comentarse en El imparcial. Agradezco las expresiones de quienes aceptaron compartir con usted sus apreciaciones alusivas a cada tema planteado.

No es solo el incendio múltiple en la Amazonia –sitiada por la voraz especulación y la desenfrenada explotación a la que estorban sus pueblos originarios que la habitan y claman auxilio– sino que nos deja la chulería previsible y desvergonzada de Bolsonaro, que tiene mucha cara como Pedro Sánchez frente al dramático incendio de Gran Canaria. Por catástrofes, no paramos.

Candente también lo es la renuncia conseguida del gobernador de Puerto Rico. Fue un hito, no cabe la menor duda. ¿Cómo leerla? Amarilis Cintrón-López, historiadora puertorriqueña y profesora de la UAGM, Universidad Ana G. Méndez, nuevamente comparece con nosotros en esta columna y ¡qué lujo! nos expresa: “Los veranos en el Caribe son candentes pero, en el verano del 2019, Puerto Rico hizo historia al lograr la unión masiva de un pueblo solicitándole el #RickyRenuncia al gobernador Ricardo Rosselló y logró su dimisión gestada por la filtración del TelegramGate, 889 páginas donde se desenmascaró la misoginia, la homofobia, la burda burla a diversos sectores de la sociedad, el trato a los damnificados y a las víctimas del huracán María, el oportunismo político, la insensibilidad de los gobernantes, la divulgación de información con cabilderos, la inacción del sistema de Justicia, y la manipulación a los medios de comunicación que intercambiaron en la intimidad del chat el gobernante referido y sus allegados –colocándolo a él al centro del debate– que hacían una cara bonita para el pueblo y en la libertad de su intimidad, realizaban lo contrario.

Ese chat evidenció el doble accionar de los políticos y dejó como lección que el verdadero poder lo tiene el pueblo que se levanta en reclamo de la buena gobernanza. Del movimiento orgánico de ese verano candente se han organizado diversas asambleas de pueblo que dan la esperanza de una transformación a nivel social y político. Se le advirtió a los políticos que se ha levantado la generación del “yo no me dejo” que estará vigilante para sacar del poder que se le otorga con el voto, a quienes practiquen la corrupción y los estilos nefastos de gobernar. Fue fabuloso ver al pueblo puertorriqueño levantarse organizadamente para reclamar un gobierno limpio que represente el bienestar del colectivo, de las maneras más creativas posibles, pues utilizaron memes, realizaron investigaciones, utilizaron las más imaginativas formas por medios pacíficos –desde convocatorias por tierra, mar y aire– fuera en motoras o cabalgatas lideradas por Rey Charlie, en jet-sky, la yoga, exposiciones artísticas, cacerolazos, composición de canciones de protesta, videos y pinturas que convocaron a levantarse y a luchar para sacar a un gobernador que no representaba los mejores intereses de la Isla, a sectores que antes no se sentían apelados a participar en manifestaciones contra el gobierno. El pueblo se alzó pacífico un 14 de julio y al 25 ya tenía la renuncia, coincidiendo con el día en que se inauguró el Estado Libre Asociado como un intento de minimizar la invasión estadounidense que marcó el inicio de su todavía dominación en la colonia caribeña desde 1898”.

Preocupante resulta la noticia proveniente de Colombia relativa al grupúsculo de exintegrantes de las FARC que declaraban su deseo de reemprender su alzamiento creando una nueva guerrilla, rearmándose, para luego decir que buscan constituir un nuevo movimiento político. Pretenden dinamitar los acuerdos de paz que tan caros resultaron a la nación hermana. En tanto, desde Estados Unidos se afirma que la culpa es del presidente Duque, mientras resulta ofensiva la intentona. En este contexto, Natalia Téllez González, abogada colombiana, apunta: “NINGÚN REARME. Las FARC, nunca se han desarmado, lejos de sus negras intenciones está la de abandonar su jugoso negocio del narcoterrorismo. Solamente son la confirmación de la gran farsa de lo que fueron los diálogos y acuerdo de paz de La Habana (2016); estos cumplieron con la función para la que fueron orquestados por el presidente de la época (Santos), cuyo objetivo único era obtener el codiciado premio Nobel de la Paz; con el cual pudo opacar la brillantez del primer lugar como el peor gobierno en la historia de Colombia. Hoy, Colombia asiste con tristeza a las amenazantes declaraciones de rearme del mayor grupo narcoterrrorista, que ejerce su poder sobre más de la tercera parte del territorio nacional, lo que la llena más de violencia y la aleja, cada vez más, de lograr una verdadera paz. Ahora el jefe de los paramilitares, se encuentra más fortalecido que antes, política y militarmente, con sus secuaces listos para el despliegue de sus negocios. Y el actual presidente, como su más cercano escudero desde el gobierno, va dispuesto a incrementar el presupuesto para la guerra. Ese es el verdadero rearme, mientras la patria sigue desangrándose y sumiéndose en la miseria de la corrupción engañada por falsas promesas de paz.”

