www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 1

Liga de Naciones. España pesca un empate en el duelo de transiciones en Alemania | 1-1

Liga de Naciones. España pesca un empate en el duelo de transiciones en Alemania | 1-1
Ampliar
jueves 03 de septiembre de 2020, 23:18h
De Gea sostuvo el 0-0 al descanso, pero los pupilos de Luis Enrique se ganarían el monopolio de la posesión hasta el final. Sin embargo, cedieron contragolpes punzantes. Werner aprovechó uno de ellos y el asedio postrero no se traduciría en ocasiones claras ni en el ansiado empate hasta que Gayá, en el 96, firmara el 1-1.

En plenas vacaciones estivales -más cortas que nunca para el fútbol-, llegó la normalidad del calendario de selecciones con sus citas de septiembre. Se detonó, durante la pretemporada de los grandes clubes del continente, la primera jornada de la Liga de Naciones. La segunda edición de un torneo que encuadró en el Grupo A a España y Alemania, que se examinarían este jueves con formaciones de circunstancias. Y con los primeros pestañeos del proyecto de transición generacional que ambos se han visto obligados a afrontar.

Joachim Löw decidió dejar en casa a buena parte de los peones importantes del Bayern campeón de Europa (Neuer, Kimmich o Gnabry) y hubo de lidiar con las bajas de Ter Stegen o Jerome Boateng. Trazó un once en el que otorgó la licencia ofensiva a Timo Werner, Julian Draxler y Leroy Sané. Un tridente veloz y hambriento que sería apoyado por el equilibrio de Kroos y Gündogan, en la característica mezcla de talento y potencia que manejan. Kehrer y Gosens ejercerían de carrileros, y Süle, Rudiger y Emre Can protegerían a Trapp en una línea defensiva inédita y de cinco piezas. Sin hueco se quedó la codiciada perla Kai Havertz.

Luis Enrique, por su parte, comenzó su nueva andadura como patrón entregando la alternativa a la meritocracia. Gayá, Jesús Navas, Fabián, Thiago, Ferrán Torres y Rodrigo se habían ganado un hueco y lo tuvieron en la alineación. También Pau Torres, que cerraría la zaga compuesta por Sergio Ramos, Carvajal y De Gea. Sergio Busquets se mantenía inamovible en el centro de un eje llamado a ligar balón y profundidad. Unai Simón, Eric Garcia, Ansu Fati, Mikel Merino y Óscar Rodríguez esperarían debutar como revulsivos, al lado de Reguilón, Gerard Moreno, Rodri o Dani Olmo.

Se habían expandido las incógnitas sobre el funcionamiento de ambos esquemas en la previa. Casi diez meses pasaron desde la precedente presentación española y su nueva era alzó el telón en el Mercedes-Benz Arena de Stuttgart, con un valiente intercambio de presiones muy elevadas. El prólogo, atropellado, de tanteo y anudado en el rigor táctico, se quemaría en un centrocampismo que obviaría las porterías. Se discutía la iniciativa, con una red de trampas estudiada para torpedear la salida de juego combinativa del contrincante.

Se competía en torno a un riesgo sobresaliente a quedar expuesto tras pérdida o en un descuido posicional. Y abrió fuego Kroos con un centro clarividente que cabeceó Kehrer, en el segundo poste, a las manos de De Gea -minuto 11-. Tardaría en asomar la celeridad del doble lateral diestro nacional (Jesús Navas-Carvajal), no así las superioridades exteriores que generaban los carrileros teutones. Los huecos se descubrían entre líneas, a los costados de Busquets, y Sané puso en vuelo a Draxler para la segunda aparición del meta del Manchester United. El arquero también taponaría un latigazo angulado del propio Sané antes del minuto 20. El plan local empezaba a asentarse.

La presión granjeó peso y supervivencia a una propuesta de 'Lucho' que necesitaba ajustar para taponar las incorporaciones sorpresivas de Kehrer y Gosens. Kroos era el director de orquesta y Fabián y Busquets yacían nublados. En cambio, Thiago sí jugaba en el tempo adecuado. Y la primera llegada española pudo inaugurar el marcador. En el 23, el cerebro del Bayern colocó un centro que Pau Torres cabeceó atrás y 'Busi', con todo a favor, chutó raso y a las manos de Trapp. Sólo la veta del mano a mano de Ferrán contra Emre Can -a la espalda de Kehrer- aportaba luz a los visitantes antes de la media hora. Y el extremo levantino probaría al portero germano con una diagonal espinosa en el 28.

Las hectáreas por recorrer cuando se superaba la primera frontera defensiva relativizaban el dominio de la pelota, que se había vuelto alterno en la aproximación al descanso. El ajedrez asumido por los dos seleccionados exigía ganar multiplicidad de resbaladizos unos contra uno, que a su vez desencadenaban agujeros en el equilibrio ajeno. Werner, en galopada contra Ramos, dispararía sin dirección en el 36, en el recuerdo de la amenaza mencionada. Los vigentes campeones del Mundial dañaban más a la contra y abrazaron ese modelo antes del camino a vestuarios. Un zurdazo centrado de Rodrigo, en transición, clausuraría el primer acto y dejaba las espadas en alto. El nueno jugador del Leeds había fallado dos intentos nítidos.

No localizó continuidad Luis Enrique en la querencia por la verticalidad y por ello la reanudación empezaría ya con Ansu Fati supliendo a Jesús Navas. El canterano azulgrana, de 17 años, paladeaba la élite en semejante contexto. Y prosiguió la maniobra jerárquica nacional, buscando anular al escuadrón local y monopolizar el control posicional y de la posesión. Los pelotazos de Trapp hacia Draxler y Sané se apilarían y el timón se corroboraba visitante. Pero, a pesar del cambio de paisaje, Gündogan dibujó un balón largo quirúrgico hacia la sombra de Carvajal, Gosens centró y Werner hizo el 1-0 -minuto 52-. Controló, sentó a Pau Torres y dejó congelado a De Gea con un golpeo sedoso.

Ferrán había pasado al perfil diestro y bajó su influencia al estar más vigilado, pero creció la de los interiores. Fabián conectó por dentro con Rodrigo, que encañonó una trayectoria que lamió el larguero. Entró Mikel Merino por un Busquets alejado de su leyenda, con la selección española determinada a ir por el empate sin mirar atrás. Los teutones se atrincheraron y dispusieron a achicar hasta el minuto 90. Mas Werner perdonaría la sentencia a la contra -minuto 62-. Ramos marró un despeje en el ecuador del campo y Sanè se desató para acabar asistiendo al ex del Leipzig, que remató al lateral de la red. Se lesionaría el zurdo y Löw metió a Ginter, en un movimiento del todo defensivo. Y, a continuación, Trapp le ganaría a Fabián un cara a cara en el área pequeña. El zurdo del Nápoles no alcanzó a definir.

Acosaban los futbolistas nacionales, hilvanando circulaciones en la mediapunta a las que sólo les faltaba concreción en el pase clave y en el remate. Thiago y Fabián lucían mientras que las duplas Ansu Fati-Gayá y Ferrán-Carvajal amenazaban en los costados. La gallardía obligaba a tragar sustos, como el que propinó la eterna conducción y trueno de Emre Can, que desgastó los guantes de De Gea. Restaban 20 minutos y el viento soplaba hacia el arco alemán, con un derechazo de Thiago que rozó el poste -minuto 71-. Kroos respondería con un lanzamiento desde media distancia que forzó a estirarse al arquero del United.

La inercia esbozaba un desenlace que fluctuaba entre el monólogo español y las carreras, cada vez menos acompañadas de fuelle, de los locales. En estos duelos no se puede efectuar más de tres cambios y comparecerían Serdar, Óscar Rodríguez y Koch -por Gündogan, Fabián y Werner-. Poco a poco bajarían las revoluciones visitantes y Kroos engarzó una falta en la cabeza de Süle y un córner en la de Rudiger -sin tino en la finalización-, confirmando quién acaparó la exclusividad del peligro en esta fecha. No bastaría que Fati gritara foco con su desborde en el último tramo, ante seis defensas. Se exigía épica y allí, en el 96, remató Gayá el 1-1. Ferrán centró, Rodrigo la bajó y el lateral, reconvertido en delantero centro, ordenó el paroxismo.

- Ficha técnica:

1 - Alemania: Trapp; Kehrer, Süle, Rudiger, Gosens; Gündogan (Serdar, m.74), Kroos, Can; Sané (Ginter, m.63), Draxler y Werner (Koch, m.91).

0 - España: De Gea; Dani Carvajal, Sergio Ramos, Pau Torres, Gayá; Busquets (Mikel Merino, m.57), Thiago; Jesús Navas (Ansu Fati, m.46), Fabián (Óscar, m.80), Ferran Torres; y Rodrigo.

Goles: 1-0, m.51: Werner. 1-1, m.96: Gayá.

Árbitro: Daniele Orsato (ITA).

Incidencias: encuentro de la primera jornada de la Liga de Naciones disputado en el Stuttgart Arena.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios