www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESDE ULTRAMAR

CDMX: un siniestro y revisionismo histórico

jueves 13 de mayo de 2021, 19:36h

La caída intempestiva de una trabe en la ruta de la Línea 12 del Metro de Ciudad de México el pasado 3 de mayo, sobre la cual circulaba un convoy, arrastrando en su caída los últimos dos vagones causando 26 fallecidos, ha sido una desgracia total con responsables a determinar y consecuencias fatales y de trascendencia en varios niveles. Dígase: el jefe de Estado extendió un pésame y hay el anuncio de reparaciones a las víctimas, previstas en los seguros aplicables al caso. Lo digo porque opositores niegan ambas cosas y no es admisible si somos objetivos o eso alardeamos o decimos pretenderlo. Lo correcto es esperar los peritajes antes de vociferar culpas. Pedir no esperarlos es apoyar irresponsable y amañado a juicios sumarios de tipo político y no certeros, mucho menos periodísticos. Poco ética es esa postura atrabancada que no es la adecuada, nunca, y carece de objetividad.

Y en efecto, la mentada pieza se le cayó al gobierno actual de la capital, que no construyó esa ruta, aunque se aduce que no le prestó mantenimiento. Los desperfectos y omisiones son, además, de viejo cuño y enlodan también a otros actores políticos. Al PRI para empezar, porque su sindicato opaco ha distraído ingentes cantidades al bolsillo de los parientes de su eterno líder priista, que bien pudieron ayudar por lustros al mantenimiento idóneo no prestado sucesivamente. Es interesante la postura priista en esta ocasión, ya que su dirigente, el impresentable Alito, reclama el hecho como si a su instituto político –monumento a la corrupción, firme e imbatible– no se le hubieran caído en el terremoto del 85 infinidad de edificios públicos de dudosa calidad cobrada a precio de oro, construidos bajo sus putrefactas siglas o las trabes del tren suburbano en obra a Toluca en 2016 –uno a distancia irrisoria de la capital, inacabado por el nauseabundamente corrupto sexenio priista de Peña Nieto– o recordemos el socavón del millonario Paso Exprés de Cuernavaca. Dos hechos que involucran al finado Ruiz Esparza, que se fue sin pagar. Sí, el PRI sale muy mal librado en temas de ingeniería. Y clamando transparencia, el chiste se cuenta solo.

Vocifera Alito con su hálito cerebral, de una forma como si su partido no hubiera sido inepto, construyendo. Como si no supiéramos, además, que al PRI saqueador siempre se le cae la economía –su especialidad– como a ningún partido político bajo condiciones normales donde no debía caerse (1976, 1982, 1987, 1994, 1999, 2015) hundiendo a México, sin responsables en la cárcel ni calidad de gestión y mucho menos, de solución. Estamos en campaña y en sus spots dice que durante el sexenio Peña Nieto crecíamos al 2.4. % anual. Debería de darle vergüenza decirlo que, sin pandemia, iba así la mediocridad priista manteniéndonos estancados y nadando en corrupción priista. Lo dicho: que mejor guarde silencio.

El PRD, aliado hoy del PRI, contrató la polémica obra, la mal gestionó siendo jefe de gobierno Marcelo Ebrard, actual secretario de Exteriores del gobierno López Obrador y lo enloda como a su sucesor, el actual senador Mancera –otra columna de corrupción– que encarceló a algunos involucrados en las obras de la citada Línea, pero señalado de haber distraído recursos que debieron ser para mantenimiento y reparación de aquella, afectada tras del terremoto de 2017, donde resaltaron sus averías y cuya desatención hoy estamos pagando muy caro.

Al priismo le interesa solo destacar que Ebrard ya no será presidente –como si no hubiera votos de por medio como cuando el priismo– pues es lo que siempre pasa con el PRI: no le interesa la gente (afectada) sino solo la politiquería. Lo normal.

Con que el peritaje describa la suma de errores causantes de este percance, esperamos que permita hacer justicia. Ciertamente que el siniestro ocurriendo a un mes de las elecciones federales renovadoras de la Cámara de Diputados federal y de las demarcaciones locales de la capital, entre tantos otros cargos, no es una buena noticia para Morena, el partido que las detenta en mayoría legislativa. Y, sin embargo, las elecciones del 6 de junio son de pronóstico reservado porque hay mucho qué decir y hacer valer en todas direcciones. De momento: de ellas nada para nadie y aquí todos lo sabemos bien.

La Ciudad de México también nos deja otro asunto: en el marco de la conmemoración del Quinto Centenario de la Conquista cortesiana de México-Tenochtitlan, el gobierno nacional se ha sacado de la manga la fecha de la fundación de la capital imperial mexica optando por la de 1321 y no la de 1325, para empalmarla con otras conmemoraciones que datan de 1821 y 1521, porque rima con años similares y sobre todo, porque supone reivindicar a los grupos originarios, cosa acorde con el discurso del actual gobierno mexicano, pues como en 2025 no hay garantía de estar –porque no hay reelección y este gobierno partirá en 2024– ergo adelanta la fecha, falseando la Historia. Una tontería cabal.

Por si faltara debate, la jefa de gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum anunció cambiarle el nombre a la avenida Puente de Alvarado, muy venida a menos, por México-Tenochtitlan. La primera denominación proviene de la leyenda que reza que en la batalla de la “Noche Triste”, el capitán Pedro de Alvarado –a la postre, conquistador de Guatemala– yendo a la maltrecha retaguardia de la caravana cortesiana que huía subrepticiamente de la capital mexica en la penumbra de una noche lluviosa, libró su muerte saltando con una garrocha, pértiga (jabalina) sobrevolando hacia adelante. La arteria inicia cerca del templo de San Hipólito, edificado para celebrar la derrota mexica y la victoria de Hernán Cortés el 13 de agosto de 1521. El inopinado cambio dice poco, porque la capital mexica no existía hasta allí desde la plaza mayor actual y borra un nombre que, como sea, está consolidado. Es ese revisionismo que no aporta nada, pero sirve de acicate discursivo. La alcaldesa mayor equivoca al decir que el callejero homenajea a Alvarado “perpetrador de la matanza del Templo Mayor”. En realidad, evoca el episodio de la huida del pacense salvando su vida y hasta ahí.

La Ciudad de México siempre ha tenido una memoria indígena. Sobrepuesta más que soterrada. A mi juicio no necesita este cambio en la denominación de la avenida Puente de Alvarado. Ya se propone cambiar el nombre de la plazoleta del árbol de la “Noche Triste” de 1520 por el de “Noche victoriosa”, como si ello modificara el resultado que fue de todos modos a favor de los vencedores mexicas, minimizando la victoria definitiva de los españoles en 1521. Cambiar nombres históricos a toro pasado es fácil, tanto como manipulador. Que la gente sea la que determine nombres, en dado caso. Como lo ha hecho siempre y los que no mutaron sería porque no lo ameritaban. El nombre impuesto de México-Tenochtitlan entra con calzador y rompe la lógica urbanística, incluso. Acaso sea solo en lo que parará otra propuesta de cambiarle el nombre a la Ciudad de México, por el de México-Tenochtitlan, un giro hacia atrás en la Historia tan anómalo porque debiéramos delimitarlo como capricho de un grupo, pues no todos los mexicanos (los más) somos ni nahuas ni existen hoy mexicas puros; y su calidad de capitalidad imperial fue reconocida plenamente reafirmándola al nombrarla Carlos V como la Muy Noble, Muy Leal, Insigne e Imperial dotándola de tan excelso título. Así que considero inadecuado, sin sentido ese cambio de nombre a la avenida y no me agrada por ocultar la Historia. Revisarla no necesariamente debe suponer el modificar nomenclaturas y a capricho. Es un camino para recontarla, pero no el único y no lo veo adecuado. ¿Hay hispanofobia en el hecho? Sí. ¿Hay revanchismo que a mí no me hace falta? sí, también. Si aquella batalla de la “Noche Triste” se ganó por los mexicas, este cambio sobra. Y la Conquista española, fue. Por mucho que haya y se alardeen resistencias. Deploro esta conducta revisionista excluyente, torpe, en la ciudad en la que nací y no la comparto. El acto no es populismo, es ignorancia y exclusión a la inversa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+

2 comentarios