www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

La emotiva sorpresa de Modric a un niño que se quedó sin padres por la guerra en Ucrania

La emotiva sorpresa de Modric a un niño que se quedó sin padres por la guerra en Ucrania
Ampliar
(Foto: Instagram: @FCShakhtar_eng)
martes 05 de julio de 2022, 21:08h
El Shakthar Donetsk organizó este aplaudido acto de solidaridad.

El Shakhtar Donetsk es uno de los clubes más sensibilizados y afectados por la invasión de Rusia a Ucrania. De hecho, este equipo -exitoso dentro del balompié local, habitual de la Liga de Campeones y campeón de la UEFA en 2009- no juega en su estadio desde mayo de 2014. El día dos de aquel mes compitió por última vez en el Donbass Arena, su casa. Desde entonces se ha desplazado hasta Kiev y ha venido jugando como local en el Estadio Olímpico de la ciudad ucraniana. Porque la región de Donetsk lleva siendo una zona de fuerte intensidad desde que Vladimir Putin inició el proceso de conquista de territorios que ha desencadenado en la actual guerra. El primer gran conflicto bélico en Europa desde la la guerra de Yugoslavia.

La anexión rusa de Crimea propició el levantamiento de los grupos prorrusos en el Donbass y éstos, mayoritarios en ese área, ocuparon las instituciones hasta declarar la independencia unilateral de Ucrania en mayo de 2014. Así se prendió la mecha a una situación que ha ido creciendo en peligrosidad y crudeza hasta que el Kremlin decidió atacar con todo al Gobierno de Volodimir Zelenski, generando miles de muertos y millones de refugiados que se han repartido por todo el continente europeo. Gran parte de las ciudades ucranias yacen devastadas por el armamento de la potencia ex soviética.

El estadio del Shakthar se convirtió en la trinchera de grupos paramilitares prorrusos casi de inmediato tras el estallido bélico de hace 8 años, con lo que el club de fútbol emigró de allí. El presidente del equipo, Rinat Ajmetov, convocó una manifestación como respuesta en la que proclamó el lema "Donbass sin armas" y la hinchada del conjunto minero le siguió con una marcha contra la guerra. Pero los bombardeos rusos acabaron con las instalaciones del estadio en agosto de 2014. En consecuencia, el equipo se instaló en el coliseo de la ciudad de Leópolis por culpa de la guerra. Su sede administrativa se estableció en Kiev y pasaron también por Jarkóv. Con el dolor de ausentarse de la región del Donbass, la cuna de su existencia.

El recorrido del equipo en estos años ha acogido la rebeldía de algunos futbolistas extranjeros -Alex Teixeira, Douglas Costa, Fred, Dentinho, Facundo Ferreyra e Ismaily amenazaron con quedarse en Francia tras un partido jugado en Lyon-, fugas de la gran mayoría de los jugadores brasileños reclutados hacia clubes europeos y un rechazo de la ciudadanía del resto de Ucrania por provenir de la región prorrusa del Donbass. Esa odisea se agudizó con la pandemia -no podían entrenar en Kiev y viajar a Jarkóv para jugar sus partidos- y con la invasión definitiva de Putin.

Por ello, el club se encuentra en estos meses organizando partidos amistosos por Europa con el fin de recaudar dinero que destinar a su país. Para reconstruir y ayudar a la población. No son pocas las iniciativas que se están llevando a cabo a través del Shakthar. Amén de recaudar para alimentos y la cobertura de las necesidades de los más afectados por el conflicto bélico, se están encargando de dar consuelo y asistencia a algunos menores de edad que han perdido a su familia en los bombardeos y ataques rusos a la región de la que son originarios.

Uno de los niños que se han quedado sin padres es Illia Kostushevych. Este pequeño de seis años llegó a Kiev desde la devastado Mariúpol, ciudad en la que fueron asesinados sus padres. El Shakthar se encarga de darle apoyo y también dinero a aquellos que le acojan a él y a otros menores en su situación. Además, les regalan algunas sorpresas especiales. El club ha enviado al que fuera su gran capitán, el croata Dario Srna, para regalarle equipamientos deportivos, charlar con él, compartir juegos y partidas a la videoconsola y, en definitiva, asistirle en semejante entuerto.

Lo que no esperaba Illia es la llamada que iba a recibir durante la visita de Srna. El caso es que Dario fue compañero de Luka Modric muchos años en la selección croata, así que movió sus hilos para que la estrella del Real Madrid pudiese alegrar al niño en este día. Y así fue: Modric llamó al teléfono de Srna y dio una alegría al pequeño en estos momentos de extrema dureza para él. El club ha publicado unos instantes de ese episodio en sus redes sociales y ha recibido el aplauso generalizado de la comunidad futbolística mundial.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios