www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

OCTAVOS - VUELTA

El Barcelona mejora pero no puede con Keylor Navas | 1-1

El Barcelona mejora pero no puede con Keylor Navas | 1-1
Ampliar
miércoles 10 de marzo de 2021, 23:33h
El portero del PSG se lució, taponando el vendaval de juego y llegadas del bloque catalán en su mejor versión. Paró un penalti decisivo a Messi antes del descanso, con 1-1 en el marcador. Y ahí se acabó la eliminatoria. Por M. Jones

El FC Barcelona saltó al césped del Parque de los Príncipes al galope de su mejor fútbol de la temporada. Tras arrasar y remontar al Sevilla, los catalanes fueron al abordaje de la remontada del 1-4 que sufrieron en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones. Ronald Koeman no varió su fórmula mágica y colocó a De Jong como tercer central, con Pedri y Busquets en la medular, Jordi Alba y Dest en los costados y Lionel Messi, Ousmane Dembèlè y Antoine Griezmann en punta. Mauricio Pochettino, en su caso, no modificó su idea y sólo introdujo a Draxler como variante. Hubo de lidiar con la sensible baja de Neymar, nuevamente.

El encuentro nació como se esperaba. El gigante azulgrana acaparó la posesión (del 70% en el primer acto) y presionó con ardor tras pérdida. Esa puesta en escena le aseguró una iniciativa tranquila, pues maniataba a un PSG arrinconado e imposibilitado para explotar la contra con Kylian Mbappè e Icardi. Asimismo, aliñaron ese movimiento autoritario con una velocidad y armonía combinativas que desde temprano desestabilizaría al achique francés.

El Barça volaba en su intensidad y concentración, constriñendo a los parisinos a evidencias una consistencia defensiva de la que no disponen. Desde el primer pestañeo, por actitud, esfuerzo y fluidez, se percibió que la gesta del escuadrón visitante resultaba imaginable. Dembèlè, colocado de delantero centro para amortizar su velocidad al espacio, protagonizaría las aproximaciones más claras del prólogo. Se filtró varias veces a la espalda de Marquinhos y Kimpembe, mas el 'Mosquito' se estrellaría en un Keylor Navas que se confirmaría como el mejor de la delegación local.

Con Laporta disfrutando ya en el palco como nuevo presidente, el atacante galo concatenaría tres llegadas nítidas, con aspecto de mano a mano con el meta 'tico', mas se topó siempre con los reflejos y seguridad de éste. Messi lucía enchufado, en su rol de asistente de lujo. Esa relación haría añicos a un balance defensivo francés que sollozaría por un amplio intervalo. Se trataba de un asedio de libro, con los culés viajando en un ritmo efervescente, convencidos de su posibilidad a pesar de la falta de puntería. Pedri y Jordi Alba respladecían.

Se quemaría el minutaje en ese compás unidireccional hasta que Mingueza vio la amarilla por agarrar a Mbappè y en la siguiente jugada se jugó la expulsión. El colegiado le perdonó una más que posible segunda amarilla y el vigente finalista de Champions se soltó algo más, cruzada la media hora. Precisamente en el 30 de juego, Lenglet -gafado este curso- cometería penalti por derribo a Icardi dentro del área. Le regaló a Mbappè la opción de ampliar su racha goleadora continental y la perla puso el cuero en la escuadra para un 1-0 del todo descontextualizado.

Sin embargo, esa cornada no dañó al cumplimiento de la hoja de barcelonesa. Y cinco minutos más tarde lo demostró Messi con un latigazo de zurda, desde larga distancia, que quitó las telarañas del ángulo defendido por Navas. El trueno del argentino, con factura de golazo de videoteca, insufló de nuevo convicción a sus compañeros y Sergiño Dest bordearía la remontada con una volea que escupió el travesaño. Había acelerado un Barça inalterable en su propósito y recogió fruto a su exhibición en la jugada previa al descanso. Kurzawa llegó tarde ante Griezmann y provocó una pena máxima -siendo también indultado por el trencilla, pues estaba amonestado-. Messi disponía de la ventana de oportunidad anhelada. Pero el seis veces Balón de Oro falló el lanzamiento. Navas lo repelió con los pies y la madera terminó de expulsarlo. Congelando la dinámica anímica azulgrana.

Koeman, visto lo visto, no movió ficha en el intermedio y confió en el once que había dominado por completo al favorito. Mas, el neerlandés no leyó dos aspectos: sus subordinados acusaban una herida de decepción por el tren que se había escapado en el minuto 46 y Pochettino había ordenado dar un paso al frente, adelantar las líneas y discutir el monólogo catalán. En consecuencia, el tempo cayó y el duelo se enmarañó en un centrocampismo denso que anestesiaba a la hambrienta mentalización culé. Ahí se clausuraría el horizonte heroico de un Barça que al fin batalló de igual a igual con un grande europeo. Navas neutralizaría el resto de intentos, con Trincao, Junior, Aliex Moriba, Braithwaite y Pjanic en cancha, y la ausencia de pegada certificó la eliminación prematura de un club en reconstrucción. Que no se caía en este peldaño desde 2007.

- Ficha técnica:

1- París SG: Navas; Florenzi (Dagba, m.76), Marquinhos, Kimpembe, Kurzawa (Diallo, m.46); Gueye (Danilo, m.59), Paredes; Mbappé, Verratti (Rafinha, m.84), Draxler (Di María, m.59), Icardi

1- Barcelona: Ter Stegen; Mingueza (Junior, m.35), De Jong, Lenglet; Dest (Trincao, m.66) Busquets (Pjanic, m.79), Pedri (Moriba, m.79), Alba; Dembélé (Braithwaite, m.79), Messi y Griezmann

Goles: 1-0, m.30: Mbappé, de penalti; 1-1, m.37: Messi

Árbitro: Anthony Taylor (ING), amonestó a los locales Kurzawa, Gueye, Paredes e Icardi, y a los visitantes Mingueza, De Jong y Lenglet.

Incidencias: partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el Parque de los Príncipes de París a puerta cerrada a causa de la pandemia. Debut en el palco como presidente electo del Barcelona de Joan Laporta en su segunda etapa al frente del club español.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios