www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÓRMULA UNO

GP Hungría. Hamilton se pasea y McLaren se la vuelve a jugar a Sainz

GP Hungría. Hamilton se pasea y McLaren se la vuelve a jugar a Sainz
Ampliar
lunes 20 de julio de 2020, 00:03h
El británico dobló a los dos coches de Ferrari y el español finalizó décimo, presa de otro mal 'pit stop' de su equipo.

Si Lewis Hamilton (Mercedes) tiene techo cuesta atisbarlo. Este domingo completó una victoria plácida en el Gran Premio de Hungría, hito que le catapultó ya como líder del Mundial de Fórmula Uno. El británico, además, engordaría su currículum al igualar el récord de triunfos en la misma prueba (8) del alemán Michael Schumacher, que ganó ocho veces en el Gran Premio de Francia, en Magny Cours.

El inglés venía de haber añadido más exigencia a su plusmarca de 'poles' (90) y autografiaría su triunfo número 86 en la categoría reina al coronarse en el circuito de Hungaroring sin ningún susto ni complicación. El podio sería completado por el neerlandés Max Verstappen (Red Bull) y por el finlandés Valtteri Bottas, que acabo tercero en Budapest, a pesar de haber apretado al máximo para completar su remontada. El talento de 'Mad Max' no le permitió apilar otro doblete a la escudería germana.

"Aunque no os lo creáis, no es tan fácil, hay que presionar siempre. Y en todo momento hay que controlar la situación. De nuevo tengo que dar las gracias a todo el mundo en el equipo, a los que están aquí y a los que están en la factoría. Es increíble cómo han desarrollado este coche en un año tan difícil", explicó el vencedor. Recalcaría así sus sensaciones: "Éste es uno de mis Grandes Premios favoritos; y creo que hoy he hecho una gran carrera; pero sin la estrategia y el trabajo de todo el mundo en el equipo no hubiéramos logrado nada".

Añadiría en su intervención lo siguiente: "Tuve que gestionar muy bien el neumático medio antes de cambiar al blando justo al final de la carrera", "A la primera carrera del Mundial no llegué tan preparado; pero las dos últimas fueron fantásticas", concluyó ese piloto de 35 años que empezó el curso en la cuarta plaza del Gran Premio de Austria y desde entonces no ha parado de ganar. Eludiendo los errores, como el de Bottas, que convirtió una mala salida en una losa terrible.

Por detrás figuraría la consistencia del canadiense Lance Stroll (Racing Point), la astucia del tailandés Alexander Albon (Red Bul) y la sexta plaza de Sebastian Vettel. Los Ferrari volvieron a decepcionar y ambos monoplazas sufrieron la deshonra de ser doblados por el ganador, Hamilton. Le siguió la pista el mexicano Sergio Pérez (Racing Point), séptimo, con el australiano Daniel Ricciardo (Renault) y el danés Kevin Magnussen (Haas) siguiéndole la estela.

Carlos Sainz fue el encargado de cerrar el Top-10, en otra jornada en la que un mal 'pit stop' le impidió sumar más puntos. El piloto español hubo de remontar el desaguisado, y también las malas sensaciones de la clasificación sabatina, y se desquitó defendiéndose con inteligencia de los ataques de un Charles Leclerc que no pudo empujar a su Ferrari más allá de lo esperado.

"Hice una buena salida, pero luego, en la primera ronda de 'pit stops' tuve mala suerte. En esa parada perdimos cinco o seis segundos que nos hubieran puesto por delante de los Haas y de (el australiano Daniel) Ricciardo (Renault). Tuve muy mala suerte en el 'pit stop', que quiero dejar claro que no fue ni mucho menos culpa del equipo; porque con una parada normal hubiésemos salido por delante de Ricciardo y de los Haas (del francés Romain Grosjean y del danés Kevin Magnussen)" indicó el madrileño de 25 años.

Y sobre su batalla con Leclerc, próximo compañero en Ferrari, expuso esto: "Con Leclerc tuve una dura pelea, al final de la carrera, porque aquí es muy difícil adelantar, en este circuito. Pero luego él cometió un pequeño error y me eché encima de él en la primera curva, con lo que al final lo pude adelantar". Se llevó esa particular pero valiosa victoria de cara a lo venidero en 2021.

Alzaría los brazos finalmente Hamilton en una fecha marcada por la amenaza continuada de la lluvia. Los equipos tuvieron un trabajoso Gran Premio, pues hubieron de modificar sus estrategias sobre la marcha, al tiempo que las tormentas se anunciaban o se desestimaban. El séxtuple campeón del mundo ya enfila este hacinamiento de carreras con una sonrisa. Está en la cima del Mundial, con cinco puntos más que Bottas y a la espera del advenimiento del Gran Premio de Gran Bretaña, su casa, el 2 de agosto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios