www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 2

Dakar 2020. Fernando Alonso sufre la crudeza del rally ya en el segundo día

Dakar 2020. Fernando Alonso sufre la crudeza del rally ya en el segundo día
Ampliar
lunes 06 de enero de 2020, 11:48h
El piloto español sufrió una avería cuando rodaba en los tiempos de los mejores. Se encontró parado y esperando asistencia, con lo que las opciones de ganar se le alejaron mucho ya en el segundo día de competición.

Fernando Alonso sacó conclusiones optimistas con respecto a su debut en el Dakar 2020. La etapa desarrollada el domingo le dejó a 15 minutos del liderato, un rango de tiempo perdido que tanto a él como a su copiloto, Marc Coma, les parecía ilusionante. Su plan explicitado en la previa del inicio de la prueba se basa en sobrevivir en las jornadas iniciales para ir acelerando con el paso de los días. Una estrategia conservadora, en resumen, que debería permitirles escalar posiciones en un respingo postrero.

Pero en el rally más afamado del planeta resulta complicado llevar las hojas de ruta a término. Y el emblema del automovilismo español lo ha corroborado este lunes. Alonso sufrió un incidente en la segunda etapa, a bordo de su Toyota Hilux, por el que perdieron dos horas y media con el ganador. El primer parte de lo sucedido señalaba que la dupla española estaba parada en el kilómetro 160 del tramo cronometrado. Esperando al camión de asistencia, que podía tardar mucho en llegar.

Esa primera notificación especificaba que el coche habría sufrido un impacto contra una roca. Pues bien, al término de la fecha, el asturiano confirmó este último extremo. En el campamento, Alonso desgranó que a mitad de la etapa chocaron contra algo que no supieron identificar. Habían estado rodando durante más de 120 kilómetros "en el polvo más increíble", tras la rueda del neerlandés Erik Van de Loon. Pero, al menos, consiguieron reparar el destrozo y cruzar la meta.

"No sabemos ni lo que era. No se veía nada. Hemos hecho 48 kilómetros muy rápidos hasta que hemos cogido a Van de Loon, que estaba delante nuestro", expuso el piloto español, antes de añadir que se les había roto y descolocado la rueda delantera izquierda. El bicampeón de Fórmula Uno y Coma, en esa tesitura, se la jugaron y pretendieron arreglar el problema ellos mismo, declinando la espera al camión de asistencia.

"Como llegaría en cuatro o cinco horas, nos hemos puesto a repararlo, con calma pero manos a la obra. Quitamos las partes que podíamos desmontar y como teníamos contacto con el equipo, íbamos informando de nuestros progresos", confesó Alonso. Desde el momento en el volvieron a emprender la marcha les restaban 120 kilómetros para hasta el final de la etapa. Ese trecho lo completaron, según sus palabras, "con cuidado", a un ritmo más lento porque iban sin freno delantero. La supervivencia les había constreñido a cortar la suspensión y el brazo de la dirección.

Más allá de la gran noticia que constituye haber llegado a meta, la frustración ronda al ovetense porque cuando sufrieron el incidente estaba firmando unos parciales de etapa sensacionales, con tiempos muy parecidos a los pilotos llamados a triunfar en el rally. De hecho, en el segundo punto de paso del recorrido, en el kilómetro 104, el Toyota sólo perdía tres minutos y medio con el puntero, el emiratí Khalid Al Qassimi. Y en el siguiente punto, fijado en el kilómetro 159, Alonso había descendido del cuarto puesto, pero bajaba de los siete minutos de retraso.

"Se trata de una experiencia más. Hay que vivir el Dakar con todos los extras, y esto es una parte más de la carrera. En general las sensaciones de hoy son buenas. Estoy contento de seguir aquí porque el objetivo es acabar el Dakar y vivir toda la experiencia de principio a fin. El resultado de hoy es la parte negativa", argumentó, antes de aclarar que "ha sido un buen día aunque solo 48 kilómetros. Creo que estábamos entre los o tres primeros. La navegación estaba siendo perfecta y luego pasó esto".

En cambio, el automovilismo español se llevaría una alegría en este mismo día. Carlos Sainz se asentó en la segunda plaza de la clasificación general. El madrileño volvió a ejecutar una conducción sólida, si bien hubo de superar algunos errores y las complicaciones por las que pasaron todos los participantes, en la victoria del sudafricano Giniel De Villiers (Toyota) y en la fecha en la que el argentino Orlando Terranova se colocó líder en coches. En una jornada en la que la organización multiplicó la dificultad.

Y es que la ruta de navegación fue entregada a los pilotos solo media hora antes de la salida, mientras que normalmente la entregan en la noche anterior. En consecuencia, los pilotos hubieron de viajar casi a ciegas, interpretando como podían el "roadbook" (hoja de ruta), un rollo de papel con todas las indicaciones del recorrido del día para poder llegar a los puntos de paso obligatorios de la ruta. Este elemento añadió picante y retrotrajo a los protagonistas a ediciones clásicas del Dakar. Pues los errores de navegación habían desaparecido en los últimos años.

Carlos Sainz explicó, a este respecto, que "está pasando lo que pasaba antes, y que últimamente no pasaba". "La nota positiva es que seguimos en la lucha. Llevamos sólo dos días y ha pasado muchas cosas, y tiene pinta de que van a seguir pasando más cosas. Lo importante es que sigamos ahí", resumiría un experimentado madrileño que tuvo más suerte que Alonso y, desde luego, más que Laia Sanz y Joan Barreda. Los motoristas catalanes sufrieron sendas caídas que les permitieron legar a meta. La sorpresiva victoria del botsuano Ross Branch en esa categoría dejaría a los dos representantes españoles mencionados muy alejados de la cima. En lo alto de la tabla se colocaron el británico Sam Sunderland (KTM), el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna) y el argentino Kevin Benavides (Honda).

Por último, dos latinoamericanos reforzaron sus lideratos al frente de dos de las disciplinas restantes. Francisco 'Chaleco' López gobierna los UTV (buggys ligeros) al ganar la etapa y aumentar su colchón a diez minutos de ventaja sobre el estadounidense Casie Currie y de doce sobre el español José Antonio Hinojo. Y su compatriota chileno, Ignacio Casale, mantuvo el pulso en quads con victoria y al meter tres minutos de distancia al polaco Rafal Sonik, su principal rival.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios