www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EXPRESIDENT

El PP acusa Sánchez de "auspiciar" la libertad de Puigdemont en Cerdeña

Varias personas sostienen retratos del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont durante las fiestas de la Mercé.
Ampliar
Varias personas sostienen retratos del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont durante las fiestas de la Mercé. (Foto: Efe)
EL IMPARCIAL
sábado 25 de septiembre de 2021, 18:29h

La defensa se acogerá a un escrito de la Abogacía del Estado contraria a la euroorden del juez Llarena para evitar la detención.

Lo decía este viernes el expresidente del Gobierno Felipe González: nadie es "más capaz de hacer el ridículo" que Carles Puigdemont. Era, lógicamente, una respuesta a la misma acusación que hacía el expresidente catalán a su salida de la cárcel italiana de Sassari: "España no pierde nunca las oportunidades de hacer el ridículo".

Valoraciones al margen sobre la originalidad de las acusaciones, lo que muestra Puigdemont con el esperpento de su detención y posterior puesta en libertad es un claro intento por recuperar el protagonismo perdido en la gestión del proceso independentista en Cataluña. El ex presidente catalán debió prever que fugándose de España, la ausencia traería esta primera consecuencia: perder la primera línea de actuación.

Nadie duda de que el viaje de Carles Puigdemont a Cerdeña para asistir en la localidad catalanohablante de L’Alguer a los actos del Aplec Internacional 2021, un encuentro de cultura popular catalana, perfectamente anunciado y publicitado por la prensa amiga del separatismo traería estas consecuencias.

El expresident sabía que sería arrestado cuando las autoridades judiciales italianas ejecutaran la euroorden por un delito de sedición y otro de malversación el 14 de octubre de 2019 porque ya no goza de inmunidad parlamentaria como eurodiputado desde el pasado 30 de julio, cuando se la retiró la Justicia europea.

De esta forma, Puigdemont vuelve a estar en la primera plana de la actualidad informativa, que es lo mismo que decir que vuelve a estar en la agenda política del Gobierno y de los partidos independentistas catalanes por las posibles repercusiones que su hipotética deportación a España, si se diera el caso, pudiera conllevar.

El lío con la euroorden

Lo que todavía está por dilucidar es el grado de implicación del Gobierno de Pedro Sánchez en todo este circo, toda vez que se sabe por los expertos en cosas de leyes que la argucia de los abogados de Puigdemont para librarle de su envío a España se agarra a un escrito del Ejecutivo de Sánchez en voz de la Abogacía del Estado en contra de lo acordado por la resolución de la euroorden del juez Llarena. No le viene mal tampoco al Ejecutivo central el enfrentamiento entre las propias fuerzas separatistas, que ERC pierda fuerza en Cataluña con la presencia de otro actor a su altura, aunque sea fugado de la Justicia.

En este sentido, el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, ha pedido este sábado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “demostrar” que “el error” que ha provocado la libertad del expresident tras ser detenido en Cerdeña no ha sido “auspiciado” por su Ejecutivo y por su partido. Ha reclamado al presidente que demuestre que quiere que Carles Puigdemont “venga a España”.

En la misma línea, el presidente del grupo de Ciudadanos en el Parlamento de Cataluña, Carlos Carrizosa, ha acusado al Gobierno de Pedro Sánchez de actuar como un "caballo de Troya" que entorpece la extradición a España del expresidente catalán Carles Puigdemont porque busca el "apoyo" de sus "socios" independentistas a los próximos presupuestos, negocia con ellos en la mesa de diálogo y ha concedido "indultos" a los nueve presos del procés condenados por el Tribunal Supremo.

Ha añadido que esta actitud del Gobierno "no puede pasar desapercibida en el resto de Europa", lo que "complica una resolución favorable a los intereses de España" y ha pedido a Sánchez que "deje trabajar a la justicia, no busque soluciones ni componendas" en favor de Puigdemont, no "rebaje la responsabilidad penal en el delito de sedición" y no indulte al expresident "cuando llegue el momento".

El fugado de la Justicia española sigue jugando con los matices y con los agujeros de la ley para mantener, en cualquier caso, una posición tan efímera como ficticia, pero que le sirve en el corto plazo para que se hable de la ausencia de su partido en la Mesa de Diálogo o del nuevo rumbo que debe llevar la política separatista en Cataluña.

Reventar esta mesa con el Gobierno de Pedro Sánchez, abocada a no llegar a ningún fin pero que adelanta electoralmente a su principal rival, ERC, es uno de los objetivos de Puigdemont. Que el actual presidente de la Generalidad, Pere Aragonès, se reúna este sábado con él para mostrarle su apoyo solo forma parte del paripé institucional para dar imagen de unidad, pero no se perdona que un líder ande libre por Europa con todos los gastos pagados y otros, aunque indultados, afrontaran la cárcel.

Lo decía este viernes, aunque la información se escuchaba este sábado, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, que ha dejado caer que vio la mesa de diálogo "en peligro" por la detención de Puigdemont pero al tiempo consideraba que "no hay alternativa" a la vía dialogada con el Estado. Rufián, de esta forma, advierte de que "hay mucha gente dispuesta a reventar este escenario" de negociación, por lo que considera que "hay que proteger, aislar y reivindicar más que nunca" la mesa de diálogo.

ERC, entre la espada de su apoyo al Gobierno y la pared de representar el independentismo en Cataluña, sigue con el doble juego porque le mantiene a la cabeza de la Generalidad gracias a todos los réditos políticos que esta situación de inestabilidad le reporta, además de imponer un ideario marxista-comunista y republicano.

Lo unico importante para el Gobierno: los Presupuestos

La alianza del partido de Oriol Junqueras con el PSOE en el Gobierno por el valor de sus 13 escaños en el Congreso le ha llevado, sin ir más lejos, a conseguir el indulto para todos los condenados por el procés y hace a la formación separatista fundamental para que Pedro Sánchez pueda sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado, como ha dicho muchas veces el jefe del Ejecutivo, la ley más importante de toda la legislatura.

Por esta razón, cuando ya se especula con un posible apoyo de ERC a las cuentas estatales, el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, ya avisa de que "no es razonable continuar regalando votos" para aprobar los Presupuestos Generales del Estado si el Gobierno de Pedro Sánchez no cambia su "guion" con Cataluña.

En una entrevista con EFE, Sànchez ha recordado que en los últimos presupuestos, que fueron aprobados con apoyo de ERC y el PDeCAT, el cumplimiento de los compromisos con Cataluña ha sido "cero". Y, en referencia a ERC, apunta que "los hechos" registrados en años anteriores son "demasiado evidentes como para ser optimistas", pero ha subrayado que cada partido "sabrá los acuerdos que tiene, lo que ha pactado" con el Gobierno central.

Desde el Gobierno, mientras el presidente Sánchez decía que "hoy más que nunca es importante reivindicar el diálogo, porque el diálogo es la única vía para poder reencontrarse", la ministra de Defensa, Margarita Robles, advertía, respecto del impacto que la detención de Puigdemont pueda tener a la hora de pactar los presupuestos, que "los políticos deben pensar en el interés general de los ciudadanos y no en una situación personal de un dirigente".

Y a todo esto hay que sumar el creciente desencanto del independentismo en la calle. El apoyo popular decae. A una muy mermada Diada le sucedió este viernes una concentración con apenas unos cientos de separatistas en apoyo a Puigdemont.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

2 comentarios