www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La Física no puede responder a su Formación

"En el siglo XXI no sabemos cómo se hizo la Sábana Santa"

martes 16 de septiembre de 2008, 20:57h
El físico y teólogo Manuel Carreira Vérez, experto en la Sábana Santa de Turín, ha afirmado que "en el siglo XXI" aún no se conoce cómo se formó esta reliquia pero que, a su juicio, los orígenes artístico y natural no explican por sí solos la formación de esta imagen.

Así lo ha declarado a Efe Carreira en la primera jornada del XXIV Congreso de Archiveros de España que se celebra en Oviedo hasta el viernes.

La Sábana Santa de Turín es una tela de lino que muestra la imagen de un hombre con traumas físicos propios de una crucifixión y algunas teorías la identifican con la misma que cubrió a Jesús de Nazaret en el sepulcro.

Carreira ha explicado que las teorías que se han propuesto son de tres tipos, una la obra artística, por la que se habría generado a través de la pintura la fotografía o una quemadura, en segundo lugar un fenómeno natural: gases del cadáver, sudor y sangre.

El tercer grupo de hipótesis alude a "procesos seminaturales, fenómenos nuevos y desconocidos por la Física" que tienen como consecuencia que se forme esta imagen. El físico y teólogo ha desmontado "con razones meramente científicas" que no se trata de una manifestación artística ni natural, y ha retado a quien diga saber cómo se formó la imagen a que haga una igual pues, a su juicio, "se hará muy famoso".

"En el siglo XXI tenemos que confesar que no sabemos ni cómo se hizo ni cómo podría duplicarse", ha señalado. Para desechar la hipótesis artística ha destacado que "si se mira con el microscopio no hay pintura añadida, no hay absolutamente nada que pueda añadirse ni como un polvo, ni como una pasta, ni como un colorante".

Si la impresión se trata como una quemadura, Carreira aduce que "se puede hacer de algo muy pequeño como un medallón", pero para conseguir el resultado de la Sábana Santa tendría que tratarse de "una plancha del tamaño de una persona y la misma presión de forma simultánea, sin chamuscar un hilo pero marcando la imagen".

Carreira ha defendido una hipótesis según la cual el color que forma la imagen sería producto de la reacción de un "tratamiento previo del lino con los gases que emite un cadáver" y que "no habría penetrado en el hilo". Sin embargo, el físico y teólogo ha indicado que "no basta para explicar una imagen con tantísimo detalle", y ha añadido su visión "como teólogo" que ha apoyado en el Catecismo cristiano. "En el momento de la resurrección el cuerpo comienza a existir fuera del espacio y del tiempo, y dejan de actuar las fuerzas de la materia, por lo que es posible pensar que en el momento de la resurrección el lienzo empezó a caer por donde el cuerpo estaba desapareciendo", ha explicado.

En cuanto a la identificación en la persona de Jesús de Nazaret, el científico y teólogo ha sugerido el ejemplo de Filipo de Macedonia, "que fue identificado sin carné de identidad". "Era el único personaje histórico que estando en Macedonia en el siglo IV, era un señor importante y murió de un flechazo en el ojo derecho", ha señalado.

En el caso de la Sábana de Turín, ha destacado que existen "pruebas anatómicas de medicina forense de que envolvió el cuerpo de un crucificado, a estilo romano, que fue azotado con un látigo romano, que fue coronado con espinas y de que recibió una herida en el costado después de muerto".