www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FERIA DE SAN ISIDRO

La confirmación de Juanito, Luque y Garrido en Las Ventas con toros de Valdefresno

La confirmación de Juanito, Luque y Garrido en Las Ventas con toros de Valdefresno
Ampliar
(Foto: Efe)
martes 24 de mayo de 2022, 22:27h

La tarde amenazaba con una tormenta. La entrada quedó sin llegar a los tres cuartos. Los toros de Valdefresno trajeron al ruedo lo peorcito de su encaste. Aquerenciados la mayoría, las embestidas de mucho cabeceo y derrote. La terna los despachó con mucha inteligencia. Su mérito estuvo en aguantar las tarascadas y hacerlo con mucho conocimiento. Eolo no paró en toda la tarde y complicó aún más la lidia.

Juanito confirmaba en las Ventas con Manzanillo (1º). Este diestro de Portugal obtuvo varios trofeos en Extremadura, en abril le dieron tres orejas en Higuera la Real y también cuenta con un indulto en Don Benito. Su primer toro se quedó dormido en el caballo, costó mucho sacarle. El tercio de banderillas fue caótico por lo suelto que iba el morlaco y, luego, se quedaba esperando el cite. Con la zurda supo sacarle una tanda de cinco pases ligados y abrochados con uno de pecho. El cambio de mano, pero con menos ligazón por enganchar, y vuelve con la izquierda. Cuando parecía que Juanito se queda sin toro, lo intentó y mereció la pena por las dos buenas tandas que dio con temple. Un pinchazo y media estocada no fue suficiente. Tuvo que entrar de nuevo a matar. Una entera, aunque un poco atravesada, muy eficaz. Un aviso. Cantanero (6º) protesta contra el capote de Juanito yendo con manos pa´lante, casi saltando. Entre el viento y el toro que buscaba la querencia, los dos quedaron en los tercios frente a la puerta de arrastre. El toro estaba enganchando, cabeceando, volviendo con gran presteza… Una tanda podríamos rescatar. Emborronó con con los hierros. Dos avisos.

Daniel Luque y Manzano (2º); si Manzanillo fue complicado, Manzano fue la quintaesencia de lo malo. Se cansó de hacer cosas feas. El morlaco ya no sabía qué tarascada inventar para abatir a Luque, todo un lidiador. Gran torero. Cabeceos, golpes, coladas, intentos de desarme no pudieron con Luque. Manzano cayó de una estocada entera al tercer intento. El descabello a la primera. ¡Chapó! Se suele decir que aprieta, pero no ahoga… He aquí Buscavísperas (4º) para poner a prueba el ánimo y la inteligencia de Daniel Luque. Regresó dos veces a los chiqueros, como si fuera un hotel donde dejó algo olvidado en su habitación. Al cerrar la recepción, se quedó desmoralizado y fue buscando refugio. Se emplea en el caballo, a la primera está a punto de descabalgar, pero a la segunda acierta y el picador sale andando. Merecido aplauso a “El Patilla”. Sigue suelto después de las banderillas. Luque se esfuerza por desquerenciar al morlaco. En los medios, el torito se empeña en hacer todo posible para impedir el ligazón y el temple. Los pases de mano baja hicieron el efecto y obtuvo una serie buena, seguida por otras tandas con la derecha. Cruzándose, exponiéndose a un toro traidor, toreó Daniel Luque sin adornos baratos, sino con la gran valentía y destreza ante un bicharraco despreciable por rajado y vil.

José Garrido se enfrentó con Pelotero (3º), que no quería saber nada del engaño. La primera vara la recibió sin ser fijado: del capote se fue a la vara. José Chacón se destacó con los rehiletes. Hubo una confusión porque la presidencia dispuso poner el cuarto par. Con la muleta le sujeta la embestida, huye a las tablas, el diestro busca el terreno más adecuado. Aprovecha las querencias de la alimaña y saca una serie de naturales con la izquierda. Sigue poniendo mucho esfuerzo en sujetar la embestida. Un buen remate por trincherillas. Y redondeó la obra con las bernardinas en terrenos del toro, al hilo de las tablas. La estocada enfurece al toro que le persigue cruzando la plaza. Pero el hierro bien colocado le hace doblar al bicho enseguida. Garrido construyó una faena soberbia con un contrario tan malo. El público solicita la oreja, pero el Nerón de turno se pone fino. ¡Ay, Víctor, Víctor! Pondría un señor Oliver Rodríguez, pero Usted como el ganado, no da de sí.

Langosto (5º) salía del capote de Garrido, galopando por la plaza. Lo recoge, sujeta para ir al caballo y le saca por chicuelinas, lo que aprovecha el toro para dirigirse al caballo contrario. Garrido atento, lo devuelve a su sitio. Juanito hace el quite. La lidia transcurre con demasiado capotazo por parte de un peón que no tiene nada claro. Luque pendiente de todo, ayuda a poner al astado en suerte. De nuevo: las tablas, huidas, cabeceos. Garrido firme prueba por los dos pitones, pero se quedó el bicho ilidiable. Un pinchazo y una estocada de dos tercios.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios