www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Champions. La maldición de Guardiola contra las dudas del Madrid de Zidane | 21:00 / MovistarLigadeC.

Champions. La maldición de Guardiola contra las dudas del Madrid de Zidane | 21:00 / MovistarLigadeC.
Ampliar
miércoles 26 de febrero de 2020, 01:20h
El conjunto español abre la eliminatoria ante el coloso inglés sólo con la estadística a su favor, en un cruce en el que ambos clubes se juegan buena parte del curso. Se atravesarán defensas bajo sospecha, ataques no tan frondosos como antaño e inercias contrapuestas -y alejadas de la élite prevista-.

El uno de octubre el Real Madrid empataba a dos, in extremis, ante el Brujas y en el Santiago Bernabéu. Dos semanas más tarde perdía en Mallorca. Se trataba de la constatación de la hipótesis que pautaba ésta como la segunda temporada de transición posterior a la era de Cristiano Ronaldo. Pero desde aquel 1-0 balear, el conjunto capitalino iría cimentando un crecimiento como colectivo le clasificó para los octavos de final de la Liga de Campeones, le catapultó al liderato liguero, le entregó la Supercopa de España y le convirtió en la mejor defensa de las cuatro grandes ligas. Firmaría una racha de 21 partidos sin conocer la derrota.

En ese mismo intervalo temporal, el Manchester City vería como sus opciones de pelea doméstica con el Liverpool se difuminaban hasta el abismo actual (22 puntos les separan). Perdería ante el Wolves -dos veces-, el Manchester United -dos veces- y el equipo dirigido por Jurgen Klopp. Asimismo, empataría en la competición continental ante Atalanta (1-1, en San Siro) y el Shakhtar Donetsk (1-1, en su casa). Contaminando sus respectivas candidaturas de inconsistencia por unos problemas defensivos que casi persiguen a Pep Guardiola -lesiones mediante-. Los 'Citizen' pasaron, en unos meses, del paroxismo que conlleva escribir historia de la Premier League a volar con un perfil bajo irreconocible.

En cambio, en 2020 sólo les ha ganado Mourinho en liga. Y en el entretanto, los merengues vienen de ser eliminados de la Copa -sonrojo incluido- y de perder cinco puntos en las últimas dos jornadas -cediendo la condición de punteros en la clasificación española-. Las inercias se han enredado hasta vislumbrar un nítido favoritismo global inglés en la eliminatoria que comienza este miércoles en Chamartín. En un cruce que escudriñará en las dudas que acomplejan a los madridistas en estos tiempos y examinará la verdadera dimensión del proyecto emitarí en este curso. Porque el que se caiga de la Champions, de manera tan prematura, se verá muy cuestionado, con meses y meses para elucubrar la continuidad de éste o aquel.

El caso es que los británicos han aterrizado en esta cita con toda la plantilla disponible. Por primera vez en todos estos meses de actividad futbolística. Ha recuperado al anhelado goleador Raheem Sterling y hasta Leroy Sané -descartado desde muy pronto por un infortunio grave- ha viajado. Y Zinedine Zidane, en su caso, habrá de ingeniárselas para amortiguar el golpe moral que representa volver a perder a Eden Hazard, el fichaje estelar. El técnico galo tampoco tendrá en nómina a Marco Asensio -el único lesionado de esta lista-, James Rodríguez, Rodrygo, Nacho, Mariano y Brahim. Mas, sí asoman como disponibles Gareth Bale y Luka Jovic, dos atacantes -sin calificación relativa a la fiabilidad- que nutren una línea ofensiva muy debilitada.

Para comprender la atmósfera que encierra el inicio de esa eliminatoria, cabe destacar un par de datos. Guardiola no ha eliminado nunca, fuera del timón del Barça, a un equipo español en competición europea; perdió siempre fuera de casa (ante Real Madrid, Barcelona, Atlético, Liverpool y Monaco), salvo en el 3-4 logrado en la cancha del Tottenham que no les valdría para pasar de ronda en 2019; y en esta temporada ha encajado más goles que en toda la anterior (29 por 23 goles). Y la sanción de la UEFA ha añadido más urgencia a los 'Sky blues' por dejar de ser los eternos aspirantes a la gloria -del mismo modo que le ocurre al PSG-.

Zidane tiene de su parte que no ha perdido, todavía, una eliminatoria de la Liga de Campeones como primer entrenador del Real Madrid -y van 12-. Pero convive con el entierro del 'factor Bernabéu' que le coronó tres veces consecutivas como rey de Europa. Solo tres triunfos en los nueve últimos partidos de su club en Liga de Campeones en Concha Espina es un dígito demoledor. Como también lo es la erosión que ha sufrido la seguridad e implicación energética de todos sus peones en el esfuerzo defensivo. Este parámetro es más preocupante que la pobre puntería.

Por ello, el estratega galo bien podría jugar con un cambio de sistema, una recuperación de los cinco centrocampistas que le llevaron a no caer nunca ante Sevilla, Barcelona, Atlético de Madrid y Valencia en ese mencionado tramo triunfal, en el que también competían con bajas pronunciadas. El crecimiento de Isco, el refresco de Modric y la irrupción de Fede Valverde apuntan a una idea que le permitiría a 'Zizou' equilibrarse mejor en un día en que será fundamental no encajar goles. El regreso de Mendy al lateral parece cantado, debido al atronador bagaje atacante que se les viene. Con Kevin De Bruyne -máximo asistente de la Premier- organizando al talento que amontonan Sterling, Mahrez, Bernardo Silva, David Silva, Leroy Sanè, Sergio 'Kun' Agüero o Gabriel Jesús. Todos ellos estarán vestidos por si Pep les quiere usar.

Sin embargo, es sabida la tendencia del preparador madridista de arriesgar. Y la postura de un 4-3-3 no es descartable ante un conjunto que acapara tanta posesión como el City. Y que sufre tanto tras cada pérdida, también por haber tenido que improvisar centrales y laterales por los infortunios de sus titulares. La escueta regularidad de su zaga alimenta la esperanza española, sin duda. Por ello aparecerían en la fórmula Bale o Vinicius, dos punzones para explotar el espacio y la contra. También Lucas Vázquez tendría su espacio. Ese es el dilema que atraviesa al plan de juego local: discutir la iniciativa, preponderar la cohesión y el rigor táctico o abandonarse a una puesta en escena de intención jerárquica.

El cansancio que ha sobrevenido a sus pupilos en las segundas partes de sus últimos compromisos ligueros está subrayado en los libretos de los dos entrenadores. Tanto como la sangrante falta de un lateral izquierdo en condiciones en el vestuario inglés. Benjamin Mendy no ha convencido y Zinchenko ha sido el elegido, reconvertido a una posición que no le es natural. Como le ocurrió a Fernandinho cuando hubo de tapar la lesión del ya recuperado Laporte. John Stones y Otamendi han perdido toda la seriedad que se les atribuía hace no mucho.

Así pues, el césped del Bernabéu acogerá al cruce estrella de Champions a estas alturas del calendario. Por calidad técnica, variantes tácticas, ilustres apellidos, entrenadores encumbrados por sus títulos y por una cierta igualdad -en debilidades y virtudes- que llama al interés. Zidane, que fue a pedir consejo a Guardiola a Múnich, cuando se estaba preparando, nunca se ha enfrenato a Pep con la batuta de un equipo. Este es el aliño definitivo a un ajedrez que calibrará, en el cuerpo a cuerpo, la idoneidad de las comparaciones entre los técnicos más laureados de la década pasada (junto al eterno Mourinho). Con la viabilidad de las aspiraciones asomándose a la nada.

- Alineaciones posibles:

Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Mendy; Casemiro, Kroos, Valverde, Isco o Modric; Bale y Benzema.

Manchester City: Ederson; Mendy, Laporte, Otamendi, Walker; Gündogan, Rodri, De Bruyne; Bernardo Silva, Agüero y Mahrez.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios