www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL ADO Y FERRER SALAT

lunes 11 de agosto de 2008, 20:38h
España se sitúa entre la octava y duodécima potencia económica del mundo. En Cultura ocupamos el tercer o cuarto lugar. En Deporte deberíamos instalarnos entre las diez primeras naciones. Andamos por el puesto veinte, a pesar de los éxitos fulgurantes en Wimbledon, el Tour de Francia y la Eurocopa. Los Juegos Olímpicos son el termómetro que mide la temperatura deportiva de cada país. Y dentro de unos días sabremos los resultados, con la tozudez de las cifras.
-Es absurdo aceptar la incapacidad de los españoles para el deporte olímpico -me dijo hace muchos años Carlos Ferrer Salat. –Bastaría con financiar adecuadamente cada deporte para que se vieran los resultados. En los países comunistas, la dedicación al entrenamiento deportivo ha dado frutos espectaculares. La Unión Soviética y sus satélites saben el efecto que el éxito olímpico produce en la opinión pública mundial. Es una operación de maquillaje político y le ha salido de cine. Naturalmente aquí hay que hacer las cosas de otra manera porque no se puede sacrificar el hombre a la conveniencia del Estado.
Y se le ocurrió el plan ADO, es decir, la financiación decorosa de los deportistas de élite para que puedan entrenar. El resultado del planteamiento de Carlos Ferrer Salat, a pesar del poco tiempo de que se dispuso para Barcelona 92, fue espectacular. Se pasó de cuatro medallas en Seúl en 1988 a veintidós cuatro años después. En Atlanta se vivió de las rentas. En Sidney y Atenas nos quedaron las migajas. Ha faltado generosidad y continuidad en la financiación. Y también trato humano delicado. Pero en los últimos años se ha hecho un gran esfuerzo. En todo caso habrá que reconocer a Ferrer Salat una parte sustancial del éxito de nuestra mejora en los Juegos Olímpicos
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.