www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CUARTOS - IDA

El Real Madrid se reivindica frente al Liverpool | 3-1

El Real Madrid se reivindica frente al Liverpool | 3-1
Ampliar
martes 06 de abril de 2021, 23:16h
Los españoles firmaron un primer acto monumental. Kroos resplandeció y llegaron 2-0 al descanso. Reaccionaron los británicos, pero Vinicius reclamó los focos. Por Diego García

El estadio Alfredo di Stéfano, en Valdebebas, se engalanó como pudo este martes. Acogería la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones que disputaban Real Madrid y Liverpool, dos de los clubes que más Copas de Europa atesoran en sus vitrinas. Se trataba de un duelo que examinaría la consistencia de unos ilustres competidores masacrados por las lesiones. Los españoles arribaban montados en una inercia de once duelos sin conocer la derrota, aferrados a la pelea por el título liguero; mientras que los ingleses acudían tras haber goleado al Arsenal, mas lejos de las plazas continentales en una Premier en la que viajan a 22 puntos del City -suman 34 menos de los que llevaban el curso pasado en este punto y han perdido seis de los últimos once partidos-.

Zinedine Zidane sabía que debía lidiar con las ausencias de Sergio Ramos, Dani Carvajal y Eden Hazard. Esta mañana se enteró del positivo por Covid de Varane. Le supliría con Militao, quien formó con Nacho, Lucas Vázquez y Mendy en la zaga completada por Courtois. Volvió al 4-3-3 y Casemiro, Luka Modric y Toni Kroos ocuparían el eje. Marco Asensio y Vinicius se pegarían a los extremos, con Karim Benzema en punta. La lista de revulsivos se compondría de Marcelo, Isco, Fede Valverde, Rodrygo, Mariano y los canteranos Arribas y Hugo Duro.

Jürgen Klopp, en su caso, no convocó a Virgil Van Dijk, Joe Gomez, Joel Matip, Divock Origi y Jordan Henderson. Eligió colocar a dos zagueros endebles -Phillips y Kabak- para que Fabinho regresara a su puesto preferido, el de mediocentro. Alisson protegería el arco, Robertson y Alexander-Arnold ejercerían de carrileros, y Wijnaldum y Keita trabajarían en la medular. Sadio Manè, Mohammed Salah y Diogo Jota competirían como tridente. Roberto Firmino empezaría en la banca, junto a Thiago, Milner, Oxlade-Chamberlain, Shaqiri y Curtis Jones.

Arrancó el cruce desprovisto de los dos mejores defensores del planeta, condicionado por las cuentas pendientes y con la prevista explosividad energética. Discutieron el control de la posesión por medio de presiones altas y el rigor táctico ahogó a la calidad en un prólogo de voluntad valiente, ofensiva y compartida. Se avisaron, mutuamente, de lo resbaladizo de cometer una imprecisión que diera pie a la transición ajena. La red de emboscadas exigía una fluidez quirúrgica en la creación del juego, y en ese ajedrez comenzó mejor el sistema capitalino.

Lucas Vázquez y Asensio probarían suerte antes del minuto 15, siendo el testarazo cruzado de Vinicius la acción más peligrosa. En ese lapso los británicos no pescarían más allá de un centro inocuo de Alexander-Arnold. La prudencia marcaba el compás, con el escuadrón de Chamartín cumpliendo el primer epígrafe del plan: reclamar la iniciativa para anestesiar las revoluciones y esquivar el temido ida y vuelta. Kroos y Modric se desperezaban y obligaban a una bajada de líneas visitante.

Vinicius y Mendy amenazaban con descoser las costuras del frágil equilibrio contrincante por el perfil izquierdo, al tiempo que sólo Manè escudriñaba la manera de amortizar el repliegue de sus compañeros. Poco a poco, los treces veces campeones de Europa se instalaron en cancha oponente. En el 24, un robo del imperial Casemiro fue usado por Kroos para dejar a Benzema en mano a mano con Kabak, venciendo el central. Y en el 27, el arquitecto alemán dibujó un pase en profundidad extraterreste hacia el desmarque de Vinicius. El envió, de más de 40 metros, conectó con la flecha brasileña, que controló con clase e inauguró el marcador. Se había negado el conjunto 'Red' a encerrarse y lo pagó. La apuesta ambiciosa no se sostiene igual con los centrales reservas.

Atravesada la media hora, los vigentes ganadores de la Premier lanzaron su primer córner. Se habían registrado hasta entonces tres faltas, retrato del pelaje del evento, cuando los de Chamartín pidieron posible penalti de Kabak sobre Benzema y Vinicius y Asensio chutaron en posiciones francas. Yacía incómodo el dibujo de Merseyside, incapacitado para vigilar con éxito su espalda y para conectar un puñado de pases. Y en el 36 se detonaría lo que asomó como un punto de inflexión. El enésimo pase al espacio de Kroos instó a Alexander-Arnold a efectuar una mala cesión hacia Alisson. Asensio capturó el regalo, esbozó un sombrero al portero y decretó el 2-0. El Madrid se reivindicaba con un golpe atronador sobre la mesa.

En el camino al intermedio, Courtois tampoco estrenaría sus guantes, Alisson salvó a los suyos -desvió, in extremis, un derechazo de Asensio tras otro fallo de su zaga- y Klopp dio entrada a Thiago -señalando a Keita-. El estratega germano vio cómo el mediocampo español les aplastó y entendió que había arribado un momento de eliminatoria. Le urgía reaccionar. Decretó una pelea seria por el dominio del cuero y sus carrileros mutaron en extremos, arriesgando. El fruto apareció de inmediato: forzaron que los madrileños adoptaran la fórmula de encierro y contragolpe. Y en el 50 Salah recortó distancias. El egipcio anotó al cazar un rechace, tras el primer desajuste local. Un tiro a puerta, un gol.

Los centros laterales se multiplicaron y Diogo Jota cabeceó al lateral de la red una parábola de Alexander-Arnold. Habia cambiado el paisaje. El correcalles sobrevenido desestabilizó a los madridistas, con los 'scousers' sueltos en su salsa. Kroos guerreó para poner un lazo a la dinámica y lanzó arriba en el 62, mas Mendy rescató a sus compañeros, arrebatando a Manè las tablas -en otra transición venenosa-. Al galope, Asensio perdonó un dos para uno con Vinicius y el brasileño ampliaría la brecha tras pase de Modric y después de un mero saque de banda -minuto 65-. En el cuerpeo directo, en la anarquía, también se demostró un púgil válido el Madrid. Para sorpresa isleña.

Comparecerían Fede Valverde, Firmino, Shaqiri y Rodrygo, y se confirmó la querencia por la primacía de carrera perenne y asfixiante. En la moneda al aire, activada hasta el desenlace, se distribuiría el flujo de llegadas. Alisson tapó un latigazo de Benzema patrocinado por 'Vini'; Jota no enchufó un testarazo propicio de milagro; Thiago no dirigió su zurdazo desde la frontal; Phillips quitó al goleador francés su diana de la noche; y Militao se hizo enorme como antiaéreo. Con todo, sin fuelle y a pesar de la superioridad capitalina -en estático y en vuelo-, Anfield decidirá.

- Ficha técnica:

3. Real Madrid: Courtois; Mendy, Militao, Nacho, Lucas Vázquez; Casemiro, Modric, Kroos; Vinicius (Rodrygo, min. 84), Asensio (Fede Valverde, min. 69) y Benzema.

1. Liverpool: Alisson; Robertson, Phillips, Kabak (Firmino, min. 80), Alexander-Arnold; Fabinho, Wijnaldum, Keita (Thiago, min. 41); Salah, Jota (Shaqiri , min. 80) y Manè.

Goles: 1-0, min. 26: Vinicius Junior; 2-0, min. 35: Marco Asensio; 2-1, min. 50: Salah; 3-1, min. 64: Vinicius Junior.

Árbitro: Felix Brych (Alemania). Amonestó a Mane (min. 38), Lucas Vázquez (min. 48), Thiago (min. 55) y Trent Alexander-Arnold (min. 82).

Incidencias: partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Alfredo di Stéfano.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios