www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SEMIFINALES

Supercopa. El Real Madrid entra en la final aleccionando al Valencia | 1-3

Supercopa. El Real Madrid entra en la final aleccionando al Valencia | 1-3
Ampliar
miércoles 08 de enero de 2020, 21:51h
Exhibición como equipo del sistema de Zidane. Gobernaron la posesión y se vaciaron en la presión, con Isco resplandeciendo. La apuesta especulativa de Celades se diluyó con el gol olímpico de Kroos y los capitalinos se relamieron.

La primera revolución de Luis Rubiales como presidente de la Real Federación Española de Fútbol modificó el formato de la Supercopa de España -pasó a contener semifinales y final- y la deslocalizó -fijándolo en Arabia Saudí- con el fin de hacer caja. Por ello, Real Madrid y Valencia se descubrieron este miércoles, en pleno hacinamiento invernal de partidos, luchando por un lugar en la pelea por el trofeo y sobre el tapete del estadio King Abdullah Sports City, en la ciudad de Yeda -por la que se perdió el autobús del Barcelona, en su camino a la rueda de prensa previa al duelo que mantendrán con el Atlético este jueves-.

Zinedine Zidane dejó en territorio español a los lesionados Eden Hazard, Karim Benzema, Gareth Bale y Marco Asensio. Sin su delantera titular, el entrenador francés dio la alternativa a Jovic como punta único. La idea pasó a preponderar la posesión, dada la tesitura, con Isco entre líneas y por delante de una medular conformada por Casemiro, Kroos, Modric y Fede Valverde. Mendy volvía al lateral zurdo -con Marcelo falto de rodaje-, con Carvajal, Varane y Sergio Ramos como compañeros de línea. En la banca, retrato de las circunstancias, esperarían Mariano, Rodrygo, Vinicius, James Rodríguez y el mencionado carrilero zurdo brasileño.

Albert Celades, en su caso, hubo de navegar sin dos de sus puntales fundamentales: al infortunio prolongado de Gonçalo Guedes se le uniría el del goleador Rodrigo Moreno. Cristiano Piccini, Manu Vallejo y Kang In tampoco serían de la partida. Con todo, el preparador catalán dejó en el banquillo a Maxi Gómez para competir con un solo delantero, Kevin Gameiro. Apostó, como su homólogo, por el control, pero con un matiz más físico. Kongogbia y Coquelin flanquearían a Parejo, con Carlos Soler y Ferrán Torres desequilibrando. Jaume Doménech repitió titularidad bajo palos, protegido por Wass, Garay, Gabriel y Gayá. Sobrino, el canterano Esquerdo, el punta charrúa y Denis Cheryshev completaban la nómina de revulsivos.

La pelota echaría a rodar con un recuerdo vívido de la rivalidad entre ambos clubes. El empate a uno registrado en Mestalla, el 15 de diciembre, marcaba las líneas maestras de cada estratega. Pero el marco condicionó el ardor y valentía de los 'ches'. Y con celeridad se desnudaría el choque de estilos, con los capitalinos acumulando posesión controladora y los levantinos asumiendo una fórmula especulativa y contragolpeadora. Eso sí, el ritmo de juego nada tuvo que ver con el visto en LaLiga. La lentitud pronosticada por el contexto se confirmaría y la circulación merengue no sería interrumpida por los campeones de Copa, que sólo presionaban de forma tímida.

Los madridistas fluían con Kroos, Modric, Fede Valverde y compañía, en clara superioridad numérica en el ecuador del campo para asociarse. Y el chut arriba y desde larga distancia del mediocentro carioca -en el tercer minuto- confirmaría la voluntad jerárquica de su esquema. Doménech salvó a los suyos ya en el minuto sexto, repeliendo un potente testarazo de Varane en una jugada a balón parado botada por Kroos y puesta en vuelo por Casemiro. El 4-5-1 desplegado por Celades confiaba su supervivencia a la capacidad de achique, al tiempo que Valverde lo intentaba, sin éxito, desde la frontal -minuto 6-. El ajedrez valencianista invitaba a sus contrincantes a dominar y así lo harían. Mas no lograban los colíderes ligueros combinar entre líneas cuando arribaban a tres cuartos de cancha.

Tardarían 10 minutos los levantinos en relacionarse con el balón de forma sostenida. El Madrid quería ahogar la salida de juego rival y la efectividad de su presión complicaba mucho el respiro ajeno. Mendy y Carvajal se habían sumado como carrileros permanentes y anularon la pretensión oponente de salir de la cueva. El monólogo merengue se expandiría, derivando en la montonera de centros laterales al área defendida por los antiaéreos Garay y Gabriel. El gobierno en el prólogo fue jurisdicción de los de Chamartín con rotundidad. Y en el minuto 16 hicieron caja. Todo el Valencia sufrió una grosera laguna de concentración a la vez y Toni Kroos metió un gol olímpico. A portería vacía.

Este error constriñó al Valencia a ganar en ambición. Mas, los capitalinos no aflojarían su soga posicional. Courtois sólo despertó en el minuto 21, al salir de su área para interceptar un pase largo hacia Gameiro. Con desventaja en el marcador, y en las sensaciones, a Parejo le urgía estar rodeado de más talento en la elaboración. El pelaje rocoso de Kongodbia y Coquelin nubló la reacción de su delegación. La placidez del favorito sólo sería interrumpida por alguna imprecisión que daba pie a las transiciones valencianas. Y de una de ellas, aliñada por pobres despejes, Gameiro inauguró la producción de su camarín con un derechazo a las nubes -minuto 29-. La media hora se cruzaría en medio de un armonioso rondo madridista del que no participaba Jovic por exigencias tácticas. Con Isco como maestro de ceremonias.

El serio compromiso de todo el colectivo seleccionado por Zidane desbordaba a cualquier otro parámetro. Su posesión rozaba el 70%, sin tender a la verticalidad pero con una activación tras pérdida excelente, que apocó a la pizarra de Celades. Gameiro, Ferrán Torres y Carlos Soler sollozaban, desnutridos. El tempo se acercaría al bostezo en la recta final del primer acto. Y en ese pasear Carvajal localizó el desmarque de Fede Valverde con un pase sensacional. El uruguayo centró desde la línea de fondo para el remate de Modric que sacó el muro y el rechace fue uniformado por Isco en el 2-0, con un control y volea cruzada sedosos -minuto 38-. Y dio tiempo, antes del intermedio, para que Doménech tapara la diana Jovic toda vez que Alarcón cabeceara al poste un córner. Casemiro bajaría el telón con un zapatazo sin dirección. Con el graderío haciendo la ola.

Rebosaba el trabajo al cuerpo técnico valencianista. Con un cero a cinco en tiros a portería, no cabía repetir especulación. En coherencia, los representantes de la ciudad del Turia se empeñaron en subir la altura de su dibujo, mutando a un 4-4-2. Sin embargo, la reanudación contempló una ejecución y predisposición madridistas similares: protagonizar la iniciativa mimando el esférico y apretando en la faceta defensiva. Es más, su pastoreo de cada situación les regalaría espacios para correr que Fede Valverde e Isco aprovecharían. Se relamían los de Concha Espina ante la impotencia ajena. Y en torno al minuto 60 Celades no esperó más: Maxi Gómez sentó a Kondogbia y llamó a intentar asediar a Courtois -con dos delanteros y dos extremos verticales-. Pero Modric sacaría lustre a su visión de juego para que el 'Pajarito' rozara el tercer tanto. Congelando la convulsión anhelada por los valenciana.

Restaban 25 minutos y la intensidad agresiva de los levantinos no había aterrizado todavía en la nación árabe. Ni perdiendo y bordeando el sonrojo. Y en el 66 Modric dio carpetazo con un gol de categoría. Después de un robo adelantado de Isco, él y Jovic se bastaron para dañar a la poblada retaguardia rival, y el croata se inventó un golpeo con el exterior de su diestra que se coló pegado al poste. Una maravilla técnica que estableció el premio merecido a la mejor versión coral madridista. La fiesta del trece veces campeón de Europa se clausuró con la comparecencia de Cheryshev, Marcelo, James Rodríguez, Mariano y Sobrino -por Gameiro, Mendy, Modric, Jovic y Coquelin- y con el desperezar de Courtois en las intentonas postreras de una escuadra herida, que rescató su dignidad con el penalti -mano de Ramos- transformado por Parejo.

- Ficha técnica:

1 - Valencia: Jaume Doménech; Wass, Garay, Gabriel, Gayá; Kondogbia (Maxi Gómez, m.57), Parejo, Coquelin (Rubén Sobrino, m.83), Soler; Ferrán Torres y Gameiro (Cherychev, m.69).

3 - Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Mendy (Marcelo, m.71); Casemiro, Kroos, Modric (James, m.75), Valverde; Isco y Jovic (Mariano, m.83).

Goles: 0-1, m.16: Kroos. 0-2, m.39: Isco; 0-3, m.66: Modric; 1-3, m.91: Parejo, de penalti.

Árbitro: Jesús Gil Manzano. Mostró tarjeta amarilla a Casemiro

Incidencias: encuentro semifinal de la Supercopa de España disputado en el estadio King Abdullah Sports City ante 40.877 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios