www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SEMIFINALES

Europa League. Un Sevilla agónico aguanta al Manchester United y es finalista | 2-1

Europa League. Un Sevilla agónico aguanta al Manchester United y es finalista | 2-1
Ampliar
domingo 16 de agosto de 2020, 22:56h
Los andaluces, que por momentos casi descarrilan y tuvieron en Bono a su mejor jugador, remontaron el gol inicial de Bruno Fernandes. Compitieron por sobrevivir hasta que encontraron la diana de De Jong, a 10 minutos del 90, para acceder a la final.

El estadio Rhein Energie de Colonia se engalanó este domingo, con las gradas vacías, para acoger la primera semifinal de la Europa League. Se medirían el Sevilla y el Manchester United en un enfrentamiento de altura que juzgaría la verdadera dimensión y el estado de forma de estos dos proyectos deportivos. Ambos lograron una plaza de acceso para la próxima edición de la Liga de Campeones en el regreso tras el parón por el Covid-19, pero su reserva de energía parecería trazar líneas diferentes. Los andaluces lucieron en octavos y cuartos, mientras que los británicos sufrieron de lo lindo para sobrevivir al Copenhague. Las incógnitas se multiplicaban.

Julen Lopetegui decidió no tocar nada con respecto al once inicial que venía de aleccionar a la Roma y de derribar al Wolverhampton. Bono defendería el arco, con Koundé y Diego Carlos en el centro de la zaga. Jesús Navas y Reguilón se añadirían como carrileros largos a una medular compuesta por Fernando y Banega. Ocampos y Suso se encargarían del desborde y En-Nesyri actuaría en punta. Ahondar en la confianza de los suyos fue la estrategia del técnico español, con Munir, De Jong, Óliver Torres o el recuperado Gudelj en la banca.

Ole Gunnar Solskjær, por su parte, sólo sufría la baja por lesión de Phil Jones. Disponía de toda la plantilla y efectuó un movimiento clave: retiró la titularidad al portero argentino Romero para dar la alternativa a David De Gea. El madrileño no ha gozado de un curso tranquilo y querría reivindicarse. Le protegerían Lindelöf y Maguire, con Wan-Bissaka y Williams metidos en la batalla de los laterales. Fred y Pogba ejercerían de sostén, con el desequilibrio de Bruno Fernandes, Greenwood y Rashford escoltando a Martial. Juan Mata, Lingard, Matic, James, Pereira e Ighalo esperarían turno como revulsivos.

Se pronosticaba un duelo intenso y con una factura espectacular, atendiendo al estilo atacante con el que los dos preparadores han enfocado las eliminatorias previas. Y con el rodar de la pelota se corroboraría lo eléctrico del guión. Bruno Fernandes chutaría en el primer minuto y Maguire cabecearía fuera de inmediato. Los dos sistemas presionaban con ardor y arriesgaban con la defensa muy adelantada. Esperando a robar arriba, si bien los españoles buscarían la elaboración más pausada y los ingleses, la verticalidad.

Cambiaban de banda con asiduidad los creativos, escudriñando huecos de avance. Y en una de esas maniobras, Rashford localizó espacio ante el lento balance sevillano. El delantero hilvanaría una pared en forma de relámpago con Martial, pero Bono le ganó el mano a mano. Sin embargo, el colegiado y el VAR señalarían penalti de Diego Carlos, que llegó tarde para abortar el tiro y se llevó puesto al atacante. Fernandes abriría el marcador con una transformación maravillosa. Puso su derechazo en la escuadra -minuto 10-.

Había aceptado Lopetegui el desafío de competir dejando hectáreas a su espalda y lo había pagado. La velocidad de Rashford y Greenwood metería en problemas a la cobertura de la entidad de Nervión, mas mantendría el plan. Haría acopio de la posesión con determinación un Sevilla al que le interesaba bajar las revoluciones. Banega y Jordán exigirían foco al tiempo que los isleños iban abrazando el modelo de repliegue y contragolpe. Y en el 14 Fred remató sin dirección, dentro del área, en una llegada clara después de haber recuperado el cuero en el ecuador. La precisión en la circulación se afirmaba obligada cuando Ocampos cruzaba un cañonazo contra los guantes de De Gea -minuto 16, culminando una gran concatenación de pases en la mediapunta-.

Pasado el prólogo se asentaría la relación de fuerzas. Trabajaba un monólogo horizontal el equipo del Pizjuán para poner el lazo a la trama, esconder sus dificultades para replegar y amarrar la trayectoria tendente al ida y vuelta que beneficiaba a los ingleses. Navas y Reguilón se soltarían con mayor frecuencia, síntoma del crecimiento posicional sevillista. En cambio, la inteligencia en transición de Bruno Fernandes y Martial seguiría resultando indetectable para Fernando, Jordán y compañía. La sensación de amenaza pertenecía a los británicos, pero en el 25 Ocampos emergió. Primero, para cabecear alto; en segundo término, para asistir a la incorporación venenosa de Reguilón. El lateral apuró la línea de fondo y centró hacia un Suso que, sin marca en el segundo poste, empataría.

El United reaccionó elevando su dibujo y refrescando su presión a cancha completa. Maguire remataría mal una acción de pizarra y Bruno Fernandes intentó sorprender a Bono desde la larga distancia al borde de la media hora. La voluntad atacante global redundaba en un correcalles hiperactivo en este tramo de aproximación al descanso. Sea como fuere, la paleta asociativa andaluza alcanzaría a templar, desde el cortejo coral del balón. Aunque Martial perdonaría el 1-2 en el 34: Pogba asistió y el punta chutó rozando el travesaño. Fred estaba destacando como destructor y Banega aumentaría su influencia. Equilibrándose el combate en un camino a vestuarios trompicado, salteado de faltas, que Bono aseguraría despejando los latigazos de Rashford y Bruno Fernandes -minutos 39 y 46-.

La temperatura había tomado el ratio de la guerra de guerrillas en el final del primer acto. Los intervalos de descontrol, con Rashford, Bruno y Greenwood volando, se habían repetido para comprometer el pentagrama español. Tenían deberes los sevillistas si no querían sangrar más en este intercambio de golpes sin gobierno. Eso sí, se sabían en condiciones de completar la remontada. Y dañarían primero los de Mánchester: Fernandes -iluminado- envió un pase extraordinario a la carrera de Greenwood y Bono salvó los muebles en el minuto 46. Y también en el 50, negando la diana a Martial -después de un centro privilegiado de Bruno-. Fernando bloquearía, in extremis, el remate de Rashford.

Tardó en empastar el derroche anatómico un conjunto andaluz avasallado por la entrada isleña en la reanudación. Le tocó exhibir capacidad agónica y paciencia para sacudirse el ahogo de unos atacantes más potentes y rápidos. Y Bono desquiciaría a Martial al ganarle dos manos a mano -tras una pérdida tenebrosa de Banega y un pase fulgurante entre líneas-. Los ingleses habían entrado en erupción y Lopetegui tomó cartas en el asunto: entraron De Jong y Munir -por un Ocampos tocado y un En-Nesyri desconectado-. Se le había oscurecido el anochecer a unos hispalenses sin respuestas desde el plano físico y el del juego combinativo.

Pogba, Bruno, Greenwood y Rashford disfrutaban colándose por los pasillos centrales, en la mediapunta rival. Al borde de la lona, los cuartos clasificados de LaLiga navegaban sin, siquiera, estirarse a la contra. Abrumaba la superioridad energética del United cuando restaban 30 minutos. Y en el 64, al fin, Banega y Jordán calmarían el compás con su primera posesión larga del segundo tiempo. Empezaba a aflojar el vendaval y en el 70 se completó la metamorfosis del paisaje. Sólo un lanzamiento lejano e inocuo de Pogba inquietaría a Bono antes del advenimiento del desenlace. Con Navas apilando centros al área de De Gea.

El cuidado de la redonda regaló oxígeno a los subordinados de Lopetegui y les condujo a jugarse el pase a la final con entereza. Se había desplomado lo efervescente del tempo y comparecería el 'Mudo' Vázquez -por Suso- por mor de la ampliación del timón andaluz. Y, precisamente, de la zurda del argentino nació el gol de De Jong en el 80. Abrió a la subida de Jesús Navas, que ajustició la indolencia contrincante con un centro sedoso que el neerlandés embocó, en su primer tanto en competición europea en esta temporada. Y los británicos, desfondados e impotentes, murieron de pie y empujando, con Gudelj, Fosu-Mensah, Mata, James e Ighalo en el césped. Bono, el protagonista, no intervendría más que para participar de la celebración de otra gesta sevillista.

- Ficha técnica:

2 - Sevilla: Bono; Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos, Reguilón; Fernando, Joan Jordán (Gudelj, m.87); Ocampos (Munir, m.56), Éver Banega, Suso (Franco Vázquez, m.75); y En-Nesyri (De Jong, m.56).

1 - Manchester United: De Gea; Wan-Bissaka (Fosu-Mensah, m.88), Lindelöf, Maguire, Williams (James, m.87); Fred; Greenwood (Odion Ighalo, m.93), Bruno Fernandes, Pogba, Rashford (Mata, m.87); y Martial.

Goles: 0-1, M.9: Bruno Fernandes, de penalti. 1-1, M.26: Suso. 2-1, M.78: De Jong.

Árbitro: Felix Brych (Alemania). Amonestó a los jugadores del United Brandon Williams (m.17), Rashford (m.66) y Maguire (m.86) y a los del Sevilla Diego Carlos (m.21) y Munir (m.86).

Incidencias: primera semifinal de la Liga Europa disputada en el Estadio de Colonia (Alemania) a partido único y a puerta cerrada. Antes del encuentro los jugadores de ambos equipos y los árbitros hincaron las rodillas sobre el césped en una acción contra la discriminación racial.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios