www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESDE ULTRAMAR

México: dos mentiras opositoras

jueves 04 de marzo de 2021, 20:08h

En el presente sexenio presidencial mexicano es muy frecuente dos tipos de notas circulando: las medias verdades que no admiten cotejo ni corrección porque hacerlo mataría la tirria y animadversión con la que se difunden contra el presente mandatario mexicano, López Obrador, desde un “periodismo” militante falseador, sesgado, desinformador, mentiroso que cumple la función de dispersar inquina y odio hacia el presidente; y aquellas que hacen ruido a partir de propuestas, rumores, iniciativas que no sabemos siquiera si prosperarán; y eso cuando no parten de notas falsas que terminan en nada, salvo en abonar al insulto al mandatario y en propiciar la desinformación de un amplio sector –también ciego y sordo que no quiere atender– que se las traga sin poner cuidado a lo escuchado.

Ya le digo, tenemos la mar de medias verdades y notas tendenciosas en manos de opinólogos identificables por su sesgo y su parcialidad que, irresponsables, las difunden dificultando el análisis político serio, pervirtiéndolo, mas no lo imposibilitan; al contrario: favorecen desenmascarar las mendacidades que propalan a diestra y siniestra, desmentido necesario para alertar al lector en ambas orillas del Atlántico de cotejar la información, ser cauto al tratar temas mexicanos ya que pululan los bulos, las notas erradas y la engañifa desde los supuestos análisis. Hay que fumigar esas malsanas prácticas, pues no hay que abusar de la inteligencia del público, que merece no desinformarse.

El denunciar ambos tipos de nota no es defender al jefe de Estado, sino prevenir acerca de un “periodismo” falsario que debe rechazarse en todo momento. No es lo mismo, como puede verse. Es que ese actuar no es de recibo. Ya no hablemos de cronistas citados en listas de vendidos en la era del PRI y que se les acabó esos dineros en este sexenio. De ellos usted espere un único tema: López Obrador y para mal. Lo entendemos (sarcasmo). Por cierto: sus insultos al jefe de Estado llevan esa mancha de sequía dineraria que los dibuja. Vergonzante asunto.

Dos ejemplos de este ejercicio torcido del periodismo en México nos dan cuenta analizándolo, del abuso sistemático y planificado cometido contra el público: la vacuna y un informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Los escojo por puntuales. Así, decir, asegurar que en México la vacuna se pone con fines electorales solo mirando a los comicios del 6 de junio, es una tamaña estupidez y luego no corregir los datos erróneos de medición, conteo y análisis de la ASF, siéndolos y habiendo la corrección, porque erróneos son propaganda negra baratera y desinfomadora usándolos de ariete, es de un desaseo periodístico total.

Al respecto, por la desinformación deliberada prevaleciente, es importante a veces aguardar varias jornadas para saber si la nota merecía la mínima atención o ver cómo evolucionaron los acontecimientos, justo para no publicar sandeces, que con las opositoras ya se tienen suficientes. Así, evitamos que las zarandajas expresadas desde ciertos medios opositores al gobierno, contaminen la verdad. Es importante decirlo: ambas modalidades de notas son ejemplo de advertencia para el lector, porque son intentos de desencaminar a la opinión pública, tal y como puede suceder en todas partes. De ahí la trascendencia de referirlo. No se pueden contaminar los datos con filias y fobias personales, porque la información es la que es. Hoy es necesario la precisión, no la velocidad atropellada y amañada abordando temas, así que denúnciese el sesgo con el que se aborda un asunto. Mentir no es informar. Ni siquiera disfrazándolo de no ser cómplice del gobierno.

Atañe mucho decirlo porque en el camino se desinforma deliberadamente a la opinión pública y eso sí es inadmisible e irresponsable si pretendemos una sociedad a la altura e informada. No buscarla provoca que, incluso, colegas de la academia o el ejercicio profesional que presumen de estudiar cursos contra la desinformación o para pulir dotes periodísticas difundan notas falsas o tergiversadas a sabiendas y solo por no cuadrarles el presidente mexicano, por poner un caso. Encarecerles inteligencia y honestidad intelectual no está demás si es que aspiraran a liderar opinión. Si solo obedece su extravío a vomitar su ojeriza, lo hacen estupendo y son patéticos. Lo que sea de cada quien. Mire, al grado de que me contó una persona que su exprofesora puso en redes una nota falsa anti-López y al señalárselo, le respondió: “no soy periodista para verificar su veracidad”. Por eso dice un amigo: “frente a la transformación de cuarta, una oposición de quinta”, aludiendo al lema del presente gobierno: impulsar una cuarta transformación denostada por la oposición. Esa frase es fenomenal y les jode.

Así, contemos las cosas como fueron: la ASF –que siempre se ha colisionado con el presidente de turno– está facultada para contrastar los gastos del Estado contra facturas que los comprueban. Al analizar la cuenta pública de 2019 afirmó que cancelar el aeropuerto de Texcoco para Ciudad de México –a los funcionarios pasados que lo concibieron como su negocio particular– en pro del de Santa Lucía –emblema de López Obrador– reportaba sobrecostos a razón de 332 y no 100 millones de pesos a lo proyectado inicialmente, en números obtenidos mediante una metodología cuestionada por el presidente de la República. El secretario de Hacienda la exhibió marcando 75 % de errores en el informe. La ASF reculó, debiendo rectificar sus inconsistencias reconociendo su error de cálculo –por quedar exhibida y por equívocas– y el auditor lo admitió desde el lunes 22 de febrero y este lunes 1 de marzo compareció ante la Cámara de Diputados admitiendo su fallo ofreciendo conciliar datos –la mayoría camaral morenista pidió su cabeza– mientras el sujeto manchaba el organismo a su cargo y ha despedido al funcionario directamente involucrado con esas cifras erradas. Así de sencillo el panorama y no todo mundo quiere informarlo por las razones que ya expliqué.

Resulta evidente que un tema tan delicado no se lo iba a dejar al garete López Obrador y pudo arrinconar al auditor, quien niega actuar de mala fe. El resultado de la rectificación desde la ASF que es autónoma y no necesita doblegarse a nada ni a nadie, consiste en atribuir la friolera de 200 000 millones de pesos más –menudo error– a la cifra realmente correcta, utilizada como ariete por la oposición a López, sorda de oír rectificaciones (peor para ellos) y a quienes con gusto les enmendamos la plana. La ASF solita vulneró su credibilidad derrochando torpeza.

Aludiendo a la otra nota: la vacunación se hace con fines electorales, dicen. Los hechos ciertos son: hay pandemia, el tiempo apremia y las elecciones son en junio. Ergo, la vacunación responde a otra realidad que no es la electoral: en México –al día de hoy con poco más de dos millones de personas vacunadas– se requiere registro virtual de los destinatarios para cita, que se presentan a vacunarse mostrando su carnet para votar, verificándose con tal su identidad para saber su grupo correspondiente por edad. Aunque la muestres o la fotocopien con ella, no hay manera de suplantar voto alguno. Y no se la quedan. ¿Qué la vacuna te la puso este gobierno federal? Sí, enhorabuena y Santas Pascuas. Nadie demuestra el nexo vacuna-voto por Morena, partido en el gobierno federal. Es imposible con los controles electorales preexistentes el saber si la vacuna es o será detonante de un voto a Morena. Pero vende hacer alharaca. Decir que será detonante de voto demuestra ignorancia del sistema electoral mexicano.

Desde el priismo acusan que la vacuna se pone con fines electorales. ¿Lo dicen porque Sonora, que pinta para perderla el PRI, pide y recibe vacunas desde el gobierno federal? Entonces tal vez es el PRI el beneficiario experto en utilizar los programas sociales para su provecho y bolsillo personales. Algunas entidades anuncian semáforo epidemiológico favorable, casualmente con comicios locales en junio. Y las gobierna el PRI. Eso sí es ser clientelar. El PRI de siempre, ya sabe. Y como puede constatar sí hay varias formas de contar las cosas. Servidos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios