www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

VACUNAS CONTRA LA COVID

Características y efectos secundarios de las vacunas de AstraZeneca, Pfizer, Moderna y Janssen

martes 13 de abril de 2021, 11:55h

Hasta el 21 de marzo de 2021, se han administrado en España 6.125.119 dosis de vacunas contra la Covid-19, que corresponden a 4.136.963 personas, ya que un 48% recibieron la pauta completa. El 79% de las dosis correspondieron a la vacuna Pfizer, el 16% a la de AstraZeneca y el 5% restante a la de Moderna. Mientras, el reparto de la vacuna de Janssen previsto para esta semana se ha retrasado al registrarse seis casos de trombos en EEUU. En principio, este preparado servirá para acelerar la inmunización del grupo de edad comprendido entre los 70 y 79 años.

Los inusuales trombos notificados entre personas que recibieron la vacuna de AstraZeneca han puesto la lupa sobre los efectos adversos. Por ello, las autoridades sanitarias han puesto especial interés en conocer los efectos secundarios graves o no conocidos tanto de este preparado, como de los otros dos que ya se están inyectando en España.

Así, según el cuarto Informe de farmacovigilancia sobre vacunas COVID-19, que hizo público este viernes la Agencia Española del Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), hasta el pasado 21 de marzo se han notificado un total de 11.182 de acontecimientos adversos (0,18%), lo que supone que ha habido 183 notificaciones por cada 100.000 dosis administradas. El 84% ha sido comunicado por profesionales sanitarios y el 16% por ciudadanos.

La mayoría de las notificaciones corresponde a personas de entre 18 y 65 años (93%) y mayoritariamente a mujeres (82%). Además, se han comunicado tres casos que incluyen acontecimientos de corta duración y sin gravedad (diarrea, vómitos e irritabilidad) en lactantes cuyas madres se habían vacunado con Pfizer o Moderna.

El documento destaca que los efectos adversos más frecuentes siguen siendo los trastornos generales como la fiebre, dolor en la zona del pinchazo, cefalea, mareo, dolor muscular (mialgia) y articular (artralgia).

PFIZER

Respecto al preparado de Pfizer, Sanidad avisa de que está estudiando una posible relación entre una "inflamación en zonas de la cara" en pacientes que se habían aplicado previamente inyecciones de relleno bajo la piel (por ejemplo, de ácido hialurónico).

Junto con este posible efecto adverso, que todavía está en estudio, Sanidad sintetiza que se han administrado 4.834.876 dosis de Comirnaty a 2.950.304 personas (1.884.572 completaron la pauta). La mayoría de las notificaciones corresponden a mujeres (83%) y a personas de entre 18 y 65 años (91%).

Se han registrado un total de 8.447 notificaciones de acontecimientos adversos -lo que correspondería al 0,4% del total-, que incluyen 23.084 términos descriptores.

En este sentido, los trastornos generales como fiebre o dolor en la zona de vacunación siguen siendo los más frecuentemente notificados, seguidos de los trastornos del sistema nervioso (mayoritariamente, cefaleas y mareos) y del sistema musculo-esquelético (principalmente, mialgia y artralgia).

De esta forma, la fiebre supone el 41% de los efectos, la cefalea el 30%, la mialgia el 22% y el dolor en la zona del pinchazo, el 14%. En todo caso, son "acontecimientos pasajeros que pueden aparecer en los primeros días tras la vacunación", dice el documento.

La vacuna de Pfizer contiene una molécula de ARN mensajero (ARNm) que posee las instrucciones para producir la proteína espícula. Esta proteína se encuentra en la superficie del virus SARS-CoV-2 y es necesaria para que este pueda entrar en las células del cuerpo.

Cuando una persona recibe la vacuna, algunas de sus células leerán las instrucciones del ARNm y producirán temporalmente la proteína de la espícula. El sistema inmune de la persona reconocerá esta proteína como extraña y producirá anticuerpos y células T activadas para defenderse.

Si más adelante la persona entra en contacto con el virus SARS-CoV-2, su sistema inmune lo reconocerá y estará preparado para defenderse frente a él. El ARNm de la vacuna no permanece en el cuerpo, sino que se destruye poco tiempo después de la vacunación.

La administración de Pfizer consiste en dos inyecciones en el brazo con una separación de al menos 21 días. Se transporta en cajas térmicas mantenidas en torno a -70ºC mediante hielo seco y, una vez llega a su destino, hay que refrigerarla en un ultracongelador (entre -60ºC y -90ºC), donde puede conservarse hasta seis meses; o en un frigorífico, entre 2 y 8ºC, donde podrá conservarse durante cinco días (120 horas).

Una vez descongelada, la vacuna no puede volver a congelarse.

MODERNA

Las dosis de esta vacuna inyectadas hasta el 21 de marzo ascienden a 304.715, que corresponden 201.191 personas, ya que 103.524 recibieron la segunda dosis; la mayoría fueron mujeres (68%); y por grupos de edad, el 72% tenían entre 18 y 65 años y el 28%, más de 65 años.

En este plazo se han registrado un total de 901 notificaciones de acontecimientos adversos tras la administración de este suero (el 0,29%), que incluyen 2.741 términos descriptores.

Los trastornos más frecuentes notificados también es la fiebre, seguido de los trastornos del sistema nervioso y del sistema músculo-esquelético (artralgia y mialgia).

El más común es la fiebre (50%), junto con la cefalea (31%) y mialgia (23%).

La vacuna de Moderna funciona igual que la de AstraZeneca, pues también contiene una molécula de ARN mensajero (ARNm). Sin embargo, su conservación es distinta: la vacuna debe preservarse en un congelador con una temperatura de entre -25ºC y -15ºC, donde podrá conservarse hasta 7 meses; también puede almacenarse en el frigorífico, entre 2ºC y 8ºC, donde podrá conservarse durante 30 días.

Tras pinchar el vial para extraer la primera dosis, la vacuna debe usarse en las seis horas siguientes; una vez transcurrido este tiempo, la vacuna debe desecharse. La vacuna se administra por vía intramuscular en una pauta de dos dosis separadas al menos 28 días.

ASTRAZENECA

El informe de la Aemps sobre los efectos secundarios se realizó antes de que la EMA encontrara el pasado miércoles el "posible vínculo" de AstraZeneca con varios episodios raros de trombosis con trombocitopenia aparecidos en personas vacunadas con este fármaco en varios países europeos, entre ellos España.

Hasta el 21 de marzo, después de haber estado suspendida su administración durante una semana, se habían inoculado 985.528 dosis del preparado de Oxford, todas primeras dosis; la mayoría de personas vacunadas con este preparado han sido mujeres (63%) y todas con edades comprendidas entre los 18 y 64 años.

En este caso se han contabilizado 1.792 notificaciones de acontecimientos adversos, el 0,18%, e incluyen 6.343 términos descriptores. De ellos, cinco han sido casos de trombosis de senos venosos, dos de ellos con trombocitopenia asociada, de los que uno tuvo desenlace mortal.

Son los efectos como fiebre o escalofríos han sido los más frecuentemente notificados, seguidos de los trastornos del sistema nervioso (mayoritariamente, cefaleas y mareos) y del sistema musculo-esquelético (artralgia y mialgia).

El más común es la fiebre (66%), la cefalea (44%) y la mialgia (31%).

La vacuna de AstraZeneca se administra en dos inyecciones en el brazo separadas preferentemente por 12 semanas, aunque el intervalo mínimo en base a los ensayos clínicos para que la segunda dosis sea válida es de 21 días.

Está compuesta por otro virus (adenovirus) modificado para contener el gen responsable de la formación de la proteína de la espícula del SARS-CoV-2. Sin embargo, el adenovirus de la vacuna no puede reproducirse ni producir enfermedad.

Como las anteriores, una vez administrada, la vacuna libera el gen del SARS-CoV-2 y el cuerpo producirá anticuerpos y células T activadas (leucocitos) para defenderse. Si más adelante, la persona entra en contacto con el virus, su sistema inmune lo reconocerá y estará preparado para defenderse frente a él.

La vacuna deberá conservarse en el frigorífico a una temperatura de entre 2ºC y 8ºC, donde podrá conservarse protegido de la luz durante seis meses. Esta vacuna no debe congelarse.

Tras pinchar el vial para extraer la primera dosis, el resto de la vacuna debe usarse en las seis horas siguientes si se conserva a temperatura ambiente (hasta 30ºC) o 48 si se conserva en frigorífico entre 2ºC y 8ºC; una vez transcurrido este tiempo, la vacuna debe desecharse.

JANSSEN

La nueva vacuna que se incorporará a las que ya se administran en España se basa en un "sector viral", lo que significa que utiliza virus que han sido modificados genéticamente para que no puedan causar la enfermedad, aunque sí transportan información suficiente para la producción de proteínas que desencadenan la respuesta inmune que el organismo necesita para protegerse del SARS-CoV-2.

Además de ser la primera vacuna que se administra en una dosis única, la vacuna de la compañía belga Janssen, filial de la multinacional estadounidense Johnson & Johnson, no requiere unas condiciones muy especiales para su almacenamiento y distribución, ya que es suficiente para su adecuada conservación una temperatura de entre 2 y 8 grados.

Los datos obtenidos durante las diferentes fases clínicas en las que se ha testado esta vacuna revelan una eficacia superior al 85 por ciento en la prevención de la covid grave y que evita el cien por cien de las muertes, y los resultados demostraron además su eficacia contra las diferentes cepas y variantes, entre ellas las sudafricana y la brasileña.

Los viales de esta vacuna se pueden conservar en neveras convencionales, pero pueden además permanecer fuera de éstas durante las doce horas anteriores a su inoculación, por lo que numerosos expertos han valorado ya que puede contribuir de una forma muy eficaz a agilizar los procesos de vacunación.

Si viene congelada, la vacuna se puede conservar en congelador hasta dos años, entre -25ºC y -15ºC, o en frigorífico, entre 2ºC y 8ºC, donde podrá conservarse durante tres meses.

La Aemps recoge que las reacciones adversas durante los ensayos clínicos fueron normalmente leves o moderadas y desaparecieron al cabo de un par de días tras la vacunación. Las más frecuentes fueron dolor en la zona de inyección, dolor de cabeza, fatiga, dolor muscular y náuseas.

Sin embargo, la aparición de varios casos "raros y graves" de coágulos en Estados Unidos ha provocado que la farmacéutica Johnson & Johnson retrase el reparto de la vacuna de Janssen en Europa. Hasta ahora estaba previso que el primer cargamento de Janssen llegase a España este miércoles. Se trata de 300.000 dosis que servirán para acelerar la inmunización del grupo de edad entre los 70 y los 79 años.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios