www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SÁNCHEZ: ENMASCARA EL PARO CON EMPLEO PÚBLICO

martes 24 de mayo de 2022, 13:16h
Bruselas ha propinado a Pedro Sánchez varios sopapos sobre la deuda...

Bruselas ha propinado a Pedro Sánchez varios sopapos sobre la deuda pública, imparable, y sobre el paro, incontenible. El presidente del Gobierno ha respondido con una añagaza nada sutil, con una trampa lamentable, anunciando la convocatoria de 45.000 empleos públicos. Es decir, 45.000 puestos de trabajo innecesarios que costarán a los contribuyentes españoles un ojo de la cara y que no mejorarán el funcionamiento de las Administraciones públicas. Por el contrario, para justificar sus sueldos se inventarán nuevas trabas administrativas que dificultará aún más los trámites burocráticos. El “vuelva usted mañana” de Larra se ha convertido en una reliquia al lado de los procedimientos del sanchismo.

El “Sánchez, colócanos a todos” se ha convertido en una turbulenta realidad. Parientes, amiguetes, paniaguados y enchufados del sanchismo disfrutan ya como funcionarios públicos de sueldos crecientes y trabajo menguante. Si a eso unimos los colaboradores y asesores en las cuatro Administraciones -la nacional, la autonómica, la provincial y la municipal con la adenda de las empresas públicas- nos encontraremos con el gasto desmesurado también denunciado por Bruselas.

No, no se trata de crear 50.000 o 100.000 nuevos empleos públicos. Se trata de estimular a la empresa privada para que a través de ella se construyan el próximo bienio un millón de empleos privados. El empleo público es pan para hoy y hambre para mañana. En los años setenta del siglo pasado, España funcionaba eficazmente con 700.000 funcionarios. Hoy nos aproximamos a los 3.500.00 para desesperación de los ciudadanos en sus trámites burocráticos y también para la Hacienda pública fragilizada por el desbocado gasto sanchista.

Ni la menor esperanza de que se rectifique tanto despropósito económico. Pedro Sánchez se dispone a poner los parches necesarios par prolongar su estancia en la poltrona monclovita. Y después que tallen otros.