www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Ni venganza ni revancha

Juan José Vijuesca
miércoles 02 de junio de 2021, 20:25h

Hay personas de la especie humana que al carecer de la cordura se refugian en suerte de la mentira. Peligrosa maniobra ésta si no se retracta el individuo, pues el vicio de mentir genera creencia de certeza y eso, al igual que el exceso de dopamina, se asocia con la psicosis y la esquizofrenia. La sarta de mentiras que trae de fábrica la ambición por el poder produce odio y es cuando el engaño se aposenta en el decir hoy una cosa y mañana la contraria.

Y ahora viene Pedro Sánchez y discurre sobre los indultos a los presos del “procés”: “Ni venganza ni revancha”;tratando de convencer a la sociedad que la absolución para estos reos es fruto de la concordia y no de la venganza. Parece que para el Ejecutivo el pasado, pasado está,tratando de aleccionar sobre el no revanchismo, el no rencor y el no odio evidenciando con ello su cambio de discurso cuando su criterio al respecto siempre fue lo contrario. Resulta curioso, por tanto, que ahora hable de concordia tratando de indultar a los que atacan las leyes que además, y sin ningún arrepentimiento, se jactan de volver a repetir los mismos delitos una y mil veces.

No es un tema baladí teniendo en cuenta que este Gobierno, por relumbre personal y político,perdió el trasero a las primeras de cambio para ir a por los restos de Franco como muestra de “buena voluntad” en ese nuevo mantra de la no malevolencia y el amor al prójimo sin resentimiento. Eso demuestra cuán frágil resulta la cordura cuando ésta coquetea con la mentira más prestigiosa.

Por eso vengo a decir que siendo la gobernanza materia doctrinal o epíteto del doctrinario ególatra, el sermón resulta a interés variable, pues no en vano hipotecado está este Gobierno por sus socios de hacer y deshacer. La traición es otro de los elementos que empoderan a los falaces habituales, de tal forma que mentira y traición forman el núcleo duro para el regusto de cuantos pasan al cobro sus mercedes. Es una clase de poder omnívoro que se gusta así mismo para sacarle utilidad a la poltrona mientras el país navega gracias las corrientes marinas y a los vientos alisios. Con razón se alaba a sí quien no encuentra nadie quien lo alabe, a menos que tengas socios a precio tasado.

Por eso, las autoalabanzastraen consigo improperios malquistos cuando el justiprecio de la servidumbre no satisface a los asociados y estos quieren cada vez más por sus servicios. El exceso de favores a débito empacha incluso a las bestias y mejor ejemplo lo tenemos en ciertas acémilas cuyo ramal lo tensa quien se cree dominante y a coces acaba el pleito. No me hablen pues, sus Señorías, mediante mentiras y demás argucias verbales que nadie cree a estas alturas, cuando lo que persiguen es indulto o amnistía si no beatificación de los políticos independentistas condenados por sedición.

Quienes se ubican en la preñez de su ideario contra la propia ley establecida nada se puede reprochar más que el cumplimiento carcelario en justicia suprema, pues agravio comparativo tendremos si se obra indulgencia a quienes guardando celda y castigo descuidan arrepentimiento y lo peor es que desean el delinquir una y mil veces que así lo reiteran y sin ningún rubor; es más, no solo lo declaran en voz pública, sino que con exigencia demandan autodeterminación y separación total de los puntos cardinales con España. Eso sí, habrá quienes lo elogien por reivindicarlo sin rencor ni revanchismo. Mientras tanto la otra mitad de Cataluña, ya saben, los catalanes españoles, como si fueran apestados al igual que lo son los dalits de la India, enfrentándose a la marginalidad, discriminación y violencia por parte de las castas dominantes. Pues eso.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (29)    No(0)

+

2 comentarios