www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SE EQUIVOCA GARZÓN

martes 02 de septiembre de 2008, 17:41h
Nadie medianamente responsable quiere desenterrar la guerra incivil que asoló a España hace setenta años. Salvajadas se cometieron en ambos bandos, sobre todo en el llamado republicano a cargo de los milicianos comunistas. Asustan las cifras de los eclesiásticos asesinados, por poner un ejemplo de la atrocidad de aquellas fechas en que las siembras de Caín se esparcieron por los surcos de toda España.

La Transición se organizó sobre la base de pasar página de lo que había significado la guerra incivil. Aunque reduzcamos el número de muertos a sus reales proporciones lo que ocurrió hace setenta años en España es lo peor que puede ocurrirle a una nación. Escarbar en la contienda, como hizo irresponsablemente Zapatero en la legislatura anterior, para atraerse el voto radical, es un ejercicio de inmadurez. Con la unión del exiliado Gil Robles, líder del centro derecha, y del exiliado Indalecio Prieto, líder del centro izquierda, Don Juan de Borbón propugnó la Monarquía de todos que superara la tragedia de la guerra incivil. Eso es lo que se hizo en 1976-78 con la Transición.

Remover setenta años después las tumbas y los crímenes no tiene sentido común. España, por fortuna, mira hacia adelante. Si lo hiciera hacia atrás se convertiría, como la mujer de Lot, en estatua de sal. Las nuevas generaciones deben aprender, deben saber lo que fue la guerra incivil, pero están al margen de cualquier intento de recrear el abominable clima de aquellos años en los que se enfrentaron dos extremismos, con fin inevitable en la dictadura: si ganaban los llamados republicanos, se hubiera implantado en España, la dictadura del proletariado, es decir, el comunismo; si ganaban los nacionales, la dictadura sería, como así fue, la de la clase media, es decir, el fascismo. Lo mejor que podía hacer Garzón es retirarse de la acción que ha puesto en marcha.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.