www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 30

El Real Madrid gana el liderato en San Sebastián con el VAR y trabajo | 1-2

El Real Madrid gana el liderato en San Sebastián con el VAR y trabajo | 1-2
Ampliar
lunes 22 de junio de 2020, 01:12h
Vinicius sobresalió en la propuesta laboriosa merengue. La Real reaccionó en el segundo acto, pero fue noqueada en dos minutos por la tecnología. Por Diego García

El Reale Arena, desprovisto de la atmósfera que aporta su público, se vistió este domingo de juez del liderato de LaLiga. El imprevisto pinchazo sufrido por el Barcelona en el Sánchez Pizjuán, el pasado viernes, convirtió a esta visita del Real Madrid a la Real Sociedad en el partido que podía entregar a los merengues el mando de la competición liguera. Si ganaban en territorio donostiarra, el partido más complicado -a priori- que les queda en el comprimido calendario, dependerían de ellos mismos para alzar el trofeo. Pero los locales no actuarían como comparsa, pues siguen guerreando por acceder a los puestos que dan acceso a la próxima Liga de Campeones.

Imanol Alguacil, que tras el parón por el impacto causado por el coronavirus ha concatenado un empate y una derrota, recuperó al indispensable Mikel Merino para un centro del campo en el que apostó por la velocidad de Portu y el talento de Odegaard y Oyarzábal como nutrientes del delantero Isak. El sueco le ganó el puesto a Williams Jose, en un intento por rememorar la exhibición copera dada en el Bernabéu hace meses. Zubeldia ejercería de ancla y apoyo de una zaga conformada por Llorente, Le Normand y los carrileros Gorosabel -suplente del sancionado Zaldua- y Monreal. Remiro se fijaba bajo palos, con Januzaj, Zurutuza, Elustondo y el mencionado rematador brasileño aguardando turno.

Zinedine Zidane, en su caso, arriesgó sobremanera. En la fecha clave para activar un punto de inflexión prosiguió con su política de rotaciones. Y sorprendió: sacó de la dinámica a Hazard y colocó en el campo a Vinicius y a James como colegas de Benzema. Kroos, Casemiro y Valverde repetían medular, con Marcelo de regreso al perfil zurdo. Sergio Ramos, Varane y Carvajal sujetarían un once completado por Courtois. La jerarquía de nombres como Luka Modric -muy en forma-, el fichaje belga, Gareth Bale y Marco Asensio fueron relegados al papel de revulsivos.


El duelo arrancaría con la concentración como pauta global. Y con una combinación entre Carvajal, Valverde y Kroos que finalizaría mal Vinicius. El brasileño perdonó el tanto inicial en el minuto 3. Pero esta acción no supondría más que una anécdota dentro de la brega por el dominio de la posesión y la posición en la que se enzarzaron los dos escuadrones. Con precauciones ante el gusto compartido por la verticalidad tras robo y mezclando presiones exigentes con un repliegue de líneas que preponderaba la atención al consabido examen físico inminente.

El respeto a la potencialidad ajena gobernaría. Sólo las amenazas de desmarque al espacio esbozadas por Vinicius e Isak alteraban la soga táctica. Un zurdazo a las nubes de Odegaard, que recogía un robo adelantado y cesión de Oyarzábal -minuto 15- despertaría a Courtois. En cambio, las imprecisiones en campo contrario alimentarían la seguridad de los sistemas defensivos y la densidad de la trama. En semejante nudo, el codazo de Casemiro a Mikel Merino -el faro local- resumiría lo visto en los primeros 25 minutos. Se había subrayado el control sobre cualquier otro parámetro, con James naufragando en su labor de mediapunta, Odegaard tapado y Oyarzábal, Benzema, Portu e Isak desconectados.

Una volea de Kroos muy desviada, al rechace del lanzamiento de una falta lateral, marcaba el cruce de la media hora. En un encuadre en el que la lentitud de la circulación y el miedo a cometer errores desvastadores arrastraban al espectáculo a su cota más baja. El tacticismo y la pretensión de llevar al oponente a un combate largo, a pesar de lo valioso de los puntos para los dos clubes, no aflojaba su mandato. Y una recuperación inteligente de Valverde, que desembocaría en el relámpago rematado por Benzema a las manos de Remiro -minuto 33-, emergió como la legitimación de tantos remilgos. El meta vasco atajaría, además, un derechazo de larga distancia, obra de Casemiro, de inmediato.


Antes del descanso quiso la Real dar un paso al frente y domar el ratio de posesión de manera definitiva, mas los capitalinos no le dejaron y limitaron su influencia a un chut mal dirigido de Portu. Es más, la pretensión txuri-urdin abriría la senda de explosión de Vinicius, que en diagonal sentó a Gorosabel, recortó y encañonó un latigazo centrado que Remiro se sacó como pudo -minuto 42-. De hecho, los locales acabarían el primer acto achicando los centros laterales visitantes, sin haber tirado entre palos y padeciendo la ausencia de fluidez entre líneas. En esa paleta, el Madrid se desenvolvió mejor. Eso sí, muy lejos de la calidad de los peones disponibles.

Sin cambios, literalmente, iniciaría la reanudación. Los mismos futbolistas, la misma dinámica. Y con Vinicius destapándose como el más peligroso. Marcelo le puso en vuelo y, caracoleando sobre la línea de fondo, el regateador superó a Llorente y a Gorosabel para chutar fuera, de forma incomprensible. El VAR daría lógica a ese fallo: fue tocado por el central. En consecuencia, se señalaría un penalti transformado con clase por Sergio Ramos -minuto 50-. El defensor se proclamó como el más goleador de la historia de LaLiga y puso por delante a los suyos, premiando la hoja de ruta de Zidane.

Alguacil ordenó elevar las revoluciones y la altura de sus líneas, añadiendo a Elustondo y Januzaj -por Gorosabel y un gris Oyarzábal-. Ramos, lesionado, dejaría su lugar a Militao. Había mutado el ajedrez, con los merengues entregados al contragolpe. Y Januzaj se estrenó rápido con un disparo alto desde la frontal -minuto 62-. Kroos se soltaría con un derechazo que puso en apuros a Remiro -minuto 64-, sin embargo el viento soplaría sobre el arco de Courtois por decisión de los dos equipos. Se clausuró el coloso de Concha Espina, regalando participación a Mikel Merino y Odegaard.


Se la jugaban los líderes provisionales a la fiabilidad de su despliegue defensivo. Y en el 68 se vieron empatados. Un córner botado en corto llegó al pico del área, desde donde Januzaj propulsó un zurdazo rasante que se coló pegado al poste. Mas, el VAR decretó fuera de juego posicional de Merino, en un juicio muy polémico. Para más inri, la tecnología corroboraría su lugar en el centro de la escena, pues dos minutos después concedió a Benzema el 0-2, anotado tras controlar un centro de Valverde con el brazo. El delantero francés amagó, dejando atrás a dos rivales, y engañó a Remiro en el golpeo.

Los donostiarras se revolverían, orgullosos, en el desenlace. Isak se toparía dos veces con los centrales y Odegaard también estrellaría su intento en el muro, con Portu negado. Y comparecerían en el epílogo William Jose, Zubimendi, López, Asensio, Mariano y -por un flojo Odegaard, Isak, Zubeldia, Benzema, James-. Cabecearía el delantero brasileño a las primeras de cambio, aunque sin tino. Sería Mikel Merino el que redujo distancias, con una volea impecable que tocó en el larguero -minuto 84-. El distinguido mediocentro hizo justicia a la determinación de su delegación y estableció una recta postrera más apretada.

Sin la cohesión de líneas previa, el Madrid hubo de remangarse en su modelo de trinchera y transición. A estas alturas, sin la energía y mentalización pertinentes. Modric y Mendy entraron sobre el 90, para taponar lo taponable -por Marcelo y Valverde-. Acumularían faltas para frenar el tempo del arreón vasco, síntoma de la tesitura a la que se constriñeron. Con seis minutos de tiempo añadido, y el liderato pendiendo sobre un alambre, Mariano perdonaría un mano a mano con Remiro -minuto 91-. Y los favoritos llegarían a la orilla, no sin ceder un testarazo de Elustondo que no tomó portería por poco.

- Ficha técnica:

1.- Real Sociedad: Remiro; Gorosabel (Aritz, min. 59), Diego Llorente, Le Normand, Monreal; Zubeldia (Zubimendi, min. 79), Merino, Odegaard (Roberto López, min. 79); Portu, Oyarzabal (Januzaj, min. 59), Isak (William José, min. 79).

2.- Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos (Militao, min. 59), Marcelo (Wendy. min.88); Valverde (Modric, min. 88), Casemiro, Kroos; James (Mariano, min 78), Benzema (Asensio, min. 78), Vinicius.

Goles: 0-1, min. 49: Sergio Ramos, de penalti. 0-2, min. 70: Benzema. 1-2, min. 82: Merino.

Árbitro: Estrada Fernández. (Comité Catalán). Amonestaciones a Diego Llorente, Zubeldia, Gorosabel, Merino, Casemiro y Modric.

Incidencias: los aledaños del Reale Arena estuvieron semivacíos, como en el primer partido ante Osasuna, a pesar de que la llegada del Real Madrid hacia intuir aglomeración de aficionados en los bares y locales de hostelería del entorno del estadio. Si hubo mayor presencia de aficionados a la llegada de los equipos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios