www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BAJO MÍNIMOS

sábado 06 de septiembre de 2008, 19:52h
La Bolsa, la industria, la construcción, el comercio, todo está bajo mínimos. Aznar recibió una herencia espantosa, con la seguridad social en quiebra y un aparatoso déficit público. Dejó la más saneada economía española de los últimos cien años, con los números en orden y superávit en las cuentas del Estado.

Ciertamente la coyuntura internacional no es buena. Pero el agravamiento de la situación económica española se debe en gran parte a que no se tomaron medidas a tiempo porque Zapatero quiso presentarse a las elecciones de marzo con una economía pimpante. Después se ha resistido a reconocer la realidad y ahora se bate como una pantera para que no se recorte el gasto social. Estaríamos todos de acuerdo con esto último si no fuera porque el gasto social para Zapatero es la compra descarada de votos. El cheque-bebé, el cheque-vivienda, los 400 euros, el incremento acelerado del PER y el de los jubilados son fórmulas que el think tank de Moncloa se ha inventado para llenar la cesta de votos.

La operación se ha hecho con mayor o menos descaro pero habrá que convenir que Romero Robledo era una zapatilla rusa al lado de la capacidad zapateresca en la compra de votos y, para mayor inri, con el dinero de los impuestos, es decir, con el que pagamos todos los españoles.

Zapatero, en fin, parece dispuesto a endeudar al Estado hasta el límite antes que recortar el gasto público y eliminar las mercedes y prebendas concedidas con fines electoreros. Y el que venga después que lidie las quiebras, los déficits públicos, las deudas del Estado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.