www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 1 | GRUPO G

Catar 2022. Richarlison y Vinicius lanzan al favorito Brasil en su estreno

Catar 2022. Richarlison y Vinicius lanzan al favorito Brasil en su estreno
Ampliar
(Foto: EFE)
jueves 24 de noviembre de 2022, 21:55h
Exhibición de poderío brasileño. Maniataron a Serbia y disfrutaron cuando se desmelenaron. Ganaron (2-0) a un buen equipo y bien pudieron haber goleado. Neymar salió lesionado.

Cuando Brasil comparece en un Mundial de fútbol se genera una atmósfera similar a la que rodea a la selección de baloncesto de Estados Unidos en unos Juegos Olímpicos o a la de Nueva Zelanda en un torneo mundialista de rugby. Es un evento en sí mismo. No en vano, acumulan en sus vitrinas cinco trofeos Jules Rimet. Más que nadie. Ese hecho rodea a la 'Canarinha' de una mística particular y lo visto este jueves en Catar no fue distinto. También porque en la otra trinchera participó Serbia, un conjunto al que el seleccionador Dragan Stojkovic -de infausto recuerdo para España, en su etapa como jugador- ha devuelto a la élite. Con la generación que ganó el Mundial juvenil en 2015, se clasificaron para este campeonato sin perder y en el grupo de Portugal, a la que envió a la repesca.

Le gusta mucho al equipo balcánico disfrutar de su ataque, pues viajan con una dotación de calidad técnica sobresaliente. Pero, cuidado, si llegaban con una sola derrota en sus últimos 20 partidos también era porque funcionan como colectivo con un rigor táctico reseñable. En su identidad figura portar la iniciativa, con posesión y presión alta tras pérdida. Giran en torno a Dusan Tadic -artífice del Ajax que rozó la final de la Liga de Campeones en 2019- y a Sergej Milinkovic-Savic -patrón de la Lazio-. Todo eso se lo mostraron al favorito de inicio, mandándole un mensaje: no iban a gozar de un debut sencillo. Le costó a los pentacampeones domar la pelota y, más aún, generarle problemas a la zaga serbia en el primer tiempo. A pesar de que 'Tite', entrenador de corte defensivo, optó por su propuesta más ofensiva, colocando al lado de Casemiro a Lucas Paquetá.

Precisamente, en torno a la creatividad del interior del West Ham -25 años, fino zurdo- brotarían las llegadas más afiladas brasileñas. En avances tendentes a explotar el desequilibrio exterior que adornan a Vinicius y a Raphinha. Repartieron con simetría la carga por ambas bandas, con Neymar un tanto silente en el interior -caño por aquí, toque sublime por allá-. Mas, no se desplegó la ofensiva que arrasó en las eliminatorias suramericanas -sin derrota, le metieron seis puntos a la Argentina de Messi- con una fluidez y puntería desbordantes. Convirtieron al meta Vanja Milinkovic-Savic en protagonista, sin necesidad de amontonar paradones. El portero del Torino condujo a los suyos intactos al descanso tras negar un gol olímpico a 'Ney' -minuto 13-, un balón propicio a 'Vini' -minuto 28, con valiente salida-, un remate apurado a Thiago Silva -minuto 32- y un zurdazo flojo al zurdo del Barcelona.

Brasil se marchó a vestuarios con más amenaza que realidad en su bagaje atacante. El buen central Nikola Milenkovic -25 años, Fiorentina- demostró su consistencia y también lo hizo el gigante Strahinja Pavlovic -1'98, 21 años, RB Leipzig-. Ante el veneno serbio latente, la 'Canarinha' se cuidó mucho de ir con todo a por el gol y casi tanteó a su contrincante antes del intermedio. Sin embargo, saltaron los brasileños a la reanudación con voluntad cazadora. Se desmelenaron en busca de la inauguración del marcador y establecieron un torrente de juego impresionante. Esta vez con Vinicius como estilete de referencia.

En plena explosión, Raphinha -voluntarioso fallón en la definición- perdonó un mano a mano ante Vanja -minuto 47- y, a continuación, Richarlison firmó el merecido 1-0 -minuto 65-. Fue en una acción que a punto estuvo de dar fruto en el 55 de juego -cuando 'Vini' desbordó, centró y Neymar mandó fuera el remate-, con Vinicius forzando a la zaga rival y al guardameta, que repelió como pudo su derechazo. El delantero del Tottenham, que no la había tocado hasta ese momento, empujó la redonda a las mallas. Para eso le han llevado al emirato catarí. Y en el 74 elevó su pedigrí aún más. En esta el madridista se erigió en asistente con un centro delicioso, con el exterior de su pie derecho, que el atacante tradujo en un control de pecho y una media tijera ajustada al palo. Un golazo; una obra de arte que justificó el favoritismo de la 'Verdeamarela'.

Sus delanteros, los nueve que posee en la convocatoria, suman 121 goles con su equipo nacional. "No tenemos miedo a nadie, ni siquiera a Brasil", había declarado en la previa un Stojkovic que quiso apagar el incendio con gasolina, pues vació a su esquema de centrocampistas e introdujo atacantes -Dusan Vlahovic, Radonjic y Lazovic-. Y echó de menos al tocado Filip Kostic. Ese movimiento ambicioso le costó romper su equilibrio y ahí le cayó el segundo gol y una amalgama de contragolpes de la que también disfrutaron suplentes como Rodrygo, Antony y Gabriel Jesús. Todo eso tiene Brasil en la recámara, además de un orden granítico. Subestimó el seleccionador balcánico al potencial brasileño y se equivocó. Antes del final de esta fiesta del favorito, Casemiro estrellaría en la madera un disparo -también lo hizo Alex Sandro- con toque suave, distinguido e inabordable. Como el rendimiento de su escuadrón en su estreno mundialista.

Ficha técnica

2- Brasil: Alisson; Alex Sandro, Marquinhos, Thiago Silva, Danilo; Casemiro; Paquetá (Fred, min. 75), Vinicius (Rodrygo, min. 75), Raphinha (Martinelli, min. 87), Neymar (Antony, min. 79); y Richarlison (Gabriel Jesús, min. 79).
0- Serbia: Vaja Milinkovic; Pavlovic, Veljkovic, Milenkovic; Mladenovic (Lazovic, min. 66), Gudelj (Ilic, min. 57), Lukic (Vlahovic, min. 66), Milinkovic-Savic, Zivkovic (Radonjic, min. 57); y Mitrovic (Maksimovic, min. 84).
Goles: 1-0, min. 62: Richarlison; 2-0, min. 74: Richarlison.
Árbitro: Alireza Faghani (Irán). Amonestó a Pavlovic, Gudelj, Lukic.
Incidencias: partido corresponiente a la primera jornada del Grupo F del Mundial de Catar, disputado en el Lusail Stadium (Al Daayen, Catar).