www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FRANCIA

Macron anuncia un refuerzo militar y policial en los lugares de culto tras el atentado de Niza

Macron anuncia un refuerzo militar y policial en los lugares de culto tras el atentado de Niza
Ampliar
(Foto: Efe)
jueves 29 de octubre de 2020, 21:34h
Es el tercer ataque islamista que vive Francia en un mes.

Francia sufrió este jueves otro atentado terrorista de corte islámico. Ocurrió en la ciudad de Niza (sureste). Un hombre asesinó a tres personas que se encontraban dentro de la Basílica de Nuestra Señora, en el centro de la ciudad. También acabó con la vida de otro ciudadano que estaba fuera del templo. La Policía pudo hacerse con el terrorista tras herirle.

Se trata del tercer atentado que padece el país galo en poco más de un mes. Una vez más, el asesino actuó enarbolando el integrismo islamista. Según narró el alcalde de Niza, Christian Estrosi, el autor de la matanza gritaba de forma repetida "Alá es grande". Este dirigente lamentó que una de las víctimas fue decapitada.

Tras conocerse la noticia, Emmanuel Macron acudió al lugar. El presidente francés no tardó en calificar el suceso de "ataque terrorista islamista" y proclamó que "no cederemos nada", antes de anunciar que ampliará el despliegue militar de seguridad. El operativo pasará de contar con 3.000 efectivos a componerse de 7.000 soldados. El objetivo es aportar una mayor protección a los lugares de culto de cara a la inminente festividad de Todos los Santos y a las vacaciones de otoño, que comenzarán la próxima semana. Por este último contexto se va a hacer hincapié en las escuelas.

De inmediato convocó el Elíseo un gabinete de crisis y elevó el nivel de alerta terrorista a "urgencia atentado" en todo el país. El listón más alto de amenaza. Prometió a la población que les va a "proteger" y que va a "responder" con "firmeza y unidad" al atentado. Y ha programado para este viernes un Consejo de Defensa en el que ha declarado que se van a tomar más medidas en esa misma línea de actuación. Y, en paralelo, el primer ministro, Jean Castex, tomó la palabra ante este nuevo golpe. Tildó de "innoble, bárbaro y abyecto" el atentado y prometió una respuesta "firme, implacable e inmediata".

Las investigaciones han podido sacar en claro que el ataque tuvo lugar a las 9:00 horas en la basílica de Nuestra Señora de la Asunción, en pleno centro de Niza. El terrorista se adentró en el templo y atacó con arma blanca a dos mujeres y al sacristán. Algunos medios han relatado que trató de degollarlos, el mismo método que empleado por el asesino que decapitó al profesor Samuel Paty en Conflans-Sainte-Honorine, a las afueras de París, que había mostrado caricaturas de Mahoma a sus alumnos.

Horas más tarde completaría el cuadro el fiscal nacional antiterrorista, Jean-François Ricard. Expuso que la actuación de los policías evitó que la cifra de víctimas "aún más dramática". Identificó al autor del atentado como un joven tunecino, de 21 años, que llegó a Europa por medio de la isla italiana de Lampedusa el 20 de septiembre pasado. Según se ha sabido, el terrorista viajó a Bari (sur de Italia) el 9 de octubre, pero no se conocen las "eventuales complicidades" que le facilitaron el arribo a Niza.

El fiscal ha confirmado que las autoridades no tenían fichado al individuo, que era desconocido para los servicios antiterroristas. Ahora pesan sobre el autor del ataque cargos relacionados con el terrorismo, entre ellos tres asesinatos. Y narró cómo el tunecino se cambió de indumentaria en la estación de trenes de Niza antes de dirigirse al templo, que está a 400 metros del centro ferroviario. La alarma saltó media hora después de la entrada del terrorista en la basílica, cuando una mujer huyó gravemente herida.

Los primeros agentes que llegaron se encontraron al atacante dirigiéndose hacia ellos, al grito en árabe de "Alá es grande" y portando un cuchillo. Por ello tuvieron que disparar sus armas. "Los funcionarios evitaron, sin ninguna duda, un balance aún más dramático", recalcó Ricard. El fiscal ha explicado que los policías se encontraron los cadáveres de una feligresa de 60 años prácticamente decapitada y un hombre de 55 años, el sacristán de la iglesia, también con un "corte importante en la garganta". La mujer que logró escapar, de 44 años, falleció cerca de la iglesia por las "múltiples heridas de arma blanca" sufridas. Al terrorista se le descubrieron un cuchillo con una hoja de 17 centímetros, un Corán y dos teléfonos, amén de una bolsa otros dos cuchillos no utilizados en el ataque y varios efectos personales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios