www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LETRAS DESDE MÉXICO

El ridículo y el sabotaje

viernes 06 de diciembre de 2019, 20:09h

De unos meses para acá la ciudad de México ha sido escenario frecuente de manifestaciones, algunas con su inevitable dosis de violencia cristalera y de pintas de aerosol y grafitis contra los monumentos históricos, con motivo de la violencia contra las mujeres.

Las mujeres contra la violencia se tornan violentas. Así es la vida. Hasta la escritora Elena Poniatowska (premio “Cervantes”, por cierto), les ha recomendado no caer en esos excesos y no le fue bien a otra distinguida dama cuyo consejo ante los vidrios rotos y la llama y la piedra, fue “no actuemos como los violadores”.

Pues en ese clima, de pronto una joven envía a su madre un mensaje. Advierte la mala catadura y peor comportamiento de un taxista y desaparece.

Horror nacional. Las redes sociales se colapsan. La indignación crece como el magma antes de la erupción. El volcán indignado sube de tono, y de pronto… un canal de TV logra elucidar el misterio de la secuestrada: se había ido a pasar la clandestina noche en sitio desconocido con hombre no sabido y en taberna de poca monta, de la cual salió todo cuanto usted se imagina.

La nena lo había fingido todo (bueno, quizá no todo) y había puesto de cabeza a los indignados de siempre y los ocasionales oportunistas de la denuncia.

El fingido secuestro, de Karen “N” (para no prolongar su estigma de fullera, farsante y mentirosa) mantuvo en vilo a muchas personas de buena fe, sin necesidad de insistir en la oportuna misericordia de nuestras señoras procuradora y Regenta, doña Ernestina Godoy y doña Claudia Sheinbaum, respetivamente, quienes encabezaron con diligencia y prontitud los esfuerzos públicos por hallar sana y salva a la mujer cuya familia acongojada la había denunciado como víctima de un secuestro.

Superior a cualquier “Alerta Amber”, el caso (usemos el ígneo lugar común) incendió las redes por varias razones, la principal, la virulencia reciente de la manifestaciones feministas y los casos no resueltos de delitos reales, incluyendo la muerte de muchas mujeres en el país.

Las marchas y la presencia de sus organizadoras en todos los medios, sus explicaciones, sus furias a veces incontenibles; la disputa con quienes les piden paz en sus manifestaciones junto al vengativo afán destructor y grafitero, forman hoy un caldo de cultivo útil para cualquier asunto de esta naturaleza y también para la manipulación de la legitimidad del movimiento.

Hoy Karen “N” ha perdido muchas cosas, además de la credibilidad y el respeto. Su desconsiderada patraña, elaborada de manera ruin y alevosa en contra de su familia, resultó además contraproducente. Si quería evitar el conocimiento de su verdadera conducta, ahora ésta es la pastura de las redes, los memes y algún despistado sicólogo.

Si lo quería evitar, lo hizo gigantesco; si se quería esconder, se exhibió en el más infame de los circos: las redes; si pensaba burlar a todos, termino siendo la burla de todos. De aquí en adelante conocerá todos los tonos del ridículo y la puya. Pero bien decía la abuela: cuando se estimula la hormona, se detiene la neurona.

Mientras tanto a los jóvenes futbolistas del América se les cierra el mundo por hacer una parodia jocosa del “performance” de las chilenas. Bobada infantil (todos tienen menos de 17 años) cuyo gracejo les costará muy caro. Lo políticamente correcto no admite humor. Ni siquiera en menores de edad.

Bueno, son los riesgos de la democracia digital…

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.