www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EN LA FRONTERA

Ser periodista católico

sábado 11 de junio de 2022, 19:41h

Soy periodista y católico. Un sustantivo y un calificativo que nos dejó en herencia nuestro maestro, Ángel Herrera Oria, fundador de EL DEBATE y primer Presidente de la Asociación Católica de Propagandistas, que nos enseñó la importancia de esta bendita profesión, tan denostada últimamente por culpa de muchos que se escudan en la misma para “no ser portadores de la verdad”.

Yo confieso ser periodista y católico y no me avergüenzo de ello, sino todo lo contrario, porque en esta sociedad de tibios hay que reafirmar cada vez más la esencia de uno mismo. Por eso, este domingo los miembros de la Unión Católica de Informadores y Periodistas de España (UCIPE), nos acercamos a Santiago de Compostela para en este Año Santo hacer nuestra ofrenda al Apóstol. Una ofrenda que me permito reproducir ya que, insisto, es necesario que todos conozcan que hay informadores en nuestro país dispuestos a defender la Verdad por encima de todo:

“Señor Santiago: La Unión La Católica de Informadores y Periodistas de España venimos a darte gracias por tu ayuda e intercesión, a pedirte que nos sigas protegiendo, a manifestarte nuestra voluntad de ser siempre fieles a nuestro compromiso de católicos y a nuestra vocación de periodistas.

¡Apóstol Santiago!, como sabes, la misión periodística exige competencia profesional y responsabilidad moral. Como nos dijo en su día nuestro querido y recordado san Juan Pablo II: “Con los poderosos instrumentos de que disponemos podemos forjar la confianza para elaborar el bien. Podemos influir en ellos el sentido de Dios, educar para la virtud, cultivar la esperanza, revivir la sensibilidad ante los valores trascendentales”.

Pero también podemos producir un gran daño a las familias, presentándoles una visión inadecuada o incluso deformada de la vida, de la familia, de la religión y de la moralidad. Los ejemplos los tenemos todos los días, cuando los responsables de muchos medios quieren imponer la basura informativa, que tanta influencia tiene en muchos sectores sociales.

Como nos dice nuestro querido Papa FRANCISCO: “Todos somos responsables de la comunicación que hacemos, de las informaciones que damos, del control que juntos podemos ejercer sobre las noticias falsas, desenmascarándolas. Todos estamos llamados a ser testigos de la verdad: a ir, ver y compartir".

Por eso creemos que las autoridades públicas tienen el grave deber de apoyar a la familia en beneficio de la sociedad misma. Es necesario que esas autoridades pongan en práctica políticas y procedimientos de reglamentación para asegurar que los medios de comunicación social no actúen contra el bien de la familia. Los que elaboran las políticas en los medios de comunicación y en el sector público deben favorecer una distribución equitativa de los recursos de los medios de comunicación, tanto a nivel nacional como internacional, respetando la integridad de las culturas tradicionales..

En España vivimos momentos difíciles y complicados donde se nos quiere imponer la cultura de la muerte frente a la de la vida. Se intenta también reducir a la religión al silencio, Hay que exigir su legitimidad en todos los ámbitos de nuestra democracia y su necesaria participación en el diálogo social.

También nuestro país sufre la tremenda crisis económica que hace que millones de compatriotas estén sufriendo pobreza, como hace unos días nos recordaba Cáritas. Pero también hay quienes desean romper la unidad de nuestra nación, aprovechando esos complicados momentos que vivimos.

Sigue ayudándonos, Señor Santiago. Sigue intercediendo por nosotros para que lleguemos a parecernos un poco a nuestro querido LOLO, el beato Manuel Lozano Garrido, nuestro periodista ejemplo, que siempre nos decía que “el periodismo, como ejemplo de servidumbre, nunca podrá ser enarbolado bajo una bandera sin ideología, por inhumano, y de aquí también que la fidelidad católica, por verdadera, tenga que estar necesariamente en la raíz de toda información que se precie de auténtica y sincera.

¡Óyenos, Santo Patrono! Queremos proclamar ante tu presencia nuestra decisión de hacer realidad nuestro compromiso de periodistas católicos y te pedimos por nuestras familias y también por España, nuestra Patria, de la que tú eres Patrono”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+
0 comentarios