www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

VENEZUELA

Maduro y el chavismo se enfrentan a la UE

Maduro y el chavismo se enfrentan a la UE
Ampliar
viernes 17 de enero de 2020, 00:05h
El diriente bolivariano se ha revuelto contra la condena de la Unión Europea a las acciones acometidas en estas semanas.

El Palacio Legislativo de Venezuela ha dejado de ser sede parlamentaria por voluntad del régimen liderado por Nicolás Maduro. El chavismo llegó esta semana hasta a disparar a diputados opositores para evitar que accedieran al edificio mencionado en Caracas. Los llamados "colectivos", civiles armados con tácticas paramilitares entrenados por el movimiento bolivariano, sembraron la sinrazón en las calles de la capital del país.

Los diputados disidentes, que sabían de las intenciones del Ejecutivo de robarles el simbólico lugar por cualquier medio, decidieron concentrarse en la sede de Acción Democrática, uno de los partidos políticos más antiguos de la nación caribeña y que ha sido relacionado tradicionalmente con la socialdemocracia. Así que desde primera hora del día se agruparon para acceder todos juntos a la Asamblea Nacional, de mayoría abrumadora opositora.

El problema es que se cumplieron sus expectativas y, al tiempo que se agolpaban en la sede del mencionado partido político, Maduro desplegó una línea de agentes de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, Policía militarizada) alrededor del Palacio Legislativo. Acaba de colocar el candado casi definitivo a la democracia. Y, como guinda, se activaron los "colectivos", en moto y por cientos, fuertemente armados, para atacar a los diputados y periodistas que trataban de acceder al edificio.

Calificados por los activistas de los derechos humanos como "paramilitares", los "colectivos" dispararon contra las camionetas blindadas -preparadas por Juan Guaidó, visto lo visto- en las que viajaban periodistas y disputados. Además de armas de fuego se esgrimirían barras metálicas. Todo valía para mostrar toda la violencia posible con la idea de amedrentar a la disidencia. Finalmente, los políticos desistieron de su derecho de acceder al Parlamento. Pero los grupos chavistas no ganaron: las imágenes recorrieron el planeta y la imagen del régimen, muy deteriorada, quedó sepultada.

Guaidó, reconocido como presidente de Venezuela por 60 países, tildó como "una emboscada" preparada por el chavismo lo que aconteció y estremeció al mundo. Este dirigente, que es también presidente de la Asamblea Nacional, ya había movido la sesión parlamentaria del martes al miércoles, porque el martes Maduro decidió ofrecer su discurso anual ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en el Palacio Legislativo. Quiso evitar problemas el referente opositor y el régimen le devolvió balas.

Diosdado Cabello, número dos del chavismo y presidente de la ANC -organismo creado por el movimiento bolivariano para saltarse al Parlamento ordinario-, tomó la palabra tras el discurso de Maduro de este modo: convocó para el miércoles otra sesión de la asamblea chavista, sembrando el choque con los disisdentes, pues iban a ser citados en el miso día en el edificio del Parlamento. Guaidó, cuando constató que no podría llevarse a cabo la sesión prevista para el miércoles, denunció lo siguiente: "(En el gobierno) están usando paramilitarmente grupos civiles armados por la dictadura para atentar violentamente contra el Palacio Federal Legislativo. Quedó develada la dictadura (...) Ellos quieren seguir exponiéndose de manera brutal como lo que son, unos dictadores".

La sesión se acabó celebrando fuera del Palacio Legislativo, una tesitura rocambolesca que ya se dio el pasado 5 de enero. Mientras tanto, dentro del edificio, Cabello proclamaba que la Asamblea Nacional Constituyente se daba por terminaba para "protegerlo de la violencia y evitar hechos de violencia". "Yo me siento orgulloso, queridos hermanos y hermanas constituyentes, porque salieron para acá y hasta de pie, tuvimos que mandar a buscar sillas para algunos que estaban de pie. Me siento orgulloso porque esto es un colectivo, un colectivo de defensores y de defensoras de estos espacios de la revolución bolivariana", remató. En el día en que la oposición se quedó sin Parlamento y empezó a buscar otro lugar para reunirse y ejercer la democracia.

Este jueves, como no podía ser de otro modo, la maniobra de Maduro fue censurada por un amplio grupo de países, entre los que destacó Estados Unidos y, también, la alianza europea. La UE, a través del Parlamento Europeo, "condenó con dureza el intento de golpe de Estado de Maduro y sus aliados, así como los impedimentos interpuestos para que la Asamblea Nacional lleve a cabo correctamente el mandato constitucional que le extiende el pueblo venezolano".

Fue aprobada una resolución -471 diputados a favor, 101 en contra y 103 abstenciones- por la que la UE confirmó que "reconoce y apoya a Juan Guaidó como el legítimo presidente de la Asamblea Nacional y el legítimo presidente de la República Bolivariana de Venezuela". En ese texto se aclaró que los europarlamentarios "lamentan estas graves violaciones que son incompatibles con el proceso legítimo de la elección del presidente de la Asamblea Nacional" y son "un paso más en la crisis en Venezuela que sigue empeorando".

Y la Eurocámara subrayó que repudia "las violaciones del funcionamiento democrático, constitucional y transparente de la Asamblea Nacional, y los actos continuos de intimidación, sobornos, extorsión, violencia, tortura y desapariciones forzosas. La UE sigue preparada para apoyar un proceso genuino hacia una resolución pacífica y democrática de la crisis, aunque los intentos previos de abordar la crisis a través de la negociación y el diálogo no han generado resultados tangibles". Por último, se instaba al alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, a aumentar la presión de las sanciones hacia los dirigentes chavistas.

Pues bien, unas horas después, en la tarde de este jueves, el chavismo respondió. La Asamblea Nacional Constituyente bolivariana afirmó que la UE quiere desestabilizar al régimen chavista. "Tienen un manifiesto objetivo de desestabilizar nuestra Nación y generar un estado de guerra con catastróficas consecuencias para los venezolanos", subrayaron antes de denunciar una intención "injerencista" de Bruselas y que hay "una ofensiva, inmoral e injerencista decisión del Parlamento Europeo de continuar el proceso de agresión sistemática, fascista y antidemocrática en contra de la instituciones independientes, libres y democráticas de la República Bolivariana de Venezuela".

"Quieren generar un estado de guerra con catastróficas consecuencias para los venezolanos y venezolanas, así como para los pueblos del continente. Han adoptado una inmoral posición que es violatoria del derecho internacional, así como de la autodeterminación democrática del pueblo venezolano. La UE se ha colocado a la cola de los intereses de la élite supremacista, racista y fascista estadounidense para imponer la doctrina Monroe", sentenció el órgano bolivariano. En uno de los capítulo más punzantes de la escalada autoritaria que viene dibujando Maduro en 2020.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.