www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 30

El Real Madrid golpea al Barcelona y se encarama a LaLiga | 2-1

El Real Madrid golpea al Barcelona y se encarama a LaLiga | 2-1
Ampliar
domingo 11 de abril de 2021, 10:39h
Un primer acto sólido de los merengues, jugado al contragolpe, sentenció el envite con goles de Benzema y Kroos (2-1). Reaccionaron los catalanes pero no llegaron a la orilla. No sin polémica. Por Diego García

Corea del Norte, Malta, Papúa Nueva Guinea y Mongolia se han resistido a retransmitir el Clásico de este sábado. El resto el planeta se ha concentrado en el partido que han disputado Real Madrid y Barcelona en el estadio Alfredo di Stéfano. Un choque de colosos en el que batallaron por tres puntos dorados desde el prisma de la carrera por LaLiga -ya en la jornada trigésima- y del que salieron triunfales los locales, que subieron al liderato por vez primera este curso -empatan con el Atlético, que juega este domingo-. Y completan su dominio ante el enemigo íntimo, al que también doblegaron en el Camp Nou. Los capitalinos hubieron de recomponer la figura tras el éxtasis continental, mirando de reojo al inminente viaje a Anfield, mientras que los catalanes se presentaron con la voluntad de culminar su remarcable escalada clasificatoria -no conoce la derrota desde diciembre-.

Zinedine Zidane hubo de lidiar con las bajas de Sergio Ramos, Eden Hazard, Dani Carvajal y Raphael Varane. Eligió reforzar su medular para gozar de más equilibrio, con Fede Valverde acompañando a Casemiro, Toni Kroos y Luka Modric. Lucas Vázquez, Militao, Nacho y Ferland Mendy protegerían a Courtois, con Vinicius y Karim Benzema en punta. Marcelo, Mariano, Rodrygo, Isco y Marco Asensio comenzaron desde la banca. Ronald Koeman, en su caso, no contó con Ansu Fati, Philippe Coutinho y Neto. Reprodujo, sin matices, la fórmula que ha dado consistencia a su proyecto. Tres centrales -Mingueza, Araújo y Lenglet- con Jordi Alba y Sergiño Dest en los costados. Sergio Busquets y Frenkie De Jong actuarían como anclas y Pedri conectaría con Ousmane Dembélé y Lionel Messi. Se uniformaron como revulsivos Martin Braithwaite, Trincao, Miralem Pjanic, Ilaix Moriba, Antoine Griezmann o Riqui Puig. Y Gerard Piqué, infiltrado, quedó en el banquillo.

Echó a rodar la pelota en un marco de valentía y ambición compartidas. El prólogo acogió un desafío, de tú a tú, en el que se mezclaban presiones ardorosas, exigencia en la precisión y un derroche físico y mental importantes. En ese escenario, el Barça asumió la iniciativa, gestionando mejor la relación controladora con el esférico, adoptando los merengues un presupuesto más tendente a la verticalidad. Con celeridad se confirmó la tremenda batalla de los laterales, con Mendy, Lucas Vázquez, Dest y Alba llegando a la línea de fondo ajena. La congestión restaría relevancia a las porterías.

Las hostilidades se inauguraron con el pase de Messi al centro de Jordi Alba que despejó, un extremis, Courtois. Mingueza chutó a las nubes el rechace y Araujo repelió, como pudo, el primer córner local. A pesar de la muestra de jerarquía, el envés del riesgo aceptado costaría caro a los culés en el minuto 14. Fede Valverde rompió en conducción, y en transición, cediendo para el centro de Lucas Vázquez y el remate a gol de Benzema. Dañaron en la espalda de Alba y el francés pintó un taconazo de terciopelo para sorprender a Ter Stegen.

Reaccionaron los visitantes con un desborde de Messi -encarando los huecos en los costados de Casemiro- y envió venenoso que Dembèlè no embocó de milagro. Pedri y De Jong mandaban entre líneas y 'La Pulga' gritaba protagonismo, empujando a los defensores del título al encierro. La inercia corroboraba el pronosticado duelo de estilos, dentro del carácter camaleónico en que se manejan los púgiles. Y los madrileños guerreaban, con éxito, para anestesiar y trompicar el tempo. Antes del 25 de juego nadie conectaría una llegada, más allá del lanzamiento de falta desviados de Benzema.

Con el paso del minutaje se amarrarían más al rigor táctico y bajaron las revoluciones los azulgranas en lo relativo a la circulación. Por ende, la zaga de Concha Espina creció. Además, apostaron por la velocidad de Vinicius, que constituyó una amenaza latente a la contra. Y de una de esas arrancadas vertiginosas, el brasileño pescó una infracción en la frontal. Kroos ejecutó el tiro y detonó un punto de inflexión: su derechazo rebotó en Dest -errado en la barrera- y se coló después de que Alba no atinara a sacar bajo palos. El galope capitalino alcanzó a noquear a la propuesta colorida -pero de lentitud creciente- blaugrana. El dibujo barcelonés se partía tras cada pérdida, con Busquets sobrepasado en el rol de salvavidas.

Se encaminó el choque hacia el intermedio con el pentagrama agudizado. Monopolio culè y peligro merengue. Al tiempo que Dembèlè pateaba al aire un centro de De Jong (sufría sin espacios que recorrer), Valverde encañonaba al poste y Ter Stegen salvaba a los suyos, con un paradón al remate de Vázquez -minuto 34-. Mingueza sollozaba en la marca del carioca y 'El Pajarito' rebosaba a Lenglet. Y sólo registraron los madrileños un lunar a su sólido y astuto primer acto. Se lesionaría Lucas Vázquez por una dura entrada de Busquets y le suplió Odriozola. Y Messi bajaría el telón con un fogonazo de genialidad. Inventó un gol olímpico que escupió la madera y estrelló en Courtois un remate angulado, desde el área pequeña.

En cambio, la retaguardia madridista había secado a uno de los ataques más lucidos del Viejo Continente. Koeman leyó esa tendencia, lo juntó con la fragilidad de su esquema y dio un volantazo. Deshizo el sistema y ordenó un 4-4-2 con Griezmann -entró por Dest- y Dembèlè en las bandas. Quisieron los culès acelerar su combinación y el Madrid radicalizó su catenaccio. Se jugaba en la cancha de la delegación de Chamartín, bajo una tempestad condicionante. En cambio, no se transformó la trama. La jurisdicción de las aproximaciones claras seguía perteneciendo al contragolpe madridista. Antes del 60 Kroos y Benzema remataron alto y sin marca. Un único intento de Messi, taponado, inquietaría al arquero belga en el pretendido asedio.

Pero Mingueza recortó distancias en el 61. Alba atacó a Odriozola, le ganó y centró para que Griezmann amagara el control y el central anotara, en una maniobra heterodoxa. Había detectado el Barça el punto flaco ajeno y el lateral zurdo llegó al área pequeña y puso una trayectoria que Courtois se sacó de encima con problemas. Comparecerían Asensio y Sergi Roberto -por Valverde y Busquets-, y Vinicius dispararía al palo, en la constatación del cara a cara desatado. En este intervalo eran los locales los que no lograban acomodarse, con su estructura demasiado estirada. Con todo, Kroos perdonaría la sentencia -embocó un testarazo con todo a favor-, Messi no superaría la barrera en una falta propicia y Mingueza trazó un pase espinoso que no localizó rematador.

El desenlace asomó con Marcelo, Isco, Mariano, Ilaix Moriba, Trincao y Braithwaite -por Araujo, Vinicius, Benzema, Kroos, Pedri y Dembèlè- en el césped. No le quedó otra a Zidane, pues debía repartir esfuerzos pensando en la Champions, y los azulgranas acabarían con un defensor. Y el bloque en ventaja, con tres, más cohesionado. En ese paisaje postrero sobrevino una traca. Moriba cabecearía a las manos de Courtois; Stegen llegó por poco a desviar el centro-chut de Odriozola; Marcelo ejecutó una volea mal dirigida; Isco desperdició una llegada franca; Alba se adelantó al portero belga y el cuero se marchó; Casemiro vio dos amarillas en dos minutos; Courtois atrapó un zurdazo flácido de Messi; Moriba marraron dos intentos; Marcelo perdió la redonda cuando encaraba a Stegen; e Ilaix conectó al larguero en el 93. Un posible penalti -de Mendy a Braithwaite, negado por el colegiado y el VAR- daría por concluido un combate que aumenta la racha merengue a trece duelos seguidos sin caer.

- Ficha técnica:

2. Real Madrid: Courtois; Lucas Vázquez (Odriozola, min.42), Militao, Nacho, Mendy; Casemiro, Kroos (Isco, min.72), Modric, Fede Valverde (Asensio, min.60); Vinicius (Marcelo, min.72) y Benzema (Mariano, min.72).

1. Barcelona: Ter Stegen; Mingueza, Araujo (Ilaix Moriba, min.72), Lenglet; Jordi Alba, Busquets (Sergi Roberto, min.64), Pedri (Trincao, min.80), Dest (Griezmann, min.45); Dembélè (Braithwaite, min.80) y Lionel Messi.

Goles: 1-0: Benzema, min.14; 2-0: Kroos, min.28; 2-1: Mingueza, min. 61.

Árbitro: Gil Manzano. Amonestó a Pedri, Araujo, Nacho, Sergi Roberto y Koeman, y expulsó a Casemiro (doble amarilla, min.91).

Incidencias: partido correspondiente a la 30ª jornada de LaLiga, disputado en el estadio Alfredo di Stéfano sin público.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

1 comentarios