www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

2.045 POSITIVOS

Preocupación en el Gobierno por la rápida evolución de la pandemia en las últimas semanas

Preocupación en el Gobierno por la rápida evolución de la pandemia en las últimas semanas
Ampliar
(Foto: Efe)
lunes 13 de julio de 2020, 18:33h
Salvador Illa propone un plan de respuesta rápida para no recurrir al estado de alarma.

El Gobierno descarta decretar el estado de alarma parcial para controlar el brote de casos de coronavirus desatado en Lérida porque sostiene que las Comunidades Autónomas disponen de las herramientas necesarias para actuar en este tipo de casos, pero la preocupación aumenta.

Este lunes, Pedro Sánchez ha presidido personalmente el comité de seguimiento de la pandemia y Sanidad ha presentado un plan de respuesta temprana para abordar los rebrotes de las últimas semanas, que ascienden a día de hoy a 120.

El plan propuesto por el departamento de Salvardor Illa, que tendrá será aprobado el próximo jueves, prevé actuar en brotes de coronavirus que afecten a dos o más comunidades declarando la actuación coordinada, un paso previo al estado de alarma.

Illa: "Hemos visto imágenes que no me gustan nada como celebraciones de ascenso de equipos de fútbol. No hay que perderle el respeto al virus"

"El fin del estado de alarma no significa el fin de la pandemia", ha dicho Illa en rueda de prensa para explicar el plan propuesto por Sanidad para actuar de forma precoz ante los brotes. "El virus sigue entre nosotros. Pasamos de un escenario de mitigación a un escenario de control".

El titular de Sanidad ha afirmado que en la actual fase de control el papel preponderante corresponde a las Comunidades Autónomas. "Cataluña tiene instrumentos para controlar este brote; les corresponde a ellos tomar las decisiones".

Illa ha pedido seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias: "Hemos visto imágenes que no me gustan nada como celebraciones de ascenso de equipos de fútbol. No hay que perderle el respeto al virus".

Simón: "La evolución de la epidemia está aumentando, no es la misma situación que teníamos hace unas semanas"

Los instrumentos de los que se dispone en esta fase de control son "suficientes", pero el plan de respuesta plantea otras posibilidades. "A día de hoy estamos en la situación en la que el papel preponderante corresponde a las Comunidades Autónomas".

En los mismos términos se ha pronunciado Fernando Simón, quien ha notificado 2.045 positivos desde el viernes. "La evolución de la epidemia está aumentando, no es la misma situación que teníamos hace unas semanas", ha advertido el director del CAES, que ha detallado que han sido registrados 3.900 casos diagnosticados en la última semana, el 70% de ellos asintomáticos.

“La nueva normalidad no significa volver a lo mismo de siempre, tampoco quiere decir que no haya que divertirse, significa que hay que divertirse de otra manera. Les pido que nos echen una mano”, ha dicho Simón dirigiéndose a los jóvenes, uno de los grupos de población donde más casos están siendo notificados.

Respuesta rápida

El documento de acción rápida que ha preparado Sanidad compila muchas de las medidas que ya están en marcha, establece que sea el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad (CCAES) el que, en coordinación con la autonomía, evalúe el riesgo de brotes localizados o incrementos de la transmisión que conlleven la activación de una respuesta rápida.

La evaluación de riesgo para cada comunidad tendrá en cuenta, entre otros, el ámbito territorial; los indicadores relativos a la situación epidemiológica, la capacidad asistencial y de salud pública; la exposición al riesgo; las características de la población susceptible expuesta o la posibilidad de adoptar medidas de prevención y control.

Son las comunidades autónomas las que tienen las competencias de actuación en caso de brotes, y de suponer una privación o restricción de la libertad o de otro derecho fundamental, deberán ser ratificadas por los Juzgados de lo Contencioso Administrativo. No obstante, prevé otros dos mecanismos si el coronavirus traspasa las fronteras de una comunidad: en el primero, Sanidad podrá echar mano de las actuaciones coordinadas en salud pública, previo conocimiento del pleno del Consejo Interterritorial, y que serían de obligado cumplimiento para todas. El otro es el estado de alarma.

Fuentes del Gobierno han puesto como ejemplo de actuación coordinada un caso en que se celebren fiestas regionales en varias autonomías limítrofes y, para evitar que cada una implemente sus propias medidas, se podría proceder a la suspensión de los festejos.

Con este plan, formado por cinco capítulos y cinco anexos, se pretende reducir el impacto de la pandemia fortaleciendo las intervenciones rápidas, oportunas y eficaces y preparando las capacidades ante un incremento de la transmisión que, llegado el caso, pueda derivar en una segunda ola.

Así, fija que sean las comunidades las que garanticen una capacidad suficiente de recursos humanos en los servicios de Salud Pública y también de laboratorio ante el posible aumento de la demanda diagnóstica y que dispongan de planes de contingencia, aseguren el funcionamiento adecuado de un sistema de información para la alerta precoz las 24 horas del día durante los 365 días del año e identifiquen de forma precoz los casos.

Mientras, en el ámbito de la atención sanitaria, deben activar los planes de contingencia en Atención Primaria y Hospitalaria de forma adaptada a cada escenario y garantizar capacidad suficiente de recursos humanos y de Equipos de Protección Individual. El plan propone que la capacidad de camas de agudos y de cuidados críticos con capacidad de respiración mecánica invasiva sea de entre 1,5 y 2 por cada 10.000 habitantes en el primer caso y entre 37 y 40 camas en el segundo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios