www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

¿El inicio de un cambio de ciclo?

domingo 09 de mayo de 2021, 19:29h

Podríamos pensar, pues no nos faltan razones, que las elecciones a la Comunidad de Madrid pueden suponer el inicio de un cambio de ciclo político. Pero, ojo, solo el inicio y en dependencia de cómo vaya evolucionando el panorama.

Ciertamente, hay cosas que han cambiado significativamente. El triunfo sin paliativos de la Sra. Díaz Ayuso, la salida de la política de Pablo Iglesias, el “sorpasso” de Más Madrid al PSOE, el descalabro de Ciudadanos, los resultados de Vox… constituyen indicadores de que, quizás, estemos al inicio de un cambio. Pero, ¿de qué cambio?

La salida de Pablo Iglesias de la vicepresidencia del Gobierno comporta la pérdida del "enlace" que Iglesias venía efectuando desde hace largo tiempo entre, por una parte, el Gobierno de España y, por otra, Bildu, ERC, el secesionismo catalán y otros aliados. Esa salida es más que el simple abandono de un sillón, porque el sillón no sólo permitía informaciones "exclusivas" sino también pergeñar, en "modélico conjunto" las políticas que más inestabilidad han ido generando: la mal llamada memoria democrática, los ataques a la Corona, la promoción de los indultos o amnistía a los condenados por sedición, intentos de deslegitimación de España en el extranjero, determinadas reformas en el Código Penal, auspiciar la muerte civil de los discrepantes, creación de "órganos fantasma" como la mesa de partidos... es decir, les permitía accionar día sí y día también la piqueta de demolición del "régimen del 78". No sé si será lo mismo el Consejo de Ministros sin Iglesias que con Iglesias. Ahí hay un resquicio que es necesario tener en cuenta como "efecto colateral" de las elecciones madrileñas.

No pensemos, por otra parte, que el resultado electoral de la Comunidad de Madrid es extrapolable a otras comunidades o a unas elecciones generales. Hay muchos indicadores que no concuerdan. Por ejemplo, en Cataluña o en el País Vasco, el PP no tiene la fuerza política que puede tener en el resto de España, porque el nacionalismo posee ahí una penetración social y un poder político que neutraliza lo poco que puede hacer un partido que es minoritario, ahora, en ese subsistema de partidos regional en el que el nacionalismo se ha convertido en la fuerza dominante. Si la Comunidad de Madrid se ha teñido de azul, al haber sido el PP el partido más votado en prácticamente todos los distritos, quizás haya sido, como ha dicho la Presidenta en funciones Díaz Ayudo, con "voto prestado" (tengamos en cuenta la desaparición de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid y que Vox no ha aumentado su peso político), que tendrán que saber gestionar si quieren consolidarlo, pues ello no es trasladable miméticamente al resto de España donde quizás cueste más que a uno le presten el voto. La situación merece una buena reflexión al respecto.

Además, los partidos "a la izquierda del PSOE" (lo pongo entre comillas porque la definición es discutible) tienen cierta fuerza, que pueden acrecentar si se reagrupan tras la espantada de Iglesias, ya que, lenguaje más educado al margen, beben de las mismas fuentes y tienen los mismos objetivos. Por ello, no se puede pensar que el ataque a los valores constitucionales desaparezca, ya que quizás, al estar más disimulado, puede incluso ser más eficaz y calar más entre la ciudadanía, si no está bien atenta no sólo a lo que se dice sino también a lo que se hace.

Constituye, por otra parte, un problema de calado, la pérdida de fuerza de un partido socialista al que muchos no reconocen como el suyo o como el que contribuyó con eficacia a la transición a la democracia y nos situó en una centralidad que dio paso a la integración en Europa y a una modernidad que muchos envidiaron. No puede pensar el PSOE que lo sucedido en la Comunidad de Madrid es únicamente un problema del PSOE de Madrid, por más que Madrid siempre haya sido una plaza difícil en la vida interna del socialismo; que el PSOE haya prácticamente obligado a Gabilondo a perder unas elecciones sin poder ofrecer perfil propio es más que evidente, pues toda la campaña y todo el programa, candidatura incluida, han sido pergeñados desde Moncloa. Es evidente, también, que el voto madrileño, ha sido además un voto contra una coalición gubernamental que, no lo olvidemos, ha surgido tras una moción de censura en la que los que quieren destruir el "régimen del 78" fueron fundamentales para ganarla. Una coalición en la que la esencia del socialismo se ha visto colapsada por la penetración de la tergiversación de conceptos y las tácticas del populismo. Es pues, el PSOE, como partido, quien tiene que reflexionar y darse cuenta de que esta forma de gobernar no trae nada bueno, ni tan siquiera para ellos mismos.

Como vengo diciendo desde hace años, España necesita recentrar la política. Se precisa adecuar normas e instituciones a la realidad actual y nuestra posición en esa Europa que tanto nos está aportando, aunque algunos no se quieran quitar la venda de los ojos y lo nieguen, necesita también de amplios acuerdos que alejen la radicalidad de que algunos han hecho gala en estos últimos tiempos. Se ha demostrado que la política de confrontación no sólo es nefasta para poder dar respuestas eficaces a la pandemia y a la crisis económica, sino que, al menos en Madrid (lo cual no deja de ser significativo) es palpable también que la ciudadanía no está mayoritariamente de acuerdo con postulados extremistas que enfrentan y dividen. No se pueden dar respuestas simples a problemas complejos y se necesita aunar esfuerzos, buscando lo que nos une aun siendo conscientes de lo que nos separa, trazando líneas de entendimiento en lo importante y ofreciendo un futuro mejor a la ciudadanía en la salida de esta compleja crisis, que no es sólo sanitaria y económica, sino también política y de valores.

Es urgente reflexionar sobre todo ello y comenzar a obrar en consecuencia. Sólo así sabremos si estamos realmente ante el inicio de un cambio de ciclo político.

Teresa Freixes

Catedrática de Derecho Constitucional. Vicepresidenta de la Royal European Academy of Doctors

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(0)

+
3 comentarios