www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ACOSO ECONÓMICO

viernes 01 de febrero de 2008, 22:41h
La suculenta herencia económica de Aznar, a pesar de la prudencia de Solbes, no ha llegado hasta el final de la legislatura. Si Zapatero hubiera adelantado las elecciones a octubre se habría librado del acoso económico que ahora le enturbia y compromete. "La crisis económica es lo que tumba a los gobiernos", decía Churchill. Él lo sabía muy bien. Al hombre más importante del siglo XX, al vencedor de la II Guerra Mundial, le duró dos meses la euforia. Los ingleses, abrumados por la penuria económica, votaron a Attlee.

La inflación que galopa hacia el 5%, el desempleo que camina hacia los dos dígitos, la bolsa emborrachada y tambaleante, el ibex que cayó en enero el 12%, los precios que se disparan rápidos como el revólver de Gary Cooper, el consumo que se hunde, Zapatero regalando mercedes en España y fuera de España, todo, todo, confluye en la creación de un clima hostil de la opinión pública, de alarma ante la crisis económica. Las encuestas todavía instalan al PSOE en la vitoria. Pero a pesar del poco tiempo que queda, si la crisis económica se agudiza, puede pasar una factura muy incómoda a Zapatero. Las ligerezas y las frivolidades se pagan en economía más que en política. El presidente ha tenido la suerte de la acción moderada de Solbes que ha evitado el deslizamiento hacia decisiones incompatibles con la Europa actual. La bonanza, en fin, no se ha estirado hasta marzo. La crisis estalló tres meses antes de las elecciones y el PP la está utilizando como su mejor bandera electoral.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.