www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Trabajo aprueba el ERTE del Barcelona y completa el flotador de Bartomeu

Trabajo aprueba el ERTE del Barcelona y completa el flotador de Bartomeu
Ampliar
lunes 06 de abril de 2020, 04:55h
La autoridades también han dado vía libre a la aplicación de esa medida en el Espanyol y el Alavés.

El Ministerio de Trabajo ha tirado una soga a la que agarrarse a Josep Maria Bartomeu, en su carrera endiablada hacia la meta que concluir la presente temporada con déficit. Este domingo se ha sabido que las autoridades pertinentes han aceptado el ERTE solicitado por la directiva del conjunto azulgrana. El salvoconducto ofrecido por LaLiga a los clubes profesionales que anhelen amortiguar el impacto económico que está generando la paralización consecuente con la crisis sanitaria desatada por el coronavirus.

El Barça, de este modo, va a aliviar sus cuentas. Necesitaba con urgencia tomar medidas, pues en los reglamentos internos de la entidad barcelonesa reza el artículo 67 que podría desembocar en la dimisión de la directiva por haber gestionado de forma deficitaria el equilibrio patrimonial. Ese estatuto establece lo siguiente: "La Junta Directiva está obligada al mantenimiento del patrimonio neto del Club y, a tales efectos, deberá efectuar los mejores esfuerzos para llevar a cabo una gestión que se refleje en la formulación de las cuentas anuales auditadas sin excepciones, con un resultado positivo después de impuestos".

Y añade que "en el supuesto de que, a pesar de dicha regla, la liquidación de un ejercicio económico con pérdidas sea aprobada por la Asamblea General, la Junta Directiva deberá compensar el importe de las pérdidas con el resultado de la gestión de los dos ejercicios posteriores". Claro, atendiendo a las cifras barajas a comienzo de curso, a las previsiones de 1.047 millones de ingresos frente a 1.007 de gastos. Con un volumen de negocio de 875,570 millones, basado en las competiciones (108,094 millones), retransmisiones y derechos televisivos (262,004 millones), comercialización y publicidad (255,360 millones) y cuotas de socios y abonados (61,639 millones).

De esos montos, sólo el último, el de las cuotas de los socios y abonados se puede mantener inalterable. Pero el resto podría desplomarse hasta el punto de generar un verdadero problema para un Bartomeu que necesitaba aligerar peso salarial y aferrarse a la figura del ERTE para regatear al fantasma balance que no cubriera las pérdidas con el beneficio en los dos siguientes ejercicios. Si ese supuesto se daba, la directiva sería empujada a dimitir y el club pasaría manos de una junta gestora. Un escenario que culminaría, como guinda, al criticado mandato del presidente culé.

Un total de los 552 millones de los 1.047 presupuestados en el octubre pasado se iban a ir en los sueldos de la primera plantilla -es el club que más se gasta en salarios-. Por esta razón el dirigente se desesperó para conseguir que sus futbolistas profesionales le echaran una mano. Llegando, incluso, a filtrar que eran unos insolidarios cuando decidieron tomarse un pequeño lapso de tiempo en plena negociación del recorte a sus bolsillos. Tan nerviosa se puso la Junta Directiva que, una vez más, se le fue de las manos la faceta comunicativa. Y los jugadores aceptaron una rebaja del 70%, pero denunciaron la actitud de su jefe. Desnudando lo lejos que están las dos esferas.

La plantilla dirigida por Quique Setién -más bien, liderada por Lionel Messi, Gerard Piqué, Sergio Busquets, Luis Suárez y Jordi Alba- consensuó una reducción del 70% de su sueldo mientras dure el estado de alerta, que sería complementada con aportaciones de dinero destinadas a cubrir el costo que suponga que los empleados de la entidad pudieran cobrar el 100% de sus estipendios. "Messi me dijo desde el primer día que esta rebaja había que hacerla", le dijo a los medios afines, antes de admitir que "quizás los jugadores se han molestado por cosas que han dicho gente de dentro y de fuera del club que no tienen toda la información".

"Si alguien me preguntaba yo les decía que tranquilos, que no habría ERTE con los jugadores. Y no lo ha habido ni lo habrá con la plantilla. Ha habido un acuerdo privado entre el club y la primera plantilla. No se podía poner en marcha sin el acuerdo de los futbolistas profesionales", especificó. Trabajo le ha dado la razón en su solicitud, para gozar de cobertura legal y para poder mantenerse en el cargo, contra todo y contra todos. Los fichajes de Coutinho, Dembèlè y Griezmann habían disparado sus cuentas, pero ha encontrado parches. "Haremos las elecciones al fin del mandato, cuando toca. No cambia nada. Esta crisis no hace que nos replanteemos el calendario electoral", reivindicó.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.