www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESDE ULTRAMAR

Suez, vacunas, campañas, outsourcing…

jueves 08 de abril de 2021, 20:27h

La Semana Santa no descansó en materia informativa. El taponeo al canal de Suez y su consiguiente desbloqueo nos ha demostrado varias verdades que o se daban por sabidas o nos eran indiferentes sin más, como la olvidada mentada vía, cuya obstrucción nos recordó de su existencia y nos mostró su trascendencia, que no se limita a saber si inspiró o no la ópera Aída –que estrenada en El Cairo no presenció Verdi– o el haberlo inaugurado la emperatriz Eugenia de Montijo, desafiando como interpósita persona de su marido el impresentable Napoleón III, el pequeño, a los intereses británicos, sellando así su perdición; y en cambio, la ruta traza como verdad su utilidad, pues sigue siendo clave representando entre el 12 y el 20 % del tránsito del comercio mundial, dependiendo de cual fuente lo diga.

La segunda verdad es que el Canal nos recuerda que por mucho que desde la administración de empresas, los negocios internacionales y la mercadotecnia nos vengan siempre con la cantaleta de que el futuro del comercio será digital, en tanto no se invente la tecla teletransportadora de mercancías, las mercaderías se mueven por los mares, fundamentalmente; y los pasos artificiales o estratégicos siguen siendo más óptimos que bordear continentes enteros, resultando fatal su taponamiento por la causa que sea, inclusive del canal de Panamá o los estrechos de Ormuz o Malaca. Además, advierte el suceso que el mantenimiento de tamañas vías debe de ser sobradamente esmerado. Dicho esto por los estudios que adviertan de uno deficiente en Suez. A ver si no se revierten a Egipto sus pretensiones pidiendo indemnizaciones y sea el que las pague. ¿Lo de Suez será anecdótico? Más nos vale. Y The New York Times denunciaba la ciclópea dimensión de los portacontenedores. Es una alerta que no debería desestimarse.

En mi entorno ha llegado la vacuna. Adultos mayores, de 60 años en adelante y muchos de más de 80, acudieron en tropel a vacunarse desde mediados de la Semana Mayor al Domingo de Pascua. Inundadas las redes sociales con sus fotos reflejando paz y tranquilidad, no tienen precio frente a las mezquindades políticas de los opositores al proceder del gobierno federal que acertadamente coordina su aplicación en exclusiva. Diré que algunos conocidos abiertos opositores, han callado haberse vacunado o se han mostrado agradecidos, si acaso, con Dios. Cómo cree que su orgullo les iba a permitir reconocer el origen del suministro –es mucho pedirles agradecer– desde un gobierno con el que no comulgan. De rodillas, pero erguidos, no cabe duda, parafraseando a Ronald Reagan hablando de la decadencia estadounidense que prometía frenar. Y no digo que tengan que agradecer nada. Solo le describo algunas trampitas del proceder como si alguien les fuera a recriminar haberse vacunado. En la misma, semanas atrás lanzaban la perorata de que las vacunas no son gratis, las pagan con sus impuestos. ¡Bingo! Son tan apañados y de una sabiduría tal que a mí me dejan con los ojos así, mire, así. Con tal de hacerla cansada. Su incongruencia vacunándose debería facilitarles ser más asertivos, menos mendaces y no dar palos de ciego como van.

Mientras rezongan que les dejen adquirir vacunas que ya pueden y no hay, acaparadas por los gobiernos del mundo en esta primera etapa como es natural y correcto; o de perdida, que los dejen suministrarlas, vendiéndolas, se difundió un informe de exceso de mortalidad en 2020 que eleva a 331 mil muertos y no 200 mil, los acaecidos en México, revolviendo opositores que fue por COVID-19, sin atender el ‘puede’ o el ‘se sospecha’. Hasta Televisión Española tropezó con eso, validándolo. Mas ¡cuidado! ni el gobierno mexicano ha sustituido con esa cifra la otra en el conteo diario de fallecidos por esa causa y partamos de que sí, hay notable deceso mas en su día sin identificar COVID-19 por falta de las pruebas. Es causa supuesta y queda en eso. En México los medios opositores sí la difundieron para exhibir al gobierno que la publicó y que solo repite los números trasladados a él por las provincias, recabándolas aquellas de los hospitales. Vil Elucubración. Y para mi sorpresa, Estados Unidos sí le dio vacunas a México. Estoy admirado del gesto que desestimé posible en semanas atrás. Falta reiterar desde el gobierno que la vacuna recibida no inmuniza, solo palia la enfermedad. No erremos.

La duda que a muchos nos ronda es cómo se comportará en México el asesino virus luego de Semana Santa con tanto paseante desatado. Los llaman covidiotas. Aunque las zonas hoteleras playeras reportaron solo 66% de afluencia, la gente no entiende y delega al gobierno mexicano su responsabilidad. Acecha la tentación de rebajar la alerta a semáforo epidemiológico verde para enviar una señal equivocada vendiendo que todos los gobiernos de todos los partidos, sobre todo opositores a Morena (que son los más) sí son magníficos gestores de la pandemia y de cara a los comicios del 6 de junio. Un crimen, ya le digo.

El incidente de una enfermera casualmente grabada inyectando con una jeringa vacía, no puede tachar una campaña masiva de vacunación vista por todos al no ser una práctica multitudinaria. Fue un error detectado que no mató la otra nota de la Semana Mayor: el inicio de las campañas para las elecciones del 6 de junio.

Ya arrancaron las de mitad de sexenio. Se renovará la Cámara de Diputados federal –el 88% de sus miembros por distrito buscarán la reelección– anquilosada así su renovación y que no hará mucho más en manos opositoras; y falta los electores con la última palabra, que es lo importante. Y no votarán a otros si la oposición a Morena (partido mayoritario) les pone los mismos cartuchos quemados de siempre como ya amagó con hacerlo. La composición del arco parlamentario no se modificará merced a ser opositores, porque tales no se han ni renovado ni han sido autocríticos con su gestión pasada ni mucho menos rectificadores. La oposición no es mejor que Morena y no ha entendido el mensaje en las urnas de 2018. No dice qué hará si ganara una mayoría calificada ni es propositiva ni trae un plan de largo plazo viniendo con una alianza aberrante de partidos antagónicos. Por el contrario, todo solo es odiar a López Obrador. Es que cual opositores se piensan que los electores son estúpidos y les darán el voto a ciegas por su linda cara como creen lerdos analistas y comentócratas. Se equivocan ampliamente pues no se renueva ya que chango viejo no aprende nuevos trucos y menos los bandidazos priistas saqueadores sin remedio.

15 gubernaturas provinciales en juego apuntan al triunfo de mujeres y son más por mandato de ley al candidatearlas que por ánimo de su cerrados partidos. Parece lo único positivo de estos comicios, que no los gana el partido nacional gobernante de turno desde las intermedias de 1997. Morena tendrá que defender su gestión, cosa complicada pero los opositores solo ofertan insultos y crispación desde hace 3 años y sus antecedentes no les ayudan. En ese nudo gordiano nos hallamos. El padrón electoral es de mayoría de mujeres y las votaciones serán bajo pandemia.

Que la oposición que avaló el outsourcing en 2012 –que ha esquilmado a la clase trabajadora mexicana– no olvide que al empresariado se le ha cantado poner fin a tal debiendo matizarlo en 3 meses, pues no cuaja ya la ecuación “bajos salarios-país competitivo por tales-inversiones y exportaciones garantizadas”, pero ganando solo los de siempre, siendo una competencia desleal. Ya no. Eso puede dar más votos a Morena en el gobierno y a sus candidatos que aplicar vacunas que no explican el nexo vacuna-voto a Morena que preocupa a la oposición. Y que lo entienda quien pueda, que a estas alturas ya no es quien quiera.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios