www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 4 - GRUPO A

El Real Madrid catapulta su confianza ante el Galatasaray | 6-0

El Real Madrid catapulta su confianza ante el Galatasaray | 6-0
Ampliar
miércoles 06 de noviembre de 2019, 22:53h
Dos goles de Rodrygo antes del décimo minuto sentenciaron un envite con aspecto de catarsis para los españoles. Por Diego García

Dos objetivos nucleares se cruzaban en la comparecencia del Real Madrid en la cuarta jornada de la Liga de Campeones. El primero, acelerar el acopio de calma encarrilando el pase a octavos de final y, en segundo término, volver a ganar en el Santiago Bernabéu. Porque no cantaba victoria el conjunto español en su estadio y en competición continental desde el 23 de octubre de 2018. Más de un año había pasado la tribuna de Chamartín sin degustar un triunfo de sus futbolistas en su torneo fetiche. Y contra esa presentación de metas a corto plazo y de obligatorio cumplimiento se plantaría un Galatasaray que, en principio, se juega el acceso a la Europa League con el Brujas.

Zinedine Zidane hubo de lidiar con las ausencias de Gareth Bale, James Rodríguez, Marco Asensio y Nacho Fernández. Por ello, eligió ofrecerle más confianza a Rodrygo y a Fede Valverde. El juvenil brasileño repetiría punta de ataque con Eden Hazard y Benzema, mientras que el interior uruguayo volvió a sentar en el banquillo a Modric para acompañar en la medular a Casemiro y Kroos. Marcelo, Carvajal, Sergio Ramos y Varane reprodujeron la línea defensiva característica de este lustro, con Courtois bajo palos. Esperarían turno, pues, el vigente Balón de Oro, Lucas Vázquez, Isco y Jovic. El técnico francés tiró de su guardia más fiable para repetir, como poco, el resultado cosechado en el Ali Sami Yen hace semanas.

El mítico Fatih Terim, en su caso, debió recomponer la figura sin Radamel Falcao y sus defensores Sener Özbayrakli y Emre Akbaba. Buscaba la épica el sistema turco, que venía de acumular dos victorias en sus últimos nueve encuentros -tres empates y siete derrotas es su serie precedente en Champions-. Así, confiaría a Muslera una solvencia en el cierre muy endeble -que desterró la presencia de cinco zagueros-. Babel y Andone desafiarían en ataque, alimentados por Lemina y Feghouli. N'Zonzi y Seri conformaban el doble pivote llamado a equilibrar a todo el colectivo. Lejos del rendimiento previsto, los visitantes anhelaban usar esta fecha como el punto de inflexión deseado.

Con las dudas repartidas en ambos escuadrones el encuentro alzó su telón envuelto en un ritmo nada exigente. Presionaría más arriba el bloque local y, tras sufrir un par de contras producto de imprecisiones en su circulación, rápido localizaron el camino del gol. En el quinto minuto Marcelo se asomó por su perfil y emitió un centro hacia el segundo poste. Allí estaba Rodrygo, que controló, sentó a dos rivales y la puso en la cepa del poste con un toque de zurda inapelable. Un total de 14 veces hubo de chutar el Madrid en la tercera jornada para abrir el marcador. Sin embargo, este miércoles se descubrió con el 2-0 a las primeras de cambio. De hecho, en el minuto 7 Marcelo se coló de nuevo para centrar hacia el testarazo afinado de la perla brasileña.

El doblete precoz de Rodrygo premió la mayor intensidad táctica española y mutiló las opciones otomanas. La falta de coordinación en el achique en cancha propia de los visitantes les costaría muy caro, con Kroos y Benzema probando a Muslera desde media distancia. La imposibilidad turca para cohesionarse era proverbial. Carvajal y Marcelo competían como extremos, con el campo muy abierto, y desde ahí nacieron pasillos en la mediapunta. Incluso N'Zonzi pisó al mediocentro alemán sobre la línea del área en una acción que desembocó en penalti -VAR mediante-. Sergio Ramos tomó la responsabilidad de sentenciar antes del minuto 15 y rubricó la diana con un lanzamiento a lo Panenka.

Se despertó el Galatasaray, de forma tímida, con 3-0. Lemina abrió la producción ofensiva de su delegación con un derechazo que forzó a estirarse a Courtois. Pero las facilidades promocionaron el gobierno de Kroos, Hazard, Benzema y los carrileros, cuya combinación no se toparía con enmienda alguna. Y, además, adolecerían los representantes de Estambul de pobre resolución en tres cuartos de cancha, toda vez que el Madrid ya había cancelado el rigor táctico y facilitaba transiciones. Un latigazo de Andone a las nubes reafirmaba el escenario inofensivo que daría un respiro, al fin, a jugadores, aficionados y mandatarios madridistas en esta temporada en la que todos siguen permaneciendo bajo sospecha.

El minutaje se fue quemando bajo una paz que vació de contenido el sentido de competitividad que se le supone a este torneo. Con los otomanos alternando reclusión y el adelantamiento de las líneas, siempre atrasados en la reacción. En el entretanto Hazard se esforzaría en resplandecer, pidiendo el cuero en asociación con Marcelo y Benzema. El belga regatearía con perseverancia y dibujó slaloms prometedores, saltándose la caída generalizada del tempo. La posesión nunca salió de la jurisdicción exclusiva local, en un ajedrez salpicado de espacios por recorrer. Y sólo marcaron como impronta propia los visitantes una dureza creciente, en el suave decantar hacia el descanso que descontextualizó a las porterías.

Justo antes del intermedio Mendy entró por Marcelo -ovacionado, tras mucho tiempo sin escuchar vítores- y Rodrygo robó arriba para asistir al tanto de Benzema -a portería vacía-. De inmediato, Muslera le negaría el tanto a Hazard en la última acción de un primer acto con desempeño imperial -de compromiso digno de halago-. Y antes del inicio de la reanudación Fatih Terim, impotente, sacó de la dinámica a Florin Andone y a N'Zonzi -dando entrada a Ryan Donk y a Bayram-. Mas no cambiaría el guión y los locales prosiguieron su divertimento, asociándose al primer toque y, como Benzema, efectuando controles de seda. El francés conectó un zurdazo angulado sin dirección en el minuto 52, inaugurando la relación de remates.

Participarían del baño y masaje, asimismo, Luka Modric, Isco y Büyük -por Casemiro, Hazard y Nagatomo-. Y crecería la noción guerrera de Fede Valverde en un devenir flácido hacia el desenlace que atisbó la parada de Muslera ante el derechazo de Kroos que seguía la senda de la 'manita' -minuto 67-. Quisieron los visitantes concentrarse en el modelo de trinchera y contragolpe, preponderando la defensa por mor de no sufrir más sonrojo. Únicamente la clase de Babel sobresaldría en el entorno de Varane y Sergio Ramos. El malagueño recién entrado, además, rozó el gol con un cabezazo que sacó el meta uruguayo -a la salida de un córner-. Y todavía repelió un disparo cruzado de Benzema -minuto 75-. Pero no llegaría el charrúa a tapar el centro de Carvajal -pase sensacional de Modric- que regaló a Karim su doblete personal -minuto 82-.

Nada matizó la atmósfera festiva, de refresco de la seducción perdida. Con esta victoria los madridistas se posicionaron muy cerca de la siguiente fase y varios de sus futbolistas -en entredicho o por contrastar- se asentaron en un día que resultó la catarsis que cada cierto tiempo necesita el Madrid. Y Courtois también dispuso de su hueco para brillar. Atrapó el testarazo picado de Lemina, en una segunda acción tras saque de esquina -minuto 79-. Con todo, y con la guinda del hat-trick perfecto de Rodrygo -a pase del maestro de ceremonias Benzema-, los pronósticos y objetivos planteados con anterioridad fueron satisfechos del mejor modo. Zidane no sólo ganó tiempo: también un racimo de argumentos para el optimismo. Se adivinaron conexiones ilusionantes y una consistencia adherida a cierta nómina de jugadores.

- Ficha técnica:

6 - Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo (Mendy, m.43); Casemiro (Modric, m.60), Kroos, Valverde; Rodrygo, Hazard (Isco, m.68) y Benzema.

0 - Galatasaray: Muslera; Mariano Ferreira, Luyindama, Marcao, Nagatomo (Buyuk, m.88); N'Zonzi (Donk, m.46), Seri, Lemina; Feghouli, Babel y Andone (Bayram, m.46).

Goles: 1-0, m.4: Rodrygo. 2-0, m.7: Rodrygo. 3-0, m.14: Ramos, de penalti. 4-0, m.45: Benzema. 5-0, m.81: Benzema. 6-0, m.92: Rodrygo.

Árbitro: Felix Zwayer (Alemania). Amonestó a Valverde (m.42) por el Real Madrid; y a N'Zonzi (m.13) y Babel (m.57) por el Galatasaray.

Incidencias: encuentro correspondiente a la cuarta jornada de la Liga de Campeones disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 65.492 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.