Mientras tanto, refirámonos al litigio marítimo caribeño entre Colombia y Nicaragua, abordado ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ). Se falló que Bogotá retiene San Andrés, mas pierde 70 mil kilómetros de plataforma marítima. Managua ha amenazado con guerra si se incumpliera tal, justo como amaga a Costa Rica si no cede Guanacaste, a cuyos habitantes llama “nicas regalados”. Claro, con tales distractores no va lejos Daniel Ortega, entrampado en su crisis interna por su dictatorial permanencia, imposible de justificar, y sin la tener ya la alcahuetería de Hugo Chávez. Y el litigio prosigue con nuevas demandas y contrademandas de ambos países.

El abogado colombiano Luis Alejandro Arcila Russi, expresa: “actualmente hablar del archipiélago de San Andrés y Providencia, necesariamente conlleva a discutir el tema del fallo de la CIJ dado en el año 2012, en el que se pretendía dirimir las controversias territoriales y de límites marítimos entre Nicaragua y Colombia, para lo cual se debe indicar que en el año 1928 nace a la vida jurídica el tratado internacional denominado Esguerra-Barcenas, en el que ambos Estados manifiestan que la soberanía de las aguas territoriales y especialmente los archipiélagos de San Andrés, Providencia y Santa Catalina objeto de este diferendo, son parte del territorio colombiano; esto permite poner en discusión el tema del respeto internacional y del Pacta sunt servanda e incluso de la lealtad entre los Estados, ya que se evidencia como Nicaragua –a pesar de haber reconocido este tratado internacional– continua con su discusión e incluso demanda al país suramericano, con el propósito de que su propio territorio y límites marítimos sean extendidos, reclamando derechos sobre San Andrés, Providencia y Santa Catalina, donde finalmente en el año 2012 La Haya reitera que la soberanía sobre estos archipiélagos y varios cayos pertenece a Colombia; pero a su vez por tal mandato Colombia accede a entregar una gran porción de territorio marítimo a Nicaragua, lo cual genera una nueva discusión entre ambos Estados sobre el acatamiento de dicha decisión”.

Por vergüenzas no paramos. La nota folklórica la pone el desparpajado presidente yanqui planteando a Dinamarca la venta de Groenlandia. La geopolítica susurra que China tiene intereses allí, dando sentido a la grosera propuesta. El ríspido intercambio de opiniones con la premier danesa Mette Frederiksen, tachando de absurda la idea y calificando Trump tal contestación como repugnante, deja mal parado al estadounidense cuando grazna que se le responde a Estados Unidos, enlodando el nombre de su país con su insolencia, misógino y majadero. Cancela su visita a Copenhague, ufano, diciendo: “básicamente es un gran negocio inmobiliario”, en tanto la casa real danesa expresaba su sorpresa por el desplante.

Al revés groenlandés sumaremos la declaratoria unánime de condena al terrorismo interno de Estados Unidos desde la OEA, aprobando una iniciativa mexicana que abona a dejar claro la condena continental en El Paso. Es importante porque esta vez es a ese país al que se le aplican sus mecanismos elaborados para condenar el terrorismo, como los impulsó luego del 11 de septiembre. Hay terrorismo en Estados Unidos y eso mancilla su idea de ir dando lecciones por el mundo, que nadie le ha pedido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.