www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

entrevista

Francisco Suárez (director del Festival de Mérida): "No somos nadie sin los griegos"

viernes 29 de agosto de 2008, 16:27h
Baja el telón en Mérida con un récord: “Miles Gloriosus” se ha convertido en la representación más vista de la histora del festival. Imagino que está satisfecho...
Sí, sin duda. Hemos recibido la generosidad del público durante todo el festival. “Miles Gloriosus” ha sido el espectáculo con más espectadores, aunque en general hablaría de “Edipo Rey” y “Las Troyanas” como las dos puestas en escena con más éxito y de mayor calidad.

¿Qué sensaciones cree que genera al espectador un espacio excepcional como el Teatro Romano?
Es único en el mundo. Tiene una magia especial que todo el mundo detecta. El público se emociona con esas piedras. Es un espacio donde el esplendor de la palabra de los antiguos nos hace reflexionar sobre nosotros, el presente y, sobre todo, nos prepara para seguir aprendiendo.


Supongo que es primordial potenciar el valor arquitectónico del Teatro...
Los grandes directores, los inteligentes y sensibles, entienden el teatro de Mérida como intocable. Para qué buscar más escenografía si la tienen delante. Todo el mundo nos envidia, este teatro es patrimonio de la humanidad. ¡Nos ha tocado la lotería!

Repite en la dirección después de una etapa entre 1993 y 1996. ¿Han sido años dedicados a reflexionar o es fiel a sus principios?
Nunca soy fiel a mis principios. Soy coherente con la línea de trabajo y con la idea de que el teatro sirva para mejorar la convivencia. La vida me ha enseñando a rectificar. Durante mi primera etapa como director tenía cuarenta y tantos años y creía que el teatro era muy importante en la vida. Ahora sé que no es importante, es fundamental.

No habría Festival de Mérida sin textos grecolatinos, lo que no ha impedido que haya dado su visto bueno a concepciones más modernas. ¿Es amigo de lo contemporáneo?
Soy contemporáneo. Lo que se hace en el Anfiteatro Romano de Mérida es proyectar una mirada nueva sobre los textos clásicos. El teatro es el arte más efímero, por lo que hay que tener muy presente el momento y la cotidianidad. Estoy muy a favor de proyectar enteder los clásicos desde una visión actual.


Escena de "Miles Gloriosus", representación que se ha convertido en la más vista de la historia del festival

No es arriesgado afirmar entonces que los textos clásicos son eternos...
Ahí reside la filosofía del festival: textos clásicos para el presente. Es precisamente esa mirada contemporánea la que nos permite echar la vista atrás para no cometer los mismos errores. No hay que olvidar que el género clásico inventado por Esquilo, Eurípides, Aristófanes o Séneca no ha sido superado. En estos últimos 100 años, el mundo ha avanzado en disciplinas como la ciencia o la tecnología, pero lo curioso es que seguimos llorando, alegrándonos y sufriendo en los mismos términos que aquellos clásicos.

Es firme partidario de atraer producciones extranjeras, pero tiene un interés especial por lo local...
La universalidad y lo particular deben convivir. Todos los agentes extremeños profesionales se merecen un lugar en este festival, y por eso he convocado para el año que viene un concurso para las compañías teatrales extremeñas que deseen formar parte del espectáculo. No tengo ninguna duda de que se lo merecen. Pero no sólo hay que proteger lo local, la universalidad del festival engloba textos que conforman el testimonio de la cultura mediterránea. Hay que poner el acento en que no somos nadie sin los griegos; de ellos proviene nuestra civilización y nuestra forma de entender el mundo. Una “Electra” de Rumanía nos hablará de la justicia, del amor y del dolor con los mismos términos que entendemos ahora. El teatro de Mérida debe ser un encuentro de culturas, de puntos de vista plurales, de idiomas, de batallas, de discusiones y, sobre todo, de contradicciones que es lo que nos hace grandes a los hombres.


¿Qué expectativas tiene de cara a la proyección internacional del festival?
Intento buscar la conexión y la colaboración con los teatros más importantes de Europa. Cuando llego a Berlín, a París o a Londres me encuentro con que quieren participar en Mérida porque es un referente único y universal. Estoy trabajando para que Mérida se incorpore a Europa desde la cultura.

En Europa suelen marchar las cosas mejor que en España...
Europa está tan mal como España y España tan mal como Europa. En cuanto a nuestra historia, España tiene puntales importantes en lo personal, pero, en general, debe aprender mucho de la Europa del este. En Eslovenia, Rumanía, Bulgaria, Rusia o Lituania nos están dando una lección absolutamente gratificante. Tenemos que aprender de sus innovaciones, de su lenguaje teatral, de sus teorías y de sus prácticas porque Occidente se ha quedado dormido. Tenemos que despertarnos, y a lo mejor Mérida es el espacio para hacerlo.

Despide la 54 edición del festival con la actuación de Enrique Morente y su hija, Estrella. Un acertado cambio de registro...
En la inauguración contamos con la música clásica de la orquesta sinfónica de RTVE. Era de honor cerrar el festival con música española de primera altura. Enrique y Estrella son indiscutiblemente de primer nivel. Tenemos el placer, además, de que ambos van a retomar el disco “Omega” dedicado a Federico García Lorca y a su “Poeta en nueva York”, así que incluso el espíritu de Lorca va a estar compartiendo el cierre.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios