www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. "La liga puso la salud pública por encima, algo que no puede decir Trump"

NBA. 'La liga puso la salud pública por encima, algo que no puede decir Trump'
Ampliar
domingo 15 de marzo de 2020, 20:56h
La cúpula de la competición y los jugadores celebran la cancelación de los partidos al confirmarse el primer contagio de coronavirus fuera de los Utah Jazz.

Rudy Gobert es el nombre que pasará a la historia ligado al coronavirus en Estados Unidos. El pívot de los Jazz fue el primer deportista profesional que fue contagiado por el virus de Wuhan. El primer caso en la NBA y el desencadenante de la decisión pionera de la liga de baloncesto de cancelar, de forma inmediata, el resto de su temporada. El jugador francés provocó que la liga de baloncesto más importante del planeta diera el tratamiento adecuado, con la seriedad necesaria, a la amenaza de expansión de la enfermedad.

Pero el excepcional defensor que compite en la franquicia de Utah cometió un error grosero dos días antes de recibir el examen positivo. Bromeó, al finalizar su rueda de prensa, con el poder del virus. Al concluir su comparecencia restó importancia al asunto tocando con las manos todos los micrófonos que yacían en la mesa. Y acabó siendo infectado. Pasando a ser el foco de los ataques en redes sociales por semejante imprudencia. El positivo de su compañero estelar, Donovan Mitchell, añadiría leña al fuego.

Mas, visto en perspectiva, ya se han alzado voces que han apuntado al caso de Gobert como el punto de inflexión que hizo que los estadounidense se tomaran en serio a un virus que ya se ha cobrado la vida de 63 personas y ha infectado a 3.377 en el país norteamericano. Este sábado se publicó en The Star un artículo en el que Bruce Arthur califica al francés como "héroe idiota-accidental". "Honestamente, Rudy Gobert ha salvado a Estados Unidos", proclama un texto que pone en valor que el positivo del pívot genero un efecto en cadena que suspendió a todo el deporte profesional y empujó a la Casa Blanca a activarse al respecto.

Donald Trump tardó días en acometer el problema con la contundencia que merece. Pero en el comienzo de este fin de semana acabó declarando la emergencia nacional. Presionado por la repercusión que germinó de la metedura de pata de Gobert. El jugador se ha pronunciado este domingo sobre la situación vivida. Lo ha hecho desde su cuarentena. A través de un mensaje publicado en sus redes sociales que abre de este modo: "En primer lugar, quiero dar las gracias a todos por la energía positiva y los mensajes de ánimo que he recibido. Significa mucho para mí. En cuanto a mi salud, cada vez me encuentro mejor gracias a los cuidados de los servicios médicos de Utah y Oklahoma, y de la gente fantástica que está a mi alrededor".

Y afrontó su imprudencia con honestidad. "Aunque muchos ya lo sabéis, quiero recordar que tenéis que seguir lavándoos las manos con agua y jabón. No tocaros la cara, los ojos, la nariz y, desde luego, evitar los contactos innecesarios con otras personas. Se trata de protegerse uno mismo y proteger a los que te rodean. Ojalá yo me hubiera tomado las cosas más en serio. Espero que ahora toda la gente lo haga y podamos superar esto juntos. Tened cuidado y manteneos seguros", argumentó. El jugador ha donado más de medio millón de dólares para la batalla contra el coronavirus.

Asimismo, justo en este día, en el que se ha conocido el positivo de un jugador de los Pistons -Christian Wood-, también ha tomado la palabra un mito del baloncesto internacional. Se trata de Kareem Abdul-Jabbar, el astro de Los Angeles Lakers y activista que tiene un altavoz en el diario británico The Guardian. Desde es foro, por medio de un artículo, ha compartido con el planeta su lectura de la tesitura que afecta a su país. Sin tapujos. Como suele hacer cuando se pronuncia.

"¿Por qué suspender la NBA es un gran acto de patriotismo?", tituló un texto que defiende lo siguiente: "Nunca pensé que vería a un gran negocio (NBA) actuar de manera más patriótica y generosa que la propia administración presidencial. Lo que hace estas acciones de la NBA y otros deportes tan relevantes es que lo están haciendo voluntariamente, sin que sean obligados por los gobiernos federales".

"Podrían haberse arrastrado, como los Estados sí han hecho, y haberle sacado a la gente hasta el último dólar antes de cerrar sus puertas. Pero han puesto la salud pública por encima del interés propio y es algo que la administración de Trump no puede decir. Líderes dando ejemplo", añadiría a su escrito crítico. En una reflexión, que afea la entendida como relajación de la Casa Blanca con respecto a la contención del virus de Wuhan, compartida por más deportistas. Con Gobert como el nombre que desempolvó la verdadera dimensión de este mal.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